POLITICA
campaña presidencial autónoma

Vidal posterga fotos con Bullrich y con Larreta, y sigue con sus giras

 20230311_maria_eugenia_vidal_campaña_prensapro_g
De viaje. La diputada el jueves en Córdoba con dirigentes de JxC. | prensa PRO

María Eugenia Vidal tiene pensado posponer dos de las fotos más trascendentes camino a la interna del PRO. Hasta después de su casamiento con Enrique Sacco, que se filtró hace una semana, no habrá imágenes de ella ni con Horacio Rodríguez Larreta ni con Patricia Bullrich en campaña.

En rigor, Vidal, hoy plantada como precandidata presidencial, había pensado en sacarse una foto con Larreta, su amigo y a quien conoce desde 1996, a fin de año pero no lograron coordinar agendas. Luego, tras las vacaciones de ambos – él en el sur y ella en la costa -, no terminaron de acordar cuándo y dónde.

Paralelamente, Bullrich, en especial a través de su jefe de campaña, el legislador Juan Pablo Arenaza, tuvo dos encuentros con la diputada, uno en diciembre y otro hace dos semanas, pero no terminaron de acordar dónde y cuándo se mostrarían juntos. La idea era que sea en el interior del país.

Sin embargo, la filtración de una posible foto entre ambas no le gustó nada a Vidal. Y ahora decidió posponer todo para después de su casamiento.

La única decisión que había tomado Vidal a comienzos de año era que, antes que los dos precandidatos presidenciales, quería mostrarse con Mauricio Macri. En enero habían intercambiado mensajes de Whatsapp y ella le pidió que esté presente cuando inaugure las oficinas en Retiro. Con una agenda ajetreada, el expresidente le confirmó que lo haría justo antes de viajar a París en su tarea para la Fundación FIFA.

La agenda terminó en el miércoles mismo que Larreta lanzara el lema “Hora2023” en redes sociales para instalar, al otro día, el spot de su campaña presidencial. La diputada no sabía que ese mismo día estaría esa movida en redes del larretismo. Cuando coordinó la fecha con Macri hizo saber a Larreta que no había sido adrede. El jefe de gobierno le creyó pero varios de sus funcionarios no y empezaron a deslizar enojos con ella. Si se mira con lupa el vidalismo se puede observar al ex secretario privado de Macri, el legislador Darío Nieto, quien colabora en la agenda y no ha dejado de criticar al larretismo en estos meses. Incluso cuando lo obligaron a ordenarse detrás de Jorge Macri.

Macri se mete en las internas, piensa en Boca y comunica su futuro a fin de mes

De todas maneras, la relación personal entre Vidal y el jefe de Gobierno sigue gozando de sonrisas. Comieron juntos hace diez días con amigos y casi no hablaron de política ese día. Fue una reunión de amigos y en clave familiar.

Ella no quiere dinamitar sus vínculos por la coyuntura política. Pero busca, a futuro, seguir creciendo. En breve estarán listos los últimos números de sus encuestas: venía siendo de las mejores imágenes en el Interior del país pero en la Provincia de Buenos Aires aún no terminó de consolidar su figura.

En este contexto, tampoco habrá foto con la titular del PRO aún. Vidal no quiere meterse en el conflicto con Larreta.

En el encuentro en diciembre con Bullrich y Arenaza, la diputada les adelantó que iba a seguir recorriendo el país y que buscaba crecer y conocer el territorio. La titular del PRO la escuchó sincera. Ya venían, tras los cruces internos en plena campaña 2021, mejorando el vínculo progresivamente durante 2022.

La última reunión las encontró más relajadas a ambas. Hablaron de cómo sería un futuro Gobierno de JxC, cómo armar un gabinete y dialogaron sobre Macri, donde Vidal no escatimó elogios. Bullrich le contó parte de su plan económico y político. Fue de las mejores charlas que tuvieron, según pudo reconstruir PERFIL. La titular del PRO sueña con sumarla, tarde o temprano.

“Lo ideal sería una foto de los tres pero no creemos que ocurra”, bromean cerca de la diputada. No tienen apuro en tomar una decisión: seguirá en la carrera presidencial recorriendo el país con la mente puesta en acumular kilómetros y conocimiento.

Acaso por ello en el piso 7 de la calle Arroyo, en su flamante búnker en Retiro, hay pocas fotos pero cuidadosamente seleccionadas. Desde Vaca Muerta en Neuquén hasta un grupo de referentes sociales en villas, sobre todo del conurbano bonaerense. “La gente está muy enojada con la política”, repite Vidal. Ni Larreta ni Bullrich, menos algún radical, se los puede ver en las paredes color amarillo.