Despejado
Temperatura:
16º
Ciudad:
Buenos Aires
jueves 20 de septiembre de 2018 | Suscribite
COLUMNISTAS / CAMBIEMOS
viernes 7 septiembre, 2018

Pura conveniencia

Macri, Carrió y los radicales, bajo la crisis. Una reconfiguración, pero con objetivo de corto plazo.

por Roberto García

‘Marquitos’ Marcos Peña. Foto: Pablo Temes

Del idilio perfecto al matrimonio por conveniencia. Del colorido romance a la burguesa conservación del vínculo, la comodidad premiada y el perdón de los pecados. A la penitencia inclusive. Así fue el retrato de la alianza gobernante, Cambiemos, el pasado y penoso fin de semana, justo cuando hervía la caldera del fin del mundo por la extrema trepada del dólar y la sorprendente ausencia presidencial ante la crisis (se quedó en su propia quinta familiar, jugó y vio fútbol). Nadie dio la talla en esas jornadas y ni el mismo Macri pudo advertir que, junto al desconcierto general y la controversia con sus socios, se abría un pasadizo para salvarse –al menos, momentáneamente– del infierno. Por obra y gracia de Trump y su tercerizado FMI. Dirá, ahora que pasó el chubasco, que todo fue deliberado, que dejó manosear a sus ministros adrede, que redujo formalmente el gabinete, que desplazó influyentes y que Duran Barba y Peña, de tiempo completo en ese ejercicio, se dedicaron a ordenar la maquinaria administrativa y no a revisar informes de focus group sobre los resultados de las elecciones en el 2019.

Sin la fiebre del dólar, apaciguados los ánimos, bien vale un repaso sobre el saldo de la ficción Cambiemos en el Gobierno:

1. Carrió. Quedó colgada de un peldaño. Amenazó en el medio del tumulto con la extorsión de su retiro del Gobierno si tocaban a Quintana y a Lopetegui, afectados por un complot de los laboratorios. No solo los tocaron: bajaron el cuadro de uno y al otro lo pusieron boca abajo. Los laboratorios, como se sabe, son buena palabra: basta visitar la Casa Rosada.

Para la diputada, el problema no se remitía solo a nombres, también utilizó el chantaje de su retiro por la violación de los contenidos del Gobierno: en otro mensaje sostuvo que, si tocan las retenciones, insistió, nos vamos a casa. Tocaron las retenciones y, sin embargo, ni chistó después, como si disfrutara por padecer violencia de género desde la Presidencia. Materia de perversión para algún manual de psicología. Para no dejar de confundir, luego dijo que su relación con Macri es inalterable, sagrada, hasta llegó al punto de la épica afirmando que ambos se podrían defender a los tiros e inmolarse como Salvador Allende. Un ejemplo que alguna vez, con la misma temeridad, utilizó Cristina de Kirchner. Seguramente, ese destino no está en la cabeza del ingeniero.

2. UCR. Los otros partenaires del escenario, los radicales, también quedaron en la frontera del desahucio. Cuando vieron la hendija para que se filtre Lousteau en dos ministerios a su elección o Prat-Gay en la Cancillería –una forma de recortar el poder de Peña y, al mismo tiempo, reparar algún disgusto que la primera dama parece tener con el ministro Faurie por un episodio en Sudáfrica–, en la casa del último candidato urdieron otra estrategia: ni uno ni dos, tres, ya que un solo cambio no alcanza para modificar el resultado del partido, añadiendo a Sanz como agregado. Casi un ultimatum. No aceptó Macri ningún ingreso a pesar del asedio. Golpazo para la UCR: se quedan sin cargos para ubicar gente, un leitmotiv de su subsistencia. Y, en el gabinete apenas perduran pinceladas del partido centenario en Aguad (Defensa) y en su colega Dujovne de Hacienda sí le aceptan a éste rastros partidarios por haber estado conchabado con Naidenoff en el Senado. Como es obvio, no son los más representativos de la cúpula, más bien se los considera trasvasados al Presidente.

3. Macri. Más de uno dirá que se quedó solo, devaluado su gabinete, averiado su álter ego Peña –con tantas lesiones que hasta pidió no asistir a su examen mensual en el Parlamento, un acto rutinario que le provoca un estrés inaudito– y con el desgarro de haber entregado en la porfía parte de su cuerpo: no se sabe si Quintana eran sus ojos o sus brazos. Sin embargo, tampoco requiere piedad: el ingeniero se ha divorciado varias veces y la pérdida de seres queridos no lo trastorna demasiado. Además, si mantiene el sosiego actual, estabiliza la situación cambiaria, suben los bonos y baja el riesgo-país –clave de la recuperación– ya no deberá consultar a sus socios con premura, enviarles intermediarios, ser obsequioso con ellos.

El episodio del fin de semana esclareció posiciones en materia de confianza: se acabó el amor, solo impera la conveniencia. Y si, al revés, le estalla de nuevo la vidriera, los puede llamar para incorporar un trío de cantantes radicales y derivar conspiraciones a la Pasionaria para que lo proteja en los programas de TV ad hoc. Hasta podría canjear a Dujovne por Melconian, como en alguna medida ensayó en el tortuoso fin de semana, un cambio que no prosperó por las presuntas condicionalidades del candidato economista. Parece que pidió más de lo que acepta el FMI, un súper ministro, justo a un amarrete como él que superó en el pasado altas exigencias de divos como Riquelme y Maradona. Parece, tal vez, que Melconian no estuviera informado de que Macri será bendecido extraordinariamente por el organismo internacional en el nuevo acuerdo y que luego, en la próxima reunión de Naciones Unidas en Nueva York se reunirá con Trump para agradecer un respaldo multilateral a la Argentina encabezado por los Estados Unidos. Nadie pareció atender lo que dijo Steven Mnuchin en su visita a Buenos Aires hace más de 30 días: los vamos a apoyar en el FMI y, si no alcanza, lo haremos nosotros mismos. Hablaba de dinero, aunque para muchos esa referencia decía que los elefantes vuelan, olvidando quizás que un elefante volador fue imaginado por Disney.

Esta asistencia, en principio, podría cumplir un doble objetivo: le permitiría al Banco Central devolver el swap a China y acumular unos 6 mil millones más de reservas, suficientes para tranquilizar espíritus atemorizados del mercado en los próximos dos años y, sobre todo, aquietar turbulencias eventuales antes del G20 en Buenos Aires, a fin de noviembre. Aunque más de uno consideró este auxilio como una asistencia semejante a la que Clinton le otorgó a México en su momento, la realidad es que esa operatoria ya no está vigente, ni se puede aplicar. Tiene, claro, una misión política: el consorcio de países, piloteado por Trump, se funda en un objetivo de los dos partidos tradicionales de EE.UU. según transmiten las inquietudes de todos los think tank de ese país: clausurar, bloquear, disminuir, la influencia china en la región, considerada acechante para los intereses norteamericanos y violatoria de sus normas morales, ya que el gigante asiático no parece estremecerse con los hechos de corrupción en el continente. Por lo menos es lo que aseguran aquellos que ahora le han devuelto a Macri más de un tubo de oxígeno que el fin de semana hubiera necesitado para silenciar socios, no volar la entente Cambiemos y salvar en parte la ropa de sus ministros.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4393

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.