martes 06 de diciembre de 2022
PROTAGONISTAS 13 de octubre de 1972

A 50 años de la impactante Tragedia de los Andes: tras la desesperación, el canibalismo

Un error humano hizo que el avión que transportaba a un equipo de rugby uruguayo se estrellara contra la cordillera. Los sobrevivientes fueron rescatados 72 días después, tras haberse visto obligados a comer los restos de los fallecidos.

13-10-2022 11:00

"Cuando tengo problemas pienso en los Andes y parecen ser muy poco contra los demás, entonces me ayuda, pero no es parte de mi vida”. Así reflexionaba José Luis 'Coche' Inciarte, uno de los 16 hombres que escaparon de la muerte tras sufrir un accidente aéreo hace cincuenta años, conocido como la Tragedia de los Andes, cuando su avión se estrelló contra las montañas de la cordillera, entre Chile y Argentina.

Era uno de los 45 pasajeros, incluido su equipo de rugby Old Christians, que viajaban a bordo del vuelo 571 de la Fuerza Aérea Uruguaya cuando, el 13 de octubre de 1972, este chocó contra una montaña envuelta mientras volaba de Santiago a Montevideo. Su desgarradora historia llegó al cine en la famosa película “Viven”, de 1993, pero el trauma de la vida real permanece con los sobrevivientes hasta el día de hoy.

Los recuerdos de Roberto Canessa a 50 años de la Tragedia de los Andes: "No volvimos a ser los mismos"

tragedia de los Andes

tragedia de los Andes

¿Qué pasó en la tragedia de los Andes?

Un error humano hizo que el avión, un turbohélice bimotor de cuatro años de antigüedad, se estrellara contra la cordillera justo antes de la frontera de Argentina con Chile. Las nubes pesadas habían oscurecido los picos de las montañas mientras el avión volaba y el inexperto piloto al mando pensó que el avión se acercaba a la ciudad chilena de Curicó, cuando en realidad estaba a 70 km de distancia. Entonces, cuando el avión descendió, voló peligrosamente cerca de una montaña.

Cuando el piloto se dio cuenta de que había una cresta justo delante, ya era demasiado tarde. Los pedazos del avión cayeron cuando golpeó la montaña varias veces en su camino en caída. En un momento, el cono de cola del avión se desprendió, junto con la parte trasera del fuselaje, lo que dejó un enorme agujero y cinco pasajeros y dos tripulantes salieron despedidos por el aire.

tragedia de los Andes

tragedia de los Andes

Roy Harley, el sobreviviente de la Tragedia de los Andes que esperó 40 años para hablar

Finalmente, el avión golpeó la parte superior de una pendiente y se deslizó con la nariz hacia abajo a la velocidad vertiginosa de 350 km/h antes de estrellarse contra un gran banco de nieve. Doce hombres -entre ellos, piloto y copiloto- murieron en el impacto, otros cinco unas pocas horas después, a causa de las heridas, y el último agonizó hasta fallecer una semana más tarde. La tragedia golpeó nuevamente el día 17 de su terrible experiencia cuando una avalancha mató a ocho pasajeros más.

Los que sobrevivieron tuvieron que subsistir con poca comida y ninguna fuente de calor a más de 3.600 metros de altitud. Usaron partes del avión (asientos, equipaje y otros escombros) para crear un refugio en el que protegerse de las bajísimas temperaturas, que por las noches descendían a los -30ºC. Los almohadones de los asientos se utilizaron como raquetas de nieve. Unos días después, un pasajero descubrió una manera de derretir la nieve para tomar agua.

tragedia de los Andes

tragedia de los Andes

El “último adiós a la inocencia”

Ante el hambre (ocho barras de chocolate, una lata de mejillones, tres frascos de mermelada, algunas nueces y frutos secos y una botella de vino era todo lo que tenían) y las noticias radiales de que se había abandonado su búsqueda, que escucharon el día 11, los que sobrevivieron se alimentaron del algodón y el cuero de los asientos del avión y finalmente de la carne de los pasajeros muertos que se habían conservado en la nieve.

Nando Parrado, que tenía 22 años en el momento del accidente, recordó en sus memorias, publicadas en 2006: “A gran altura, las necesidades calóricas del cuerpo son astronómicas. Estábamos muriendo de hambre en serio, sin esperanza de encontrar comida". 

“Nuestro objetivo común era sobrevivir, pero lo que nos faltaba era comida”, dijo el sobreviviente Roberto Canessa, un estudiante de medicina que tenía 19 años. “Hacía mucho tiempo que nos quedamos sin las escasas reservas que habíamos encontrado en el avión, y no había vegetación ni vida animal”.

tragedia de los Andes

tragedia de los Andes

“Reunimos toda la comida que pudimos encontrar. Aunque había muy poco, racionábamos lo que encontrábamos por igual y repartíamos la ropa en el equipaje entre nosotros”, recordó.

El 13 de octubre de 1972 se estrelló un avión de la Fuerza Aérea Uruguaya en la Cordillera de los Andes

“Sabíamos la respuesta, pero era demasiado terrible para contemplarla”, dijo. “Los cuerpos de nuestros amigos y compañeros de equipo, preservados afuera en la nieve y el hielo, contenían proteínas vitales que podrían ayudarnos a sobrevivir. Pero, ¿podríamos hacerlo?"

La decisión era muy difícil: todos los pasajeros eran católicos y tenían profundas preocupaciones morales sobre comerse a los muertos, pero además, los fallecidos no eran extraños: muchos eran familiares, amigos y compañeros de equipo.

tragedia de los Andes

tragedia de los Andes

Canessa dijo que rezó para recibir consuelo porque le preocupaba estar "robando (las) almas" de las personas que comerían. "Nos preguntábamos si nos estábamos volviendo locos incluso al contemplar tal cosa. ¿Nos habíamos convertido en salvajes? ¿O era esto lo único sensato que podíamos hacer?".

Nueve días después del accidente, el grupo decidió que comer los cuerpos de los muertos era la única oportunidad de salir vivos de la montaña, y acordaron mutuamente que si alguno de ellos moría, los demás podrían comerlos.

Carlos Páez: “Mi cordillera más grande fue dejar las drogas”

Canessa utilizó vidrios rotos del parabrisas del avión para cortar un pequeño trozo de uno de los cuerpos congelados. "Nunca olvidaré esa primera incisión nueve días después del accidente. Dejamos las finas tiras de carne congelada a un lado sobre una hoja de metal. Cada uno de nosotros finalmente consumió su pieza cuando pudo soportarlo”.

tragedia de los Andes

tragedia de los Andes

"Cada uno de nosotros tomó su propia decisión en su propio momento. Y una vez que lo hicimos, fue irreversible. Fue nuestro último adiós a la inocencia".

Los cuerpos del piloto y copiloto fueron los primeros porque los sobrevivientes no los conocían personalmente. Una mujer que se negó a comer finalmente murió el día 60 con un peso de solo 25 kg.

"No había otra opción si querías seguir con vida", dijo Inciarte en una entrevista reciente. “Hicimos una reunión entre todos y discutimos si hacerlo o no hacerlo, no hacerlo significaba morir, y todos decidieron comer”. “Cuando quieres tomar un pedazo de carne, el cuerpo de tu amigo, su cuerpo congelado, tu mano no obedece y tienes que hacer un gran esfuerzo de energía y mente para que tu brazo obedezca, y luego obedece… no inmediatamente”.

Accidente en la cordillera de Los Andes: la desesperada búsqueda que realizó Saint-Exupéry 92 años atrás

Los sobrevivientes fueron rescatados 72 días después de que Canessa Parrado y Antonio Vizint, caminaran durante 10 días en busca de ayuda, mientras algunos de los que se habían quedado en el lugar del accidente se vieron obligados a seguir comiendo los cadáveres de sus amigos muertos para sobrevivir.

tragedia de los Andes

tragedia de los Andes

El 12 de diciembre, los tres encontraron entre las montañas al arriero chileno Sergio Catalán, quien les dio comida y luego alertó a las autoridades, que iniciaron rápidamente la búsqueda. “A pesar de nuestro dolor y conmoción, no nos desesperamos. Aunque no teníamos contacto por radio ni teléfono, creíamos firmemente que nuestro rescate era inminente”, escribió Canessa en 2016.

“Las autoridades chilenas sabían antes de que el avión perdiera contacto que estábamos en las faldas de su país, a 160 km de nuestro destino. Y nuestro altímetro marcaba solo 2.100 metros (luego supimos que esto estaba mal: la aguja se había estropeado en el choque. De hecho, nuestra altitud era mucho mayor)”, agregó.

Murió el arriero chileno que encontró a dos sobrevivientes de la tragedia de los Andes

Cuando se le preguntó si pensaba que saldría con vida, Inciarte dijo: “La mayoría de los días pensaba que iba a salir de allí... Tenía una gran confianza con ellos para llegar a algún lugar y lo hicieron. Pero otros días, en esos días terribles que los esperábamos, yo pensé que no iban a llegar a ningún lado, entonces puse mi fecha de morir el 24 de diciembre”.

tragedia de los Andes

tragedia de los Andes

Tres helicópteros militares chilenos viajaron a la zona y el 22 de diciembre los rescatistas finalmente llegaron al lugar donde estaban los 16 sobrevivientes restantes: fueron sacados de las montañas y atendidos por médicos por sus huesos rotos, congelación, deshidratación, desnutrición y escorbuto.

"La vida es mucho más frágil de lo que se suele pensar", reflexionó Canessa décadas más tarde. "Desafortunadamente, las tragedias ocurren. Uno debe entender que cualquier día puede convertirse en el último de nuestra vida. Y por lo tanto, atesorar cada segundo".