lunes 26 de julio de 2021
POLITICA Entrevista Exclusiva
12-05-2020 16:29

Patricia Bullrich: "Nosotros no tenemos medios de comunicación como el kirchnerismo"

Críticas a Alberto por comparar a la Argentina con Suecia, las medidas para administrar la pandemia y la economía. Además, los nuevos liderazgos en su partido. La relación con Mauricio Macri y qué piensa de los trolls.

12-05-2020 16:29

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, principal partido opositor al gobierno de Alberto Fernández, dialogó en exclusiva con PERFIL y no se guardó nada. Críticas a Alberto por comparar a la Argentina con Suecia, las medidas para administrar la pandemia y la economía. Además, los nuevos liderazgos en su partido. La relación con Mauricio Macri, Marcos Peña y qué piensa de los trolls en las redes sociales.  

-Hoy ya no tiene más una responsabilidad de gestión institucional en el Estado, pero ocupa el cargo de presidenta del PRO. ¿Cómo lleva ese cambio?

-Siempre es bueno poder tomar distancia de lo que uno hizo, y no quedarse pegado al pasado, es una actitud sana. Termina una gestión y termina. Hay gente que le cuesta, que mira lo que hace el nuevo ministro, es bueno despegarse. Ya me dieron esta responsabilidad antes de terminar como ministra, es muy activa esta conducción. Me metí de lleno. En términos de tareas no tiene la responsabllidad que tiene de manejar la seguridad de los ciudadanos pero tiene la responsabilidad de llevar adelante un partido político. Tenemos el monopolio de la representación politica desde los partidos, y en este contexto nuevo en el que el país es bicoalicionista, eso es bien interesante porque le da a la oposición un carácter, una responsabilidad y exigencia. 

-Dentro de esas coaliciones se distinguen sectores más "duros" y sectores más "dialoguistas". En los últimos tiempos se está viendo con más claridad eso en la oposición. ¿Qué piensa? 

-Me parece que hay una construcción. El gobierno alienta esto. Es un gobierno cuya historia la conocemos: de 2003 a 2015 intentó romper a los partidos de la oposición y llevarlos a los partidos del oficialismo. Sacarle el carácter de oposición o sumarla al oficialismo. Lo que genera el monopolio del discurso, de la política, de la palabra, y se convierte en una lógica de partido único. Del 2003 hasta la crisis del campo paso eso. El peronismo no kirchnerista terminó todo adentro del kirchnerismo. Entraron con el 24% de los votos y tenían mayoría parlamentaria al año. En lugar de dialogar, lo suman. Hay que respetar al otro como tal, no convertirlo, sino no tenemos alternancia. Nosotros somos dialoguistas, por naturaleza. Pero si implica intentar que vos seas parte de ese gobierno, no. No somos parte de eso, tenemos una responsabilidad social con una gran parte de la comunidad que ve en nosotros el control y no generar un monopolio del gobierno. 

Si el objetivo es destruir nuestra fuerza, vamos a ser duros. No queremos que pase lo que pasó en 2003, 2004, con radicales K. El intento de generar una hegemonía política en un solo partido. Yo era diputada en esa época y había votaciones que salían 230 a 20. 

Para analistas y dirigentes, Larreta ocupa la silla de Macri en el PRO

-¿Es la responsabilidad de gestión un lugar que hace diferenciarse a los actores de la oposición, por ejemplo, entre diputados y gobernadores?

-Uno puede tener matices pero tenemos claro que Juntos por el Cambio es oposición, no quiere decir estar siempre en contra. Es un lugar que nos dio la sociedad. Y marcamos cosas. No es negativo, todo lo contrario. Pero no nos han invitado a una mesa a discutir políticas a largo plazo con el oficialismo. Ahora hay una necesaria convivencia por circunstancias excepcionales del país. 

El gobierno arrancó con la ley de emergencia y no consideraron nuestras modificaciones. Fuimos cooperativos para votar la renegociación de la deuda. A la ciudad de Buenos Aires le querían sacar dinero con la discusión de la Policía de si se habían hecho mal las cuentas de la coparticipación que tenía. El gobierno arrancó mas bien en una posición de querer plantear su agenda y no sentarnos a la mesa. Ahora con la pandemia hay como un 'momentum' en el que llaman a nuestros gobernadores, cosa que esta muy bien, eso no significa que haya duros y blandos, o que nosotros no marquemos lo que marcamos, como el tema de los presos, el DNU que le da el presupuesto a la Jefatura de Gabinete, la tardanza en poner en marcha el Congreso, los sobreprecios que hubo. Son necesarias marcar, no podemos tener silencio en abusos o excesos de poder. 

-Le pregunto porque a Horacio Rodríguez Larreta y a los gobernadores los han criticado por trabajar junto a Alberto Fernández. Hoy Gerardo Morales dijo que si genera internas que "vayan al psicólogo".

-Qué va a hacer Morales, tiene que administrar su provincia. Tiene que pedir permisos para habilitar actividades en su provincia. No genera malestar ese diálogo, es un diálogo institucional, si hubiera otra negociación distinta de cualquier miembro de Juntos por el Cambio que cambia el carácter de nuestra fuerza, sí. Yo siendo ministra de Seguridad hablé con todos los ministros de Seguridad del país y 19 eran del PJ o partidos provinciales y nunca nadie les dijo que había connivencia. Esta idea me parece una idea que no es así, es un dialogo institucional. 

-¿Y esta responsabilidad institucional le da una importancia mayor a esos actores dentro del partido? Por ejemplo, ¿para ser lideres?

-Bueno veremos, siento que hoy el partido esta teniendo una cantidad importante de lideres y a mi eso me alegra, que Larreta tenga liderazgo, que tengamos diputados con fuerte liderazgo, miembros del partido con liderazgo. Habla de un partido vivo, a pesar de perder el gobierno está vivo. Hacemos muchas actividades por día, tenemos reuniones con especialistas, intercambios de proyectos, hay enorme cantidad de actividades. Que estamos vivos, en debate, preparados, todos están con mecanismos de coordinación con comerciantes, pequeños comerciantes de su zona para ver otro punto que es que la economía no se destruya. 

Pichetto arma su propio partido y elogia a Macri: "Ha tenido una actitud razonable"

-El Presidente cuestionó a los sectores opositores que alertan sobre la destrucción económica y habló de una "falsa dicotomía" sobre elegir entre salud y economía. ¿Cuál es su postura?

-Nosotros lo dijimos desde el primer día, es un triángulo de salud, economía y república, tres temas fundamentales. Dicen que abrieron la economía pero todos generan miedo porque dicen que en cualquier momento la cerramos de nuevo. Si yo digo abro pero vuelvo a cerrar, bajo la demanda. Es un mensaje contradictorio. No me parece un mensaje positivo, hay que dar un mensaje que pida que cumplamos el protocolo y seamos responsables. Sino parece que no hay condiciones para abrir, es un mensaje de incertidumbre, eso no se si dará laburo a los sectores con este miedo. Les resulta más barato tener cerrado el lugar que abrir así. Encima se le suman tener que poner combis para el traslado de sus empleados, que suben los costos fijos. No habría que generar este discurso. Hemos marcado la importancia de estos tres elementos desde el primer día. Plantear los tres elementos, se ve que no le gusta al Presidente. Que aprenda a escuchar, no es la única voz ni la única verdad. Todas las verdades son relativas, hay tantas teorías como médicos en el mundo. Es todo el tiempo probar y saber que la economía de un país es la construcción de miles de familias durante años, no podemos cerrarla. 

-Hay países que también siguieron esta lógica de "duros y dialoguistas" en cuanto a las medidas para luchar contra la pandemia. Están los Trump, los Bolsonaro o los Johnson que priorizaron absolutamente la economía y está China, Argentina, que pusieron foco en la salud con una cuarentena más estricta. ¿Qué posición la identifica?

-Preferiría no tomar posición, porque la información es relativa. Nosotros le pedimos dos veces al Presidente una reunión y nunca la tuvimos. Nos cuesta poder tener la información necesaria para tener un juicio, no quiero tenerlo sólo por lo que leo. Sobre cual es el mejor sistema. No tengo los elementos, deberíamos haber tenido una participación más activa en los distintos momentos y análisis. Tampoco está bueno esto de compararse con Suecia, no fue una buena comparación, acá las comparaciones tiene que ver con muchos factores. Nosotros vivimos en el extremo sur, hay que ver si llega con la misma fuerza, si tiene el miso comportamiento, estamos esperando el invierno. Debemos estar mas empapados para poder decir algo. Sin duda que la teoría Johnson cambió. Él mismo cambio. El efecto es el mismo. Si mantenés todo abierto sin medidas, frenás la demanda porque la gente no sale y terminás con problemas sanitarios, no es ni una ni la otra. Hay que ver los países que lograron mantener una economía más abierta. No aquellos casos que se les fue por la borda. 

-Como el de Trump y Bolsonaro que son casos que se les fue por la borda.

-El caso de Trump es raro, los estados hicieron lo que querían. Estados Unidos tenía un problema mucho antes por la cantidad de vuelos y gente, los intercambios, en relación a la Argentina. Es difícil compararnos. Si se compara con los limítrofes, hasta ahora el mejor es Paraguay de nuestros vecinos. Chile no es comparable porque desde el principio tenía más test que nosotros. No está bueno compararse igual. No está bueno que después Suecia le haga una respuesta a la Argentina.

-¿Qué opinión le genera la marcha convocada el jueves pasado contra la cuarentena obligatoria? Se apuntó a sectores de la oposición por llamar a participar.

-A mí me parece que esa convocatoria no fue convocada por Juntos por el Cambio, no tuvimos nada que ver con eso. Algo que sí pusimos en agenda fue el tema de los presos. Tampoco organizamos pero se dio así. Fue rara la convocatoria, no compartimos esta idea de salir a la calle cuando hay una regla de que hay que estar encerrados, hay que discutir las reglas en un marco institucional. Fue algo insignificante. 

Patricia Bullrich se entusiasmó con TikTok: "Se tira la abuela, se tira"

-Se mencionó en algunos medios que usted había recibido una queja por teléfono de Jorge Macri por la convocatoria a los cacerolazos que pedían ajuste de salarios en el sector político. ¿Fue así?

-No, a mí no me llamó Jorge Macri para decirme lo que dijo que leí. Hubo debates por el tema de los salarios, pero después él se bajo un 35% del salario. 

-Con el tema presos por un lado hubo casos de liberación con delitos graves y por el otro hubo una desinformación sobre la cantidad de liberados por violación que alteró más, ¿no?

-Yo creo que no importa cuántos presos habían salido. Hubo casos claros cuyos delitos eran aberrantes y salieron. Hablé con diputados de La rioja de JxC y ellos me contaron que había dos casos que conmocionaron a La Rioja. Uno había matado a un comerciante y otro había violado. El tema es la conmoción, el caso de Burzaco, que estaba cerca de una chica violada. El tema es la impunidad con esos casos, yo nunca di un numero de liberados porque no lo tenía. Lo importante es que hubo un principio, que es el principio de no permitir que haya impunidad. Y si hay que tener medidas sanitarias, porque bueno en definitiva hay gente sin delitos encima en situaciones de hacinamiento también, como en las villas. Hay que evitar el contagio, en las cárceles vienen muy bajos en relación con geriátricos o casos de barrios precarios. Hay que tomar las medidas, dimos ideas de entrada. Las reglas de Nelson Mandela, en containers bien adecuados que se pueden armar rápidamente y están aceptados por la ONU. O disponer un hospital. Que no se vayan a su casa.

-Usted debe conocer muy bien que detrás de esto hay un problema desde hace años que es la superpoblación carcelaria.

-Sí, sobretodo en la provincia de Buenos Aires hay superpoblación carcelaria. En el Sistema Penitenciario Federal no. Se inauguraron muchas nuevas plazas penitenciarias con el gobierno de Macri. Y estaba avanzando el proyecto para mudar Devoto. Nosotros tuvimos una política criminal agresiva, de buscar prófugos y luchar contra el narcotráfico. Está bien si aumentás detenidos por eso. 

-¿Por qué siempre apuntan a Marcos Peña y a usted por los trolls, las fake news y estas convocatorias de cacerolazos?

-Yo no creo en los trolls, yo sí creo en la construcción política. Y creo que se hace en todos los medios en donde se tiene que hacer. En redes me parece lógica, es una forma de transmitir un mensaje a millones de personas, que pueden leer una posición de nuestro partido o de grupos afines. Tenemos militancia territorial y militancia en las redes, no son trolls, no son fantasmas, tienen nombre y apellido. Tener una posición política en la red no es ser un troll. Utilizan otro canal. En JxC representamos el 41% de los votos, obvio que tenemos cientos de miles de personas en redes que adhieren a nuestra fuerza política y que se expresan o que muchas veces tienen iniciativas. Y confundir eso con un robot que reproduce al infinito un mensaje no es correcto. Nosotros tenemos mucha gente, eso es así. El oficialismo también tiene mucha gente que intenta sostener posiciones. Como también tienen medios de comunicación casi propios, como C5N, que sólo da la posición del gobierno. Son adherentes al gobierno. Y no lo critico, es una manera de hacer periodismo, no estábamos acostumbrados a eso, pero en norteamérica es así. Hay medios republicanos y medios demócratas. Estaremos mutando a ese modelo de comunicaciones. Pero el oficialismo no tiene trolls en C5N por eso. Tiene periodistas comprometidos con una posición política. Lo hacían con 678, periodismo de partido, eso han construido. Ya nos acostumbramos a eso. Ahora no choca tanto. Nosotros no tenemos medios de comunicación. 

-Bueno, la versión contraria diría que ustedes tienen al Grupo Clarín.

-Eso no es así. Alberto ha sido amigo del Grupo Clarín toda la vida, ha sido invitado toda la vida en los programas de Clarín. 

-Alberto sí, pero Cristina no. 

-Quizás Cristina nunca aceptó ir a esos programas. Novaresio la entrevistó igual en 2017. Yo siento que no es así, nosotros no tenemos medios, y lo podés ver en nuestro gobierno. Teníamos críticas hacia nuestro gobierno, un nivel muy alto, entonces nosotros usamos las redes muy altamente. Después hay librepensadores también o que adhieren a nuestra política pero hacen las cosas que les ocurren, no hay un centro que dirige las redes. El Presidente también gobierna por las redes. Él también está en redes todo el día. Él dice "que se vayan a Twitter". Pero es como que le diga entonces: "¿Gobierna o está en Twitter?" ¿No es contradictorio? Es una forma de comunicar.

Sergio Massa: "El PRO es mucho más Larreta que Macri"

-¿Cada cuánto habla con Macri? Ha bajado notoriamente su perfil público.

-Sí hablo con Macri, en general diariamente o cada dos días. Es una decisión que haya bajado su perfil. El gobierno quiere un puchimbol, es lógico que hoy baje su perfil público. No le queremos dar raiting. Pero habla con el presidente del radicalismo, con economistas, con diputados, tiene una agenda cargada. Tiene contacto permanente. 

-¿Entonces tiene un intención de seguir participando en el partido, ahora como opositor?

-Él iba antes de la cuarentena a usar su tiempo una parte en esto y la otra en la Fundacion FIFA. La realidad hizo que el 100%, evidentemente, sea sólo este el tema más importante. Tampoco es que conozco toda su agenda.

-¿Y con Marcos Peña habla? No terminó bien con muchos ministros de su gabinete...

-Yo hablé con él unos días antes de la cuarentena. Sobre cómo veíamos el futuro. Fue una charla general. Repasando el pasado, el presente y el futuro. Él venia de afuera. Fue Jefe de Gabinete durante cuatros años. Tomamos un café. 

-¿Pero forma parte de esta oposición? 

-Será una decisión de él si quiere participar de la oposición. Es difícil que alguien con tanto protagonismo deje todo, quizá está en etapa de reacomodamiento. 

-Se la vio en un papel cómico en las redes estos días, subiendo videos a Tik Tok. ¿Hay un cambio de discurso por algún motivo?

(Entre risas) -Yo había hechos videos para mis nietos y eran para ellos, privados, pero los puse públicos sin querer. Los tengo lejos, los extraño, ellos hacen videos y me los mandan. Eran privados, uno iba para la juventud por el Patricia Challengue para cortarse el pelo. Estoy aprendiendo, no la voy a usar más porque algunos lo toman como otra cosa y hacen comentarios algo fuera de lugar.