POLITICA
en tucumán

Massa relanzó la campaña con señales de unidad y territorialidad para revertir las PASO

El candidato y ministro de Economía reunió a gobernadores y legisladores nacionales, entre ellos Máximo Kirchner, en el “Norte Grande”, una región en la que apuestan a recuperar votos que se fueron a manos de Milei. En la carrera hacia octubre, Wado de Pedro junto a Malena Galmarini y el vicejefe de Gabinete Juan Manuel Olmos serán las figuras claves de la coordinación con las provincias y municipios para garantizar presencia. Le darán nuevo impulso a la comunicación digital pero sin perder la impronta peronista. Por eso intentarán concretar la frustrada caravana en La Matanza.

2023_09_10_massa_mecon_g
A pleno. El evento compartido con todos los sectores frente a la Casa Histórica confirma el aval a la postulación de Massa, que debe revertir el tercer puesto. | MECON

El ministro y candidato Sergio Massa relanzó la campaña de UxP en el norte, flanqueado por los jefes territoriales del peronismo y con el tucumano Juan Manzur oficiando de anfitrión, al cerrar su minigira con un acto militante en el Hipódromo de San Miguel de Tucumán.

La postal de “familia” fue un “hecho político” que buscó mostrar cohesión, poderío territorial y el encolumnamiento de los gobernadores y dirigentes del peronismo detrás de la figura de Massa, luego de un primer tramo de la campaña descoordinado. La presencia de Máximo y de Alicia Kirchner fue el respaldo del ala kirchnerista.

Este sábado, Massa desplegó una intensa agenda que incluyó un desayuno con empresarios, reunión con gobernadores y vicegobernadores, senadores, diputados e intendentes, una visita a la Casa Histórica de Tucumán y el acto en el Hipódromo. “No nos van a imponer una agenda desde afuera”, arengó Massa en más de una oportunidad, marcando diferencias con Javier Milei y el macrismo. Además, calificó como “señoreaje” la dolarización.

La estadía en Tucumán fue el punto de partida del segundo tramo de la campaña, que tiene como principal objetivo ingresar al ballottage.

Sergio Massa: "Agosto fue el peor mes de los últimos 25 años de la economía argentina"

En el comando de campaña del peronismo se muestran optimistas mientras comienzan a desplegar los nuevos ejes hacia las generales. Pondrán foco en la territorialidad, sobre todo en las provincias del norte: Milei se impuso en muchas de ellas. Manzur quedó a cargo de la jefatura de campaña del Norte Grande, las diez provincias en las que esperan que los votos del peronismo crezcan en al menos un “1,5%”, según detallaron fuentes cercanas a Massa ante PERFIL. En materia de votos, se muestran cautos y prefieren no dar cifras. 

Sumando Salta y Tucumán, Milei aventajó a Massa en 140 mil votos, sin contar los de Juan Grabois, que deberán ser retenidos. Pero a su vez, en la sumatoria de Jujuy, Misiones, La Rioja y Corrientes, el libertario aventajó a Massa en otros 250 mil votos. Son cerca de 400 mil que podrían ser claves. “Los votos que hagan falta para que Massa sea presidente los vamos a poner desde el norte argentino”, dijo Manzur en el teatro Mercedes Sosa.

El objetivo será maximizar la capacidad territorial apalancada a su vez en los liderazgos locales. En el Norte Grande y en el conurbano bonaerense es en donde UxP pretende cosechar los votos necesarios para llegar a la segunda vuelta. De todos modos, Massa desplegará campaña en todo el territorio. Tiene pensado ir a Córdoba (donde necesita que Bullrich siga competitiva) en varias oportunidades antes de octubre, si el calendario lo permite. En los próximos días irá al sur.   

Massa deberá moderar su rol de ministro y darle paso al candidato. “Sergio todavía no contó qué va a hacer en un gobierno suyo”, razonan. Lo que impera es la idea de que Massa está administrando no solo la herencia de Macri sino también la de Martín Guzmán. Persisten las críticas por las demoras en las renegociaciones con el Fondo y con privados, y la incapacidad de acumular reservas. “Alberto ya no es tema”, explican, para graficar que no se sienten parte del Gobierno. Massa y Alberto mantuvieron contacto telefónico luego de que el Presidente llegase a India aunque no trascendió lo conversado. Con todo, Massa dijo ante los gobernadores que hay que saber pedir “perdón” por los errores cometidos por este gobierno. 

La coordinación entre provincias y municipios obligará a De Pedro a tener una mayor “presencia” en el territorio. El comando de campaña que ejerce el ministro está “colegiado”. Malena Galmarini y el vicejefe de Gabinete, Juan Manuel Olmos, son las otras patas. Los tres estuvieron en Tucumán.

Massa juntó a gobernadores peronistas y prometió: “Le vamos a pagar al FMI para que se vaya de Argentina y nos dejen decidir”

Al mismo tiempo, intentarán darle un nuevo impulso a la comunicación digital, incluyendo nuevos lenguajes y apelando a las “nuevas sensibilidades”, con ejes como la perspectiva de género o el cuidado del medioambiente. Algo de eso intentó decir Axel Kicillof cuando convocó a “componer” nuevas canciones y no repetir hits del pasado.

La campaña territorial buscará además impronta peronista. Hay ganas de que finalmente se concrete la caravana en La Matanza, la cual quedó trunca en la previa de las PASO. Con la interna matancera resuelta, podría concretarse. La caravana que tuvo Milei con El Dipy causó risas. “No había nadie”, se rieron.

La gira comenzó el viernes, cuando en la Casa de la Gobernación de Tucumán se suscribieron convenios. Massa arribó al norte en un avión militar copado por la dirigencia de UxP, en el que se encontraban desde Máximo hasta el gobernador Kicillof y De Pedro. También había ministros, legisladores y referentes de distintos sectores del panperonismo con la idea de ser la “generación nueva” que lidere al peronismo.

El encuentro privado. El viernes por la noche, Massa encabezó una cena en la residencia del gobernador Manzur junto con casi todos los gobernadores del peronismo. Solo faltaron algunos mandatarios, como Jorge Capitanich u Omar Perotti, que están próximos a los comicios en sus provincias. Quien tampoco estuvo fue el gobernador de Tierra del Fuego, Gustavo Melella. Al convite fueron citadas las centrales gremiales, como la CGT y la CTA, además de referentes de las organizaciones sociales. Se hicieron presente a su vez los jefes de los bloques legislativos, José Mayans, Juliana Di Tullio y Germán Martínez. También estuvieron Máximo, Eduardo de Pedro y Malena.  

“Ahora que jugamos por los porotos van a ver al peronismo en la cancha”, se le escuchó decir al candidato de Unión por la Patria, que en su paso por Tucumán tuvo su “baño” de peronismo y logró encolumnar a los mandatarios detrás de su candidatura. 

Lejos de la catarsis o de los pases de facturas, la reunión transitó en un buen clima y sirvió para “cicatrizar” las heridas luego de las PASO, que ubicaron a UxP en tercer lugar. Además, reiteró en varias ocasiones que es necesario hacer autocrítica y pedir “perdón” por los errores de este gobierno. Massa agradeció y puso en valor el aporte de los gobernadores, llamó a fortalecer donde se ganó y darlo vuelta en donde se perdió.

La reunión se dio luego de la firma de una serie de convenios con mandatarios en la Casa de Gobierno tucumana el viernes por la tarde.

 

“Lo peor ya pasó”

R.P.

Luego de la foto con los gobernadores, Massa encabezó un acto en el Hipódromo, donde lanzó consignas populares y se refirió a varios de los ejes de su campaña. 

“Voy a ser el presidente de los trabajadores”, marcó el tigrense, quien confió en poder revertir el tercer puesto que obtuvo UxP en las PASO de agosto. También remarcó que “viene el tiempo de decirle al Fondo que vamos a juntar nosotros nuestros dólares con nuestro trabajo, vamos a pagar para que se vuelvan a ir de la Argentina y que nos dejen decidir de manera soberana”. Recordó sus tiempos en la Anses y dijo que “los jubilados me conocen. Me tocó poner en marcha junto a Néstor la moratoria más grande que permitió que millones de mujeres argentinas tuvieran su jubilación”. 

En un directo mensaje a sus militantes, les pidió que “vayamos a buscar a cada argentino, digámosles que lo peor ya pasó, que viene un tiempo nuevo, que viene un nuevo gobierno, que lo vamos a hacer juntos”.

Convocó por último a un “nuevo pacto federal”, sin tocar la coparticipación.