sábado 28 de enero de 2023
SOCIEDAD Un poco distraído

Se olvidó a su pareja en la ruta y manejó más de 150 km sin darse cuenta

Ambos hicieron una parada para orinar al costado de la carretera. Sin embargo, él retomó la marcha sin percatarse de la ausencia de la mujer. Ella debió caminar 20 kilómetros.

03-01-2023 14:47

Aunque cueste creerlo, durante los festejos de fin de año un hombre estaba regresando de las vacaciones con su pareja hasta que pararon en la ruta y, minutos después, él siguió su camino durante horas, recorriendo más de 150 kilómetros y dejando a la mujer olvidada al costado de la carretera.

El insólito hecho ocurrió en Tailandia, cuando Boontom Chaimon, de 55 años, volvía de viaje con su pareja Amnuay, luego de celebrar la Navidad. Sin embargo, tras realizar una parada para orinar, él hombre regresó al vehículo y continuó con su camino, sin percatarse de que la mujer no había regresado.

Video | Una abuela mendocina se olvidó a su nieta en un shopping y se volvió viral

Según relató el medio India Times, el hombre en ningún momento se dio cuenta de aquel "pequeño detalle", mientras que la mujer quedó varada en medio de la ruta a las tres de la mañana.

Amnuay quedó sola y confundida mientras veía como su pareja se alejaba en el horizonte. Luego, ante esta situación, la mujer comenzó a caminar en busca de ayuda hasta que, dos horas después, llegó a Kabin Buri, un distrito ubicado a 20 kilómetros de donde había sido "abandonada", y se puso en contacto con la policía.

Un argentino olvidó a su mujer en una estación de servicio de Brasil

Para peor, cuando quiso intentar llamar a su pareja se percató de que no tenía a mano su celular, ya que este había quedado en un bolso dentro del auto, por lo que, tres horas después, logró contactarse con el hombre, quien reconoció que no se había dado cuenta de su ausencia hasta que ella lo llamó.

En concreto, Boontom Chaimon recorrió un total de 159,6 kilómetros sin percatarse de la ausencia de su acompañante. De todas formas, según trascendió, el reencuentro entre ambos fue mucho más calmo de lo que se esperaba, sin gritos ni discusiones. 

 

AS/ff