miércoles 25 de mayo de 2022
SOCIEDAD BA Costa
24-04-2022 00:28

El plan del gobierno porteño para que la Ciudad vuelva a mirar al Río de la Plata

Cómo es la iniciativa integral de recuperación del borde costero que se impulsa desde la Comuna, que apunta a desarrollar un gran paseo de 25 km desde la General Paz hasta el Riachuelo. La opinión de los ambientalistas.

24-04-2022 00:28

Con la finalidad de “acercar la Ciudad de Buenos Aires al Río de la Plata”, el gobierno porteño presentó un ambicioso proyecto de 25 kilómetros de borde costero que irá desde la General Paz en la Zona Norte hasta el Riachuelo, en el sur de la ciudad. Se trata de BA Costa, una iniciativa que, según explicaron desde la sede gubernamental de Parque Patricios, no solo apunta a recuperar la relación con el río sino también promover su uso recreativo.  

La propuesta contempla parques nuevos, áreas de recreación, locales comerciales y diferentes espacios que permitirán la integración de la Ciudad con el río la cual, en algunos casos, resulta inaccesible para los vecinos de la urbe. Se estima que se recuperan en total unas 110 hectáreas de borde costero para la Ciudad. 

Entre los nuevos espacios que se erigirán en el borde costero se destacan la plaza y memorial para conmemorar las víctimas del atentado de la AMIA, la playa de arena para 6 mil personas; la integración del Parque de los Niños con el partido de Vicente López; un parque sobre la desembocadura del Arroyo Vega; la integración de la Ciudad de Buenos Aires con la Reserva Ecológica de Costanera Sur a través de un nuevo acceso, y el futuro parque de 70 hectáreas en la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors, entre otros. 

Pero además la propuesta incluye la privatización de otros espacios para la  gastronomía y locales comerciales. 

Reconocimiento facial: el Gobierno de Larreta cruzó al juez Gallardo: "Estamos frente a un fallo político, no judicial"

La propuesta, difundida por la administración porteña, prevé obras “segmentadas” a corto, mediano y largo plazo sobre el corredor costero, con la intención de “aprovechar el agua al 100%”, pero a raíz de los niveles de contaminación existentes no contempla el ingreso al río de las personas para realizar actividades de esparcimiento o deportivas.

En el caso del memorial por el atentado a la AMIA se proyectó una plaza  que estará al lado del Parque de la Memoria, y se desarrollará sobre los escombros del edificio donde funcionó la mutual que allí se encuentran. 

Mientras que la futura playa de arena, cuya instalación será de manera permanente, fue pensada para unas 6 mil personas y fue anunciada como un lugar de recreación, con juegos de agua, que funcionarán a partir del relleno de tierra, el cual se complementará con una defensa costera de hormigón escalonada y un muelle para pescadores. 

En otro tramo del borde ribereño, paralelo a la Costanera Norte, se avanzará en la segunda etapa del proyecto denominado Distrito Joven, que contempla la privatización de espacios para locales de gastronomía y nocturnidad, como boliches bailables.

Coparticipación: tras una reunión "áspera", Nación rechazó la propuesta de Ciudad

En Costanera Sur. El proyecto contempla la construcción de un nuevo puente peatonal a la Reserva Ecológica que irá sobre la Laguna de los Coipos. El objetivo, en este caso, será crear una entrada más a la reserva que se sumará a los dos ingresos tradicionales. Además, se incorporarán pasarelas, nuevo mobiliario urbano, además de la puesta en valor del borde costero.

Costa Urbana, el proyecto de IRSA, la desarrolladora del Grupo Elsztain, contempla la creación de un parque 50,8 ha que se complementará con viviendas y comercios. Se desarrollará en la ex Ciudad Deportiva de Boca Juniors, en Costanera Sur, un predio privado de 71,61 ha que está en desuso hace casi treinta años y se integrará a la Ciudad.

“Se trata de una propuesta a largo plazo, que trasciende 2023. Un proyecto que se diseñó con mucha rigurosidad en los detalles y que contempla varias etapas de ejecución”, afirmó Felipe Miguel, el jefe de Gabinete porteño. “Será una gran transformación del borde costero muy importante, que permitirá el disfrute de la costa de una manera muy diferente a la actual”, agregó. 

Por su parte, desde el Observatorio del Derecho a la Ciudad sostienen que “el contorno ribereño pone en juego dos visiones de ciudad. Por una parte, la ciudad soñada por la Constitución de la Ciudad que establece que el 100% de la Costanera debe ser pública y de libre circulación”, explicó Jonatan Baldiviezo, director del organismo vecinal. 

“Por otro lado, el gobierno porteño plantea una Costanera llena de torres y explotaciones comerciales para que tenga vida. Su visión es la expansión de la urbanización de Puerto Madero hacia el norte y hacia el sur para los sectores económicamente más pudientes. BA Costa se inserta en esta segunda lógica. Los espacios verdes que se anuncian serán los retazos de las privatizaciones”, completó.

La media verdad sobre el proyecto 

María Eva Koutsovitis*

La presentación del BA Costa es una reacción del gobierno porteño a la organización de la ciudadanía para recuperar el contorno ribereño.  

La Ciudad anunció nuevos espacios verdes en la Costanera cuyo fin es enmascarar negocios inmobiliarios y privatizaciones. 

Es una realidad insoslayable que la Ciudad necesita más espacios verdes y recuperar la relación con sus ríos. Sin embargo, esta propuesta es un conjunto de proyectos aislados donde la gran mayoría de ellos no son novedosos.

En Buenos Aires, la temperatura máxima viene aumentando desde la década del 60. Sin embargo, el modelo urbano que se consolidó en la ciudad potenció el fenómeno del calentamiento a partir de la ocupación del entorno ribereño y de la privatización de las superficies verdes públicas.

Plan Integral, la propuesta para mejorar el casco histórico de la Ciudad

En el actual contexto de crisis climática es estratégico recuperar el conjunto del borde costero para afrontar eventuales ascensos del nivel de las aguas, permitir el ingreso de los vientos desde la costa para mitigar el efecto calentamiento y reducir el impacto de las inundaciones. 

Todo incremento de superficie verde pública es necesario y bienvenido. Pero no se debe dejar de tener presente que la emergencia ambiental y urbanística de la Ciudad es tan profunda que nos impele a preguntarnos: ¿Es válido financiar espacios verdes a costa de vender excepciones inmobiliarias para la construcción de más torres en la misma Costanera? Si por la Constitución todo el contorno ribereño debe ser público y de libre circulación, ¿por qué  debemos conformarnos con retazos de espacios verdes?

*Ingeniera hidráulica (UBA).