martes 27 de septiembre de 2022
SALUD OPINan los expertos

El tabaquismo aumenta un 30% el ausentismo laboral

Cómo repercute en la vida de las empresas. Algunas ideas y cifras del tabaquismo en la Argentina.

21-01-2009 14:36

La ciudad se ha poblado de "colas" en las puertas de las oficinas.  Todo porque los fumadores debieron cambiar el hábito y salir de su  puesto de trabajo para fumar. Ya son cerca de 200 las compañías que  obtuvieron la certificación de libres de humo del Ministerio de Salud  de la Nación.

Multinacionales que replican las políticas de sus sedes  centrales y  pymes locales que se comprometen con un espacio de salud y calidad de vida para su gente, han logrado que cerca de 50 mil empleados hayan  dejado de fumar gracias a la aplicación de acciones que desalientan  el consumo de tabaco.

Si bien los trabajadores que fumaban ahora lo hacen menos, sigue  habiendo una alta población adicta al cigarrillo y sus consecuencias  representa un incremento del 30 % de los registros de ausentismo en  las empresas.

¿Qué ventajas tiene para una empresa que no se pueda fumar? Un estudio estadounidense indica que un fumador le cuesta al empleador  entre 2.000 y 5.000 dólares al año por gastos de seguro y ausentismo.  El humo ambiental de tabaco afecta también a los fumadores pasivos y  puede provocar desde bronquitis hasta cáncer.

En Argentina fuma el 34% de la población adulta y el 40% de los  jóvenes de 15 a 18 años (con franco predomino femenino). Mueren, por  ahora, 40.000 tabaquistas activos y pasivos por año. De los 8.000.000  de argentinos fumadores, la mitad puede morir por una enfermedad  provocada por el tabaquismo, pero lo hará a mediana edad, unos 20  años antes que un no fumador.

Un dato de tremendo valor para los empresarios es que una  política libre de humo reduce el ausentismo, aumenta la productividad y la  satisfacción del personal. Sea como consecuencia de las propias  afecciones del tabaco, como por el agravamiento de otras: por  ejemplo, los resfríos y gripes en invierno o las alergias en primavera.

El crecimiento del 30% en el ausentismo (tres días más al año  que  quienes no fuman) por causa del tabaco significa el 75% de costos  sanitarios no previstos.

Basadas en el dato de que entre el 70 y el 90% de los fumadores  quieren dejar su adicción y no sabe cómo hacerlo, en las empresas ha  crecido la tendencia de crear programas que colaboren con su personal  en el proceso de abandonar el cigarrillo. Esto se asocia a la cada  vez mayor tendencia de proteger el derecho de los empleados no  fumadores a no respirar humo de tabaco ambiental durante la jornada de trabajo.

Reducir las enfermedades asociadas al tabaquismo hace bajar los  gastos médicos y también disminuye el ausentismo laboral. Mejora las  relaciones del grupo evitando los "roces" entre fumadores y no, hace  más eficiente la jornada de trabajo y compromete al personal y a la  empresa en cuestiones individuales que, en definitiva, repercuten en la comunidad.
 

(*)  Directores de Programar Proyectos Educativos (www.programareduca.com.ar)

En esta Nota