viernes 07 de mayo de 2021
POLITICA qué piensan cerca del jefe de gobierno
28-08-2020 23:12

Un cambio que favorece a los sectores más duros

28-08-2020 23:12

En términos personales, tienen un trato más que cordial. Sintonía en el marco de la pandemia y gestos mutuos de no confrontar. Sin embargo, ambos aceptaron que el sector más duro de sus espacios salgan a criticarlos con dureza y ayer se vieron con claridad los ruidos que comenzaron a sonar alrededor de ellos.

Esa estrategia del presidente Alberto Fernández y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que implicó un pacto implícito de no agresión directa y, en plena lucha contra el coronavirus, parece comenzar a desmontarse.

“Los ruidos existen. Ahora, son más propios por las necesidades que tiene cada uno: hay momentos que les conviene estar juntos y momentos que no tanto”, destaca una fuente oficial porteña.

Cerca del jefe comunal creen que el cambio sustancial obedece más a la agenda del Presidente y poder marcar otros temas. Evalúan que, dado que la lucha contra el Covid-19 se está complicando en cantidad de muertes y de casos, tal vez Fernández necesitaba otra estrategia y darle más aire a los gobernadores para que anuncien sus medidas.

En ese marco, esta semana fue un botón de muestra de estos ruidos incipientes: el lunes el jefe de Estado y Larreta cambiaron mensajes y recién ayer se vieron las caras en Olivos, al que se sumó Axel Kicillof. La reunión fue tranquila pero no tuvo la buena sintonía que mostraron otras, meses atrás. De hecho, de allí emanó el video del Presidente. El jueves ya había circulado la idea de no compartir una conferencia los tres juntos sino que cada distrito lo haga por su lado.

Las reuniones en Casa Rosada esta semana no tuvieron mucho intercambio tampoco. Y la cumbre bilateral de Larreta con Kicillof no se realizó, aunque hablaron más que otras semanas entre ellos.

Entre los funcionarios porteños aseguran que varias de las medidas para flexibilizar la cuarentena que anunció ayer Larreta no eran compartidas por los otros mandatarios.  En rigor, Fernández no estuvo en desacuerdo con las medidas en general pero sí pidió mayor gradualidad en las futuras flexibilizaciones.

De todas formas, en la Ciudad observaron de mala manera el rechazo del Gobierno nacional al protocolo para la reapertura de 634 escuelas para unos 6.400 chicos que no tuvieron acceso a la educación online. El propio Larreta, el miércoles pasado, se mostró sorprendido y hasta consternado: pensó que había consenso para avanzar.

En el entorno del jefe de Gobierno ven la mano del kirchnerismo duro en la idea de endurecerse frente a su figura y la de su gestión. Es más:, creen que eso envalentona a los sectores más radicalizados de Juntos por el Cambio también. Las críticas del Presidente a Mauricio Macri también sumaron una ficha adicional. Larreta no pasa su mejor momento con el ex jefe de Estado pero jamás lo criticará en público y tomó las palabras de Fernández como “innecesarias”.

De todas maneras, el jefe comunal se mantendrá imperturbable en dos aspectos: mantendrá el diálogo abierto con Kicillof y con el Presidente, y continuará con su prédica en contra de la grieta. En todo caso, cada vez que es consultado sobre los sectores más duros de la oposición plantea que hay “diversidad” de criterios.

En esta Nota