jueves 16 de septiembre de 2021
POLITICA INTERNA JUDICIAL
07-09-2021 17:00

Operación Rosatti: ¿nuevo presidente de la Corte Suprema?

El 30 de septiembre se termina el mandato de Carlos Rosenkrantz al frente del Máximo Tribunal y aseguran que la acordada con el nombre del nuevo presidente estaría redactada. ¿Lugar imprevisto para el exministro de Justicia?

07-09-2021 17:00

En las últimas semanas, el nombre de Horacio Rosatti comenzó a circular con mayor frecuencia en la política y en los pasillos del Poder Judicial como próximo titular de la Corte Suprema.

El mandato del actual presidente, Carlos Rosenkrantz, vence el 30 de este mes, a días de haber declarado ante la jueza María Servini por los casi 60 llamados que tuvo con el prófugo Fabián “Pepín” Rodríguez Simón. A su vez, la imagen de Ricardo Lorenzetti, que estuvo a cargo del cuerpo por más de una década, no consigue valuarse lo suficiente como para oficializarse en competencia, por lo que, según dicen, prefiere enfocarse en el libro que presentará próximamente. 

En ese escenario, Rosatti irrumpió como un factor sorpresa que por estas horas fue lanzado nuevamente como el protagonista de un rumor que lo posiciona como el próximo presidente del Máximo Tribunal. Incluso, apuntan que la acordada que lo designaría “ya está redactada” y permanece “bajo siete llaves” a la espera de ver la luz. Al parecer, eso ocurriría después de la elecciones PASO del domingo que viene, en la segunda quincena del mes. 

Rosenkrantz afirmó que en la elección a presidente de la Corte "no influyen medios ni política"

A sus 65 años, el hombre que llegó al Tribunal a partir del cuestionado decreto designatorio del ex presidente Mauricio Macri, luego refrendado por el Congreso, sabe que su nombre circula. Rosatti también está al tanto de un artículo publicado ayer en el portal Infobae que lo ubica como potencial presidente, versión que en más de un importante despacho el cuarto piso del edificio de la calle Talcahuano adjudicaron a Lorenzetti, por los supuestos lazos del juez con directivos de ese medio.

Por lo pronto, Rosenkrantz decidió anoche hacer un balance de gestión en el canal TN. “Muy temprano la Corte decidió distribuir entre los ministros varias funciones del presidente de la Corte Suprema. Al principio estuve en contra porque quería hacerlo de un modo distinto, pero ahora entiendo que fue un gran activo porque hizo que interactuemos unos con otros. La forma en que tomamos las decisiones en esta Corte garantiza su perdurabilidad”, destacó en un intento por mostrarse resiliente. 

Rosatti, ¿el futuro presidente?

La posibilidad de presidir la Corte que integra desde hace cinco años es una oferta más que interesante para el santafecino que se ve una década más como ministro. De raíz peronista, sus definiciones en torno al justicialismo y el poder parecieran autovalidarlo a esta altura del camino en el que estaría a un paso de ascender.

Esa lectura surge de una entrevista que dio recientemente para el libro “El peronismo de Cristina”, del periodista Diego Genoud, donde repartió elogios para su par y aliado Juan Carlos Maqueda al decir: “Me parece que la persona que llega a la Corte con una experiencia de compromiso político tiene un plus (…) Si uno le pregunta a los estudiantes de Derecho o a los juristas por los jueces más importantes en la historia de la Corte norteamericana, van a decir que cuatro o cinco nombres que tuvieron intensa experiencia política previa”. 

 Carlos Rosenkrantz, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti 20210830
Carlos Rosenkrantz, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti, ministros clave de la Corte.

Disputa cantada y factor sorpresa, quién será el nuevo presidente de la Corte Suprema

En ese mismo testimonio, Rosatti valoró lo que sería su “plus”. Dijo que la “lealtad” del peronismo “tiene que ver, dentro de ese partido, con el motivo por el cual uno ingresó” y definió que el Partido Justicialista tiene un acceso “muy libre” a la estructura partidaria y “el liderazgo, la formación, el atributo que se pueda tener, tiene un reconocimiento muy espontáneo”. 

En ese contexto, el especialista en derecho constitucional, ex intendente de su natal Santa Fe y ex ministro de Justicia de Néstor Kirchner acaba de pronunciarse a favor de dos fallos que fueron un duro revés para el poder empresarial: uno de ellos avala el cobro del Impuesto a las Ganancias sobre los dividendos de Molinos Río de La Plata entre el periodo 2004-2009; el otro obligó a la petrolera Esso a pagarle a la Municipalidad de Quilmes una tasa de seguridad e higiene. 

En medio de los rumores, fue la impronta que decidió marcar. Hoy estaría a un paso de ser presidente y el que tendría el voto decisivo es Maqueda, su aliado, pero eso se confirmará después del 15. “La vida me ha llevado a lugares imprevistos”, dijo Rosatti hace un tiempo. 

En esta Nota