miércoles 30 de noviembre de 2022

Massa gatilló su Plan Qatar

12-11-2022 05:10

Con un pie en el estribo del avión que lo llevará a la cumbre del G20, el ministro de Economía, Sergio Massa, anunció Precios Justos, la anestesia del equipo económico para evitar un descalabro inflacionario 2022. Es una apuesta fuerte pero aún se desconoce si alcanzará para evitar los tres dígitos en la inflación anual. En ese sentido será crucial el dato oficial que el Indec difundirá el martes próximo.

El anuncio de ayer tuvo un antecedente clave. Se remonta al martes pasado mientras el presidente Alberto Fernández ultimaba, en Olivos, detalles de su gira por Francia e Indonesia junto a su pareja, Fabiola Yañez.  

Allí, Massa le detalló a AF la letra chica del programa que pisa precios a cerca de 1.500 productos durante 120 días. Es un lanzamiento clave para el equipo económico en general y para el ministro en particular que esta semana tuvo, tal como adelantó PERFIL en su última edición, temporada alta de anuncios con su Plan Qatar para evitar un fin de año con estallidos.

Esta batalla tiene el sello personal Massa, el ministro le pone el cuerpo a la guerra contra la suba de precios que, en realidad, anunció en marzo pasado el propio AF pero con Martín Guzmán en la poltrona desde donde hoy comanda los botones el trigrense. Guzmán es hoy la cara visible de una inflación que ya acumuló casi 70% (hasta septiembre incluso).

Massa quiere quedar lo más lejos posible del “señor inflación Guzmán” y hoy juega fuerte. Al anuncio de ayer agregó el bono a los jubilados que hizo junto Fernanda Raverta, de Anses, por 10 mil pesos para quienes cobran la mínima y 7 mil pesos para quienes estén por debajo de dos jubilaciones mínimas. Sabor a poco para un sector muy castigado.

El ordenamiento de precios es el partido del propio Mundial que juega Massa. Con el frente doméstico repleto de anuncios, el titular del Palacio de Hacienda viajará a Indonesia a aliviar las dudas sobre la economía argentina y a tratar de seducir inversores.

Sabe que por delante hay un cierre de año álgido; no solo por los reclamos de bolsillo y porque se desconoce qué pasará con el bono de fin de año que reclamó CFK sino porque, además, comenzará una nueva revisión del FMI que pondrá bajo su lupa la fortaleza de las reservas del Banco Central y las metas de inflación.