lunes 10 de mayo de 2021
POLITICA tras el escándalo sexual
26-09-2020 03:02

El tándem Massa-Máximo busca acuerdo con la oposición por el formato de sesiones

Resolvieron en tiempo récord la situación de Ameri para minimizar el impacto. Ahora deberán negociar con Juntos por el Cambio cómo se debatirán las leyes claves pendientes.

26-09-2020 03:02

Cuando parecía que la Cámara de Diputados comenzaba a recuperarse de la polémica sesión del 1° de septiembre que revolucionó al oficialismo y la oposición, recibió otro duro golpe a su funcionamiento con el escándalo que protagonizó el jueves por la tarde el ahora ex diputado Juan Emilio Ameri.

Rápido de reflejos, el presidente de la Cámara, Sergio Massa, pidió su suspensión menos de una hora después del suceso y cuando habían pasado apenas ocho horas, la renuncia de Ameri ya había sido aprobada por todo el arco parlamentario. La reacción del tigrense, que el martes ya había tenido que esquivar el affaire del ministro Martín Guzmán y su “sarasa”, fue trabajada en tándem con el jefe del bloque del Frente de Todos Máximo Kirchner. Primero fue la reunión en privado para tomar una primera definición sobre la inconducta de Ameri y luego llegó el respaldo formal del bloque, a través de un comunicado que no daba lugar a dudas y que dejaba al salteño fuera de juego.

“Queremos manifestar nuestro apoyo a la definición de la presidencia de la Cámara de disponer su inmediata suspensión, que contó con la aprobación de todo el cuerpo legislativo”, señalaba el texto.

La estrategia fue la misma que vienen afianzando desde el inicio del año legislativo: Máximo Kirchner brindó el sostén ideológico-político y Massa, que también buscó el aval de Alberto Fernández, se encargó de la ejecución en tiempo récord.

Sergio Massa: "Ameri se burló de la gente, lo volvería a echar una y mil veces"

Con la renuncia de Ameri, la cuestión quedó prácticamente cerrada y recién se volverá a tratar cuando se conforme la comisión que evaluará su conducta y que seguramente hará una condena política del asunto.

Sin embargo, volvió a alimentar la polémica con la oposición sobre la pertinencia de las sesiones virtuales. Diputados que se duermen, que se cambian de ropa en vivo o que dejan un fondo de pantalla estático para simular que siguen atentos forman parte de las anécdotas de los seis meses de sesiones en pandemia que, sumados a los cuestionamientos al funcionamiento remoto pueden hacer tambalear el sistema.

Con lo de Ameri, Juntos por el Cambio considera que sumó un nuevo argumento en su lucha por regresar a la modalidad presencial, luego del pedido formal que ya había realizado el último martes para que la discusión del Presupuesto 2021 y del Aporte Solidario y Extraordinario sea cara a cara, sí o sí. Según supo PERFIL, la intención del oficialismo es lograr lo antes posible la media sanción del proyecto de Carlos Heller para gravar las grandes fortunas. Entonces la pregunta que surgió en la oposición, que tiene miedo que el tema sea propuesto la próxima semana, fue la siguiente: ¿Cómo harán para encontrar un lugar alternativo al recinto en tan poco tiempo?”, si es que verdaderamente están dispuestos a darle el gusto para que no les trabe dos iniciativas de relevancia en la agenda K. Desde el oficialismo aclararon a este medio que la intención es que haya al menos una sesión virtual y avanzar con la discusión del Presupuesto, y recién ahíi pensar en un cambio de estrategia.

Las reacciones por el caso Ameri llegaron a las más altas esferas de la política y el propio Alberto Fernández se refirió al tema. “Lo que ocurrió degrada la democracia. Es algo indignante. Cuando lo vi no sabía si reír o llorar”, dijo el mandatario en una entrevista radial. Fernández se enteró casi de inmediato sobre lo sucedido ya que Sergio Massa lo consultó sobre su intención de suspenderlo por 180 días mientras se definía su futuro y le dio su aprobación.

Alberto Fernández, indignado con Ameri: "La política no debe pasarlo por alto"

El Presidente admitió que sintió “indignación” y sostuvo que “un diputado es un representante del pueblo, lo que no puede pasar es que no pase nada, porque si no, en la política todos nos iguala. Es algo grave y la política no debe pasarlo por alto”, advirtió.

Por su parte, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, condenó el hecho pero se mostró satisfecho porque “no hubo una mirada corporativa y mucho menos machirula, sino que se actuó con la norma, independientemente de quién se trate”, indicó.

El jefe de ministros se confesó “bastante absorto, como todos los argentinos, que cuando veíamos esas imágenes no podíamos creer que eso sucediera”. En sintonía con Fernández, analizó que Massa “actuó rápido y le dio el marco adecuado, ya que las reuniones así sean remotas o presenciales tienen el mismo cumplimiento y están en el marco del recinto”.

Cafiero aprovechó el suceso para volver a cuestionar al macrismo y le recordó el caso del ex intendente de Paraná Sergio Varisco que “tenía causas por narcotráfico y, sin embargo, el PRO hacía campaña con él”.

Según recordó, “el macrismo lo acompañó hasta último momento y ahora está condenado a prisión por narcotráfico y nadie de los que lo acompañaron a hacer campaña, Patricia Bullrich incluida, se expresó sobre el tema y me parece que esas son las diferencias”, agregó.