miércoles 16 de junio de 2021
POLITICA Política aerocomercial
14-12-2020 10:29

El repentino cierre de El Palomar desató una fuerte interna dentro del Gobierno

El órgano que avanzó sobre el aeropuerto -ORSNA- es controlado por La Cámpora. Desde Transporte se desligaron de la medida.

14-12-2020 10:29

Con la excusa de la pandemia, el Gobierno nacional logró un paso importante para cerrar de manera definitiva el aeropuerto de El Palomar. La decisión generó la respuesta política de Juntos por el Cambio y una fuerte interna dentro del Poder Ejecutivo por la manera en que se tomó la medida.

Los hechos se dieron así: el cierre fue decidido por el Organismo Regulador del Sistema Nacional de Aeropuertos (ORSNA), presidido por Carlos Lugones Aignasse, que responde al gobernador de Santiago del Estero, Gerardo Zamora. Pero la llave política del área la tiene su vice, Fernando José Muriel, dirigente de La Cámpora. El caso de ORSNA es un ejemplo más de "loteo" de ministerios y organismos donde el titular del ente tiene menos poder que su segundo.

Mauricio Macri, enojado por el cierre de El Palomar: "¿Iban a volver mejores?"

Un rubro donde solo vuela La Cámpora

La política aerocomercial del Gobierno nacional quedó en poder de la agrupación que dirige el diputado Máximo Kirchner. En Aerolíneas Argentina el titular es Pablo Ceriani, quien participó de la gestión de la aerolínea de bandera desde 2009. Llegó a la vicepresidencia entre 2013 y 2015, bajo la conducción de Mariano Recalde, hoy senador nacional y con ganas de desembarcar en el ministerio de Trabajo. Ceriani también trabajó como asesor en la Cámara de Diputados de Héctor Recalde, padre de Mariano.

Por su parte, en la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), más allá de la titular Paola Tamburelli, la pata política está en manos de Florencia Dovichi, Directora de Operaciones de Vuelo (aprueba los itinerarios) abogada de APLA, el gremio que conduce Pablo Biró.

Bajo ese panorama, desde que el Frente de Todos asumió el poder, El Palomar estuvo siempre bajo la lupa para frenar las low cost que el kirchnerismo considera que perjudican a la aerolínea del Estado y que fueron un negociado del macrismo. Por ahora el aeropuerto está cerrado "temporalmente" y Fly Bondi deberá mudarse a Ezeiza bajo la promesa de que podrá usar Aeroparque cuando en febrero vuelvan los vuelos regionales. Si bien el rumor que circuló por estas horas es que, llegado el momento, solo Aerolíneas tendrá el permiso para estar en Aeroparque y el resto deberá mantenerse en Ezeiza, desde la empresa estatal descartaron por completo esa versión ante PERFIL: "Está garantizada la operación en Aeroparque. De hecho, es algo que Fly Bondi ni siquiera había conseguido durante el macrismo", detallaron.

El domingo por la noche, con la noticia ya instalada y la respuesta de la oposición, desde el ministerio de Transporte que conduce Mario Meoni se despegaron de la decisión planteando que el ORSNA es autárquico y ellos no tomaron cartas en el asunto. Por su parte, dirigentes de La Cámpora insistieron ante este medio que el aeropuerto nunca puso las condiciones necesarias para trabajar con seguridad en medio de la pandemia. Más allá de las declaraciones, según puso saber este medio la decisión provocó un fuerte cruce entre ministros y funcionarios nacionales. 

 

RI/FF