viernes 27 de enero de 2023
SOCIEDAD costos y opciones para las vacaciones

Aire acondicionado, piscina y spa: cómo son las guarderías vip para dejar a las mascotas en verano

Argentina es uno de los países con más mascotas en el mundo, y aunque cada vez más turistas deciden vacacionar con ellas, otros no pueden hacerlo por distintas razones. Para eso hay cada vez más lugares para dejarlas en vacaciones, entre ellos, el único hotel para gatos con habitaciones privadas que funciona en la Ciudad de Buenos Aires. Además, hay sitios que cuentan con setenta piezas con aire acondicionado y hasta un chef que se encarga de la comida. Los valores oscilan entre 2.400 y 10 mil pesos la noche, dependiendo del lugar.

07-01-2023 00:54

A la hora de organizar las vacaciones, los dueños de las mascotas suelen tener una disyuntiva: llevarlos o no. Si bien cada vez más hoteles y balnearios son “pet friendly”, a veces resulta imposible poder viajar con el “guardián” o el “amo” de la casa. Más allá de la posibilidad de dejarlos al cuidado de un amigo o familiar, las guarderías de mascotas surgen como una alternativa para aquellos que deben dejar el “pichicho” o el “michi” para poder vacacionar.

En estos verdaderos espacios recreativos para perros y gatos, los animales encontrarán amplios jardines para disfrutar del aire libre, la posibilidad de interactuar con otros pares; piletas, cómodas cuchas para descansar y, por sobre todo, recibir mimos y cariños por parte de los dueños y asistentes que allí trabajan.

En este sentido, PetVille y Kapama Dog, ambas ubicadas en la zona de Pilar, y Espacio Gatos, instalado en el barrio porteño de La Paternal, son tres alternativas que cuidan a las mascotas mientras la familia disfruta del descanso.

Petville Animal Resort (www.petville.com.ar) está ubicado en Pilar, en la zona norte del Gran Buenos Aires, y se presenta como “un verdadero spa para mascotas”, según explican los responsables. “Comenzamos como un pensionado y ahora intentamos ser un centro integral para nuestros huéspedes donde ellos y sus humanos a cargo encuentren todo lo que necesitan durante su estadía con nosotros”, dice a PERFIL Marisa Huber, quien junto con Javier Escoda está al frente de este emprendimiento. “Tratamos de devolverle su esencia al perro, que juegue con pares, que conforme una manada”, agrega la titular del lugar.

Entre las comodidades que ofrece este lugar, cuya capacidad de alojamiento puede llegar a los 130 visitantes en temporada de vacaciones, con promedios de 50 por día, se destacan las 70 habitaciones con aire acondicionado, un staff de cuatro veterinarios; servicios de baño, spa y peluquería canina. También cuenta con un chef que se encarga de la alimentación balanceada de los huéspedes y un plantel de veinte colaboradores están pendientes de la atención y el cuidado de las mascotas. 

Respecto de la pileta, PetVille ofrece una piscina especialmente diseñada para que todos puedan entrar y salir de esta desde cualquier lugar, sin necesidad de utilizar la escalera; esto la hace la pileta más segura para ellos. El costo es de $ 9.900 diarios, y las estadías promedio oscilan entre los 15 y 20 días, y se ofrece servicio de traslados.

Kapama Dog (www.kapamadog.com.ar) nació hace 15 años como un proyecto de entrenamiento canino. Aquí también los perros pasan sus días al aire libre solos o en grupos diferenciados por tamaño y actividades. El promedio de hospedaje en este lugar, también ubicado en la zona de Pilar, ronda los 15 días con un valor promedio de entre los $3.000 y $3.500 diarios. También cuenta con servicio de traslado, baño, peluquería y adiestramiento.  

Según explica Ezequiel Gallina, propietario del hospedaje canino, “el espacio cuenta con dos cabañas de 100 m2 con áreas para que duerman y coman, mientras que durante el día están paseando y jugando en los diferentes sectores del predio, que ocupa una hectárea en total”.

El dueño indica que este lugar no tiene pileta “ya que los perros pueden sufrir otitis o problemas en la piel y alergias por el cloro”. “Si bien en algún momento tuvimos, con los años consideramos que la pileta es contraproducente para el huésped. Nos lo aconsejó el veterinario”, señala Gallina. Para los días de calor, Ezequiel dice que, dadas las características del lugar, con más de 300 árboles, “los perros son hidratados constantemente o puestos a la sombra para su descanso”.

Los gatos también tienen su lugar. En este caso se trata de Espacio Gatos (www.espaciogatos.com.ar), un exclusivo hotel boutique para felinos, que se encuentra en el límite de los barrios Chacarita y La Paternal. Su titular es la médica veterinaria Margaret Lean Cole. 

El hotel cuenta con suites privadas con balcones enrejados, claro está, pero también espacios compartidos (la guardería) que les permite a los huéspedes interactuar con otros gatos, personas y estimular sus sentidos en un ámbito seguro y confortable. En este caso cuenta con dos áreas independientes, el sector Tropical y el Mediterráneo.

“Somos el único hotel para felinos con habitaciones privadas para cada huésped. Funciona con un sistema de reservas, tal como si fuera para humanos. En el caso de las guarderías, tenemos espacios comunes diferenciados del hotel”, aseguró Lean Cole a PERFIL.

Espacio Gatos puede alojar hasta 50 gatitos de los cuales la mitad pueden alojarse en las suites privadas.

Respecto a los valores, Margaret explicó que la guardería tiene un valor de $2.400 diarios para los espacios compartidos, en tanto que las suites privadas cuestan unos $3.300 por día.

 

Algunos recaudos antes de viajar

Más allá de la posibilidad de dejar a las mascotas en una guardería o en un espacio de recreación, cientos de argentinos llevan a sus perros o gatos de vacaciones. A la hora de salir hacia un destino de verano, los humanos a cargo de las mascotas deberán tener en cuenta algunas recomendaciones, sobre todo si perros y gatos van a interactuar con otros animales o personas, lo cual puede generar momentos no deseados. También pueden contagiarse distintas enfermedades, como la “tos de las perreras” o la leishmaniasis visceral canina, entre otras.

Para ello, deberá tenerse el calendario de vacunación al día, controlar la vigencia del antiparasitario, ya sea interno o externo; contar con la seguridad necesaria como un cinturón de seguridad especial en el auto o un canil, y frenar para que puedan hacer sus necesidades. 

También se deberá regular la alimentación en las horas previas al viaje, contar con agua siempre (y más con altas temperaturas) y llevar toda la documentación sanitaria correspondiente y corroborar las exigencias del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) del lugar de destino. Siempre consultar con su veterinario antes de aplicar cualquier sedante a la hora de viajar.

En esta Nota