lunes 05 de diciembre de 2022
SOCIEDAD Impactante

La historia de "la Madre Justiciera": encontró al violador de su hija y lo prendió fuego

El abusado la provocó al preguntarle: "¿Cómo está su hija?". Tras ello, cuando volvió a encontrar al autor del repudiable ataque en la barra de un bar, se presentó con una botella de plástico que contenía un litro y medio de nafta. Encendió un fósforo y tomó venganza.

17-11-2022 03:20

María del Carmen García, mamá de Verónica Rodríguez, víctima de un abuso sexual a la edad de 13 años, ejecutó su venganza en el año 2005, a raíz de un reencuentro inesperado. Mientras aguardaba el colectivo en Benejúzar, dispuesta a trasladarse al trabajo, se le acercó el hombre que había violado a su hija y en tono provocativo le preguntó: "¿Cómo está su hija?". El delincuente no imaginó todo lo que ocurriría luego de la burla: furiosa, la mujer decidió ponerle punto final a los atropellos con una botella de nafta y un fósforo al rojo vivo.

Cuando era una adolescente de 13 años, Verónica Rodríguez había sido abusada por un albañil, llamado Ramón Antonio Cosme. Lo llamaban 'el Pincelito' y decidió atacar a su víctima en un descampado, tras amenazarla con una navaja.

Algunos miembros del vecindario llegaron a afirmar que el abusador se jactaba de que iba a matar a “toda la familia” de su víctima.

Su suerte cambió radicalmente cuando la Justicia, en el año 2000, lo condenó a nueve años de prisión y, por otra parte, dispuso que el agresor debía pagar una indemnización de 18 mil euros por lo daños colaterales causados a la víctima y su familia.

"Me casé con mi violador": la dura historia de una mujer que fue manipulada durante años por su agresor

El reencuentro fatal

El 13 de junio de 2005 Verónica fue a desayunar al “Mari” y en la barra se encontró con su agresor, quien gozaba de un permiso penitenciario para circular,

La joven abandonó el lugar y dio aviso a su mamá, quien tomó cartas en el asunto de inmediato.

La "madre justiciera" se presentó en el bar con una botella de plástico que contenía un litro y medio de nafta. Furiosa, roció al hombre con el combustible y lo prendió fuego al aproximar un fósforo encendido.

“Cuando se disipó un poco el humo nos dimos cuenta que Ramón había desaparecido. Abrimos el baño y allí lo encontramos. Ardía como una antorcha", advirtió en aquel entonces Antonio Fernández, el dueño del local y testigo directo del acontecimiento. 

Si bien Fernández trató de contener a la mujer, no pudo lograrlo: “Llegó hasta donde estaba Ramón, le derramó la gasolina por encima de la cabeza y le preguntó: ‘¿Sabes quién soy?’ Cuando terminó de vaciar la botella sobre Ramón le prendió fuego con un fósforo mientras le gritaba: ‘¡Para que te acuerdes de mí!’ ”.

Violación grupal de Palermo: cómo y cuándo será el juicio contra los seis acusados

"Tenía el rostro en carne viva"

Con un matafuegos, el dueño del bar intentó apagar las llamas del cuerpo del violador.

“Lo sentamos en una silla y llamamos a una ambulancia. Tenía quemaduras por todas partes; el rostro en carne viva”.

Ramón Antonio Cosme fue asistido por una dotación del Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU). Luego lo trasladaron en un helicóptero a la Unidad de Quemados de La Fe, en Valencia. Dos días más tarde, el hombre falleció. 

A raíz de lo sucedido, García fue condenada a 9 años de prisión, pero posteriormente redujeron la condena a cinco años y medio, hasta que recuperó su libertad en 2017. Tras viralizarse la historia, en redes sociales la llaman  ‘La madre justiciera’ o ‘La madre del coraje’.

 

Si sos víctima de violencia de género o conoces a alguien que esté en esta situación, podés solicitar contención y asesoramiento llamando al 144 las 24 horas del día de manera gratuita. Por WhatsApp podés escribir al +5491127716463 o por mail a [email protected], también descargando la App Línea 144 https://www.argentina.gob.ar/aplicaciones/linea-144-atencion-mujeres-y-LGBTI

 

CA/ED