domingo 02 de octubre de 2022
SOCIEDAD conciertos y actividades gratis

El Barolo comenzó con un año de festejos a la espera de su centenario

13-08-2022 01:13

Con la mirada puesta en la celebración de los cien años de su construcción, que se conmemorarán en julio de 2023, esta semana comenzaron en el Palacio Barolo una serie de ciclos culturales, que se extenderán durante los próximos meses en la planta baja del emblemático edificio. Se trata del ciclo Eventos del Centenario, con entrada libre y gratuita, organizada por la Fundación Los Amigos del Palacio Barolo. Una vez por mes, a las 19, el Ensamble de Vientos de la Academia Orquestal del Instituto Superior de Arte del Teatro Colón tocará piezas clásicas durante 40 minutos en el hall central.

Considerado uno de los edificios icónicos de la Ciudad de Buenos Aires, con el correr del tiempo el Barolo se conviritió en un punto de disfrute turístico, tanto para los porteños como para los turistas que lo visitan de manera permanente.

Inaugurado en 1923, el Palacio Barolo fue el primer rascacielos de América Latina, el cual tiene, además, un edificio “gemelo” en el Uruguay. Se trata, en definitiva, de una pieza indispensable de la arquitectura porteña, la cual presenta un aspecto que rompió todos los moldes para la época, incluido el faro, que corona la estructura edilicia.

El Palacio, que nació como edificio para oficinas, fue construido por el arquitecto Mario Palanti y el empresario Luis Barolo, quienes se conocieron durante el centenario de la Revolución de Mayo y se pusieron de acuerdo en levantar un edificio en honor a Italia y a Dante Alighieri.

Ya desde sus inicios, el Barolo llamó la atención al público que transitaba por la avenida de Mayo al 1300. Si bien el edificio se puede categorizar dentro del movimiento art nouveau porteño, también presenta detalles de arquitectura gótica y neorromántica. Otra de las caractertísticas que presenta el Palacio Barolo tiene que ver con que fue construido utilizando la técnica del hormigón armado, un método muy moderno para su época. La cúpula, por su parte, está inspirada en el templo Rajarani Bhubaneshvar, de la India. “Es un rascacielos latino”, fue la primera definición que utilizó el propio Mario Palanti para describir el estilo ecléctico de su obra.

“Nuestra familia está conectada al edificio desde sus comienzos, ya que nuestro bisabuelo alquiló una oficina aquí, y siempre dijo que había que cuidar al edificio. Sentimos que ese es nuestro legado, por lo que tenemos que cuidarlo, mantenerlo, preservarlo, y difundirlo para que sea un gran edificio reconocido en todo el mundo”, aseguró Tomás Thärigen, integrante de la Fundación Los Amigos del Palacio Barolo.

Por su parte, Míqueas Thärigen señaló que “el Barolo es un edificio muy importante, pero quizá poco reconocido por los porteños. Recién ahora se está posicionando como merece ser, ya que representa un período muy importante de la Argentina. Queremos que se transforme en un ícono cultural y que lo visiten locales y extranjeros”, completó.

Ciclos culturales. Organizado por la Fundación Los Amigos del Palacio Barolo, “este ciclo es la posibilidad de retomar el vínculo presencial con toda una amplia comunidad fanática del edificio”, dijeron.

En esta Nota