domingo 26 de septiembre de 2021
SOCIEDAD
23-02-2010 16:16
23-02-2010 16:16

Fopea repudió intimidaciones a periodistas en Andalgalá

En medio de la represión de la semana pasada en la protesta contra una minera, varios periodistas fueron agredidos y amenazados.

23-02-2010 16:16
El conflicto desatado en la localidad catamarqueña de Andalgalá, donde el reclamo contra una minera desató una batalla campal la semana pasada entre pobladores, asambleístas y la policía, también coartó el trabajo de varios periodistas que cubrían el hecho, lo que generó el repudio del Foro de Periodismo Argentino (Fopea).
 
“En medio de la conflictiva situación que se vive en la localidad de Andalgalá (Catamarca) entre pobladores que protestan contra el emprendimiento minero de Agua Rica y las fuerzas de seguridad que días atrás reprimieron a los manifestantes”, Fopea reclama que “se permita a los profesionales de prensa realizar su trabajo informativo sin agresiones, presiones ni amenazas”, dice un comunicado.
 
Se refiere, por caso, a la situación que vivieron varios de los periodistas que el 15 de este mes cubrían el conflicto en la plaza principal de Andalgalá, que dejó como saldo varios heridos, cerca de 40 detenidos y destrozos en el edificio de la municipalidad y en varios comercios. “El primero fueron los empujones, patadas, insultos y robo de equipo que sufrió un equipo de periodistas del canal 10 de Cable (el cronista Nicolás Ziggiotto y el camarógrafo Lucas Oláz); el otro, las amenazas de muerte anónimas que recibió al aire la locutora de FM La Perla, María Márquez”, destacó Fopea.
 
“A los periodistas les asiste el derecho de trabajar con libertad y sin temores, así como la sociedad -principal destinataria del producto de la labor periodística- merece que la información que recibe sea confiable y no un producto de presiones de cualquier índole”, señaló Fopea. Al tiempo que aseguró que “tanto empresas del sector y funcionarios de los gobiernos provinciales y municipales, como algunos directivos de medios y la reacción de algunos grupos de manifestantes, han coartado en muchos casos la labor profesional del periodismo”.
 
Además, solicitó a las autoridades de provinciales y nacionales que “al mismo tiempo que aseguren la paz social en Andalgalá y la libertad de manifestación, garanticen las condiciones para que los periodistas puedan desarrollar su tarea”.
 
Fopea también advirtió sobre los “ actores privados, en particular las empresas mineras” y sobre “ los propios medios que reciben pauta publicitaria de este sector o del gobierno local que apoya estos emprendimientos”, porque, según señaló, ha recibido varias denuncias confidenciales de colegas que dicen recibir presiones de esos sectores.
 

“Ante este complejo panorama, Fopea recuerda a todos los sectores que el trabajo profesional del periodista debe estar basado en poder contar lo que ocurre, no sólo porque eso hace a una necesidad inclaudicable de nuestra profesión sino porque la sociedad en su conjunto tiene el derecho al acceso a la información veraz, sin que medien intereses particulares que puedan condicionarla”, concluyó el comunicado.

En esta Nota