Despejado
Temperatura:
24º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 15 de febrero de 2019 | Suscribite
POLITICA / Cambios
miércoles 21 noviembre, 2018

El PJ se une para enfrentar a Cambiemos y se encendieron las alertas en el Gobierno

Acostumbrados a negociar con una oposición fragmentada, los últimos movimientos del Justicialismo sorprendieron al PRO y los radicales.

por Ramón Indart

Cristina Kirchner, Sergio Massa, Miguel Ángel Pichetto, Felipe Solá Foto: Cedoc

Desde que Mauricio Macri asumió en diciembre de 2015, el Gobierno supo que siempre había alguno con quien negociar. Algo similar le ocurrió a María Eugenia Vidal en Buenos Aires. Hasta las leyes más impopulares tuvieron los votos necesarios o, al menos, contaron con el silencio opositor. Pero de a poco, producto de múltiples factores, el PJ en todas sus vertientes se empezó a parar enfrente del Gobierno y en Cambiemos se encendieron -¿tarde?- las señales de alerta.

Simplificar el análisis y plantear que la única razón es que se acerca la elección del 2019 sería un error. El traspaso de las políticas de ajuste a los municipios, la mayoría automática en un órgano clave del Poder Judicial y la estrategia para desaforar a Cristina Fernández de Kirchner fueron algunos de los aspectos que llevaron a dirigentes peronistas a olvidar internas y señalar en los hechos que "el límite es Macri".

 

Hasta las leyes más impopulares tuvieron los votos necesarios o, al menos, contaron con el silencio opositor

La primera señal llegó el martes 3 de octubre. La diputada Elisa Carrió tenía todo listo para asumir al frente de la comisión bicameral Permanente de Seguimiento y Control del Ministerio Público. Pero la oposición peronista le sacó el quórum en una jugada donde se pusieron de acuerdo el bloque Justicialista y el Frente para la Victoria-PJ. La Bicameral había estado en manos de la diputada Graciela Camaño (Frente Renovador). "Estamos en presencia de un veto inadmisible de quien iba a ser y va a ser presidenta de la comisión que es la diputada Carrió", disparó furioso el radical, Mario Negri. Pero no hubo caso, la líder de la Coalición Cívica no pudo asumir. "No necesito este cargo para hacer nada. Tengo el poder y la autoridad para ser fiscal de la Nación sin necesidad de ningún cargo", argumentó al día siguiente "Lilita".

La segunda fue la que más ruido generó dentro de Cambiemos. Se trató de las vacantes del Consejo de la Magistratura. Eran dos por la mayoría y uno por la minoría. Para eso había que reunir firmas en la Cámara de Diputados. Para obtener dos lugares el PJ volvió a unirse. Estuvieron todos: el Frente Para la Victoria, el Frente Renovador y el Peronismo Federal. Quedaron Eduardo "Wado" de Pedro, del FPV, y Camaño, del FR nombrados. Por el oficialismo, Pablo Tonelli (PRO) mantuvo su banca. Afuera quedó el radicalismo con Negri. Fue el inicio de una interna furiosa entre radicales y el PRO que aún no se saldó. Desde el centenario partido creen que el ministro del Interior Rogelio Frigerio y el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, este último en menor medida, negociaron con el PJ y entregaron de más para obtener la aprobación del Presupuesto. En un comunicado hablaron de "impericias en las filas del propio oficialismo". Para calmar las aguas Alfredo Cornejo, presidente del Comité Nacional de la UCR y gobernador de Mendoza, cenará el martes con Frigerio, consignó La Nación.

La tercera señal llegó el miércoles con el debate del Presupuesto en la provincia de Buenos Aires. Las diferencias del PJ quedaron una vez más de lado, sobre todo entre los intendentes. ¿La razón? No quieren cargar con la mayor parte del ajuste que baja desde la gobernación. Vidal piensa traspasar los subsidios a la tarifa social eléctrica ($ 8.500 millones), al transporte ($ 2.500 millones) y los costos operativos de la Ceamse ($ 2.500 millones) en el conurbano. Para contrarrestar estas erogaciones que deberán afrontar las comunas, los 28 intendentes y legisladores del kirchnerismo y el peronismo “dialoguista” se reunieron y exigieron llevar del 16,14% al 20% la coparticipación. Esa unidad no se había visto en los Presupuestos de 2017 y 2018.

La cuarta y última se observó en el Senado de la Nación. Se dio ese mismo día aunque fue la más previsible de todas. Cambiemos habilitó la sesión para tratar el desafuero de Cristina Fernández de Kirchner pero no hubo caso. Federico Pinedo estuvo lejos del alcanzar el quórum y el PJ no bajó al recinto. Solo dos senadores peronistas dijeron presente: Carlos Reutemann y Lucila Crexell.

La pregunta que surgió en las filas de Cambiemos es si estas señales son el preludio de una gran interna peronista para unificar a todos y enfrentar al Gobierno con una sola candidatura en 2019 o si se trata de acuerdos puntuales por cuestiones de poder y dinero para la gestión. El tiempo dirá.

C. P.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4541

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard