Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 19 de octubre de 2019 | Suscribite
POLITICA / Buenos Aires
viernes 4 enero, 2019

No hay avances en la Justicia ni en el Senado contra el legislador de La Cámpora denunciado por abuso

La presentación judicial contra Jorge "Loco" Romero fue radicada el 18 de diciembre y la Cámara alta había prometido "medidas". A la denunciante aún no la citaron a ratificar.

por Ramón Indart

Jorge Romero Foto: Cedoc
viernes 4 enero, 2019

El 14 de diciembre la exmilitante de La Cámpora Stephanie Calo acusó en las redes sociales al senador provincial de ese espacio Jorge "Loco" Romero por un supuesto caso de abuso sufrido en 2017. "Me encerró en un baño y me dijo que le haga sexo oral", señaló ante las autoridades. A las pocas horas el legislador y referente de la agrupación en Buenos Aires realizó un descargo público donde reconoció "prácticas machistas", como definió a la grave acusación, y adelantó que renunciaría a sus "responsabilidades políticas".

Al mismo tiempo, desde el Senado, el bloque de Unidad Ciudadana solo emitió un comunicado donde señalaron que "se le quitaron todas las responsabilidades políticas dentro de la organización, y no puede participar en los espacios de militancia en tanto dure la aplicación del mismo". Sólo cuatro días después, el 18 de diciembre, la joven hizo la denuncia judicial. La misma quedó delegada en la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°2, a cargo de Santiago Vismara. 

Pese al impulso inicial del escándalo, Perfil pudo confirmar que hasta el momento no hubo avances en el Senado respecto de la situación del legislador, quien continúa en su banca, ni en la Justicia, ya que todavía no se citó a Stephanie a que ratifique sus dichos. Desde el recinto, no supieron dar cuenta a este medio de alguna medida a evaluar ni que se encuentre allí alguna copia de la denuncia. Un senador de Cambiemos explicó que hasta tanto no se ratifique la denuncia y haya una imputación con aviso oficial, es muy difícil avanzar. Un empleado de la Cámara fue más allá: "Esperaron a que llegue Navidad para que pase el escándalo. Hoy no hay nadie en el Senado, prefieren no atacarse entre ellos". 

Una versión que circula con fuerza es que Romero podría pedir licencia cuando el Poder Legislativo vuelva al trabajo, aunque eso recién sería en marzo. Pero estaría lejos de renunciar, tal como había prometido en las redes.

“Cuando logro salir, el 'Loco' Romero me agarra, me mete en el baño, traba la puerta, se baja los pantalones y, de una forma más guaranga, dijo que quería que le haga sexo oral. Le dije no y que me abriera la puerta”, relató Calo sobre la situación que vivió en 2017 durante una salida con militantes por el barrio porteño de Palermo. En La Cámpora, si bien militantes de base reconocieron a este medio que "Romero se corrió de la escena y no aparece en ningún acto", lo cierto es que no fue expulsado oficialmente.

Testimonio. Perfil accedió a la denuncia completa de Calo. Allí relató: "Romero me empieza a decir que yo le tenía que practicar sexo oral a los 3 (se refiere a él y dos amigos suyos), me encerró en la cocina con cada uno tomándole el tiempo como si yo fuera una trabajadora sexual que los estaba atendiendo. Aclaro que los dos hombres que fueron metidos en la cocina conmigo no
hicieron nada conmigo, se vieron tan sorprendidos como yo". "Cuando por fin logro salir de esa cocina, Romero me agarra y me encierra en el baño con el impidiéndome salir. Se baja los pantalones, saca su miembro afuera y me empieza a pedir que le practique sexo oral", siguió la mujer. "Me negué reiteradas veces y le suplicaba que me dejara salir. Le llegué a prometer que otro día lo hacíamos para que me abriera la puerta, golpeé las paredes y la puerta para que alguien me abriera. Nadie me ayudó", relató Calo. "Romero no llegó a forzarme a tener relaciones, continuaba con su insistencia sin dejarme salir del baño, hasta que se escuchó que Cáceres salía de la habitación en la que estaba con mi amiga. En ese momento Romero ceja en su actitud, entiendo que alertado ante la presencia de más personas", explicó.

Stephanie habló con este medio y contó sus sensaciones tras haber realizado el descargo público y la denuncia judicial: "Yo dejé de militar al poco tiempo porque me daba impotencia, miedo, dolor que esté ahí. Más que los responsables lo supieran y no hicieran nada. Me decían 'te creo porque es así' pero nada más. Me agarró depresión, estuve bastante tiempo en cama, me afectó psicologicamente", contó.

"Luego volví a militar y con lo que pasó con Thelma (Fardin) me animé a denunciar, me sentí aliviada. Me saqué una mochila que tenía hace dos años", confió Calo. "Tengo que agradecer al feminismo porque me bancaron, me abrazaron. Compañeros de base de La Cámpora me ayudaron, lo que fue muy distinto a los dirigentes, que se escondieron detrás de un comunicado y nadie habló", cuestionó.

"Del bloque de Unidad Ciudadana en provincia, este señor practicamente lo admitió en un descargo y no lo apartaron, no hubo novedades al respecto. Me da impotencia por todas las compañeras que piden respuestas. En mi rol como militante feminista me encuentro acompañando a otras compañeras que pasan por la misma situación. Es un acompañamiento que no encontramos en la organización porque nos tuvimos que ir con la cabeza gacha como si nosotras hubierámos hecho algo", lamentó. Perfil se comunicó con voceros de la organización, quienes señalaron que el senador no iba a brindar declaraciones.

Si sos víctima de violencia de género comunicate con el 144, una línea gratuita que funciona en todo el país, las 24 horas, los 365 días del año.

RI/CP


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4787

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.