5th de March de 2021
ACTUALIDAD Pandemia - Video
30-04-2020 21:43

Trump dijo "tener pruebas" de que el Covid-19 salió del laboratorio chino y amaga otra guerra comercial

Contestó afirmativamente cuando en una rueda de prensa le preguntaron "si había visto algo" que corrobore sus acusaciones a China. Este jueves 30 murieron otras 2.053 personas por Coronavirus en EE.UU. y hay 30 millones de desempleados.

30-04-2020 21:43

El presidente estadounidense, Donald Trump, amagó este jueves 30 de abril con abrir un nuevo capítulo de la guerra comercial con China, esta vez derivado de la pandemia global por Coronavirus, al contestar "si, las tengo", cuando los cronistas de la Casa Blanca le preguntaron en una rueda de prensa "si tenía evidencias que le dieran algún grado de certeza a sus acusaciones" contra Beijing, vinculando el inicio del contagio mundial por Covid-19 con el laboratorio de virología de la ciudad de Wuhan, donde comenzó justamente el brote que mantiene en vilo al planeta.

Trump no especificó cuál era esa evidencia, pero destacó que podría imponer pro el tema nuevas "tarifas aduaneras punitivas" a China. Fue cuando le preguntaron sobre la posibilidad de que Estados Unidos "no pagara sus deudas con China en represalia" por las péridas causadas por el coronavirus, y el presidente contestó: "Puedo hacerlo de manera diferente, tal vez imponiendo impuestos aduaneros", algo que ya hizo durante la grave disputa comercial entre Washington y Pekín, que se saldó al cabo de varios meses de intensas negociaciones y un acuerdo bilateral.

Trump ha atacado con frecuencia a Pekín desde el comienzo de la epidemia, señalando que la expansión del coronavirus ha debilitado la economía estadounidense y apuntando por eso a China, pero si bien había hablado de las sospechas que tenía sobre la responsabilidad de Beijing en la expansión del virus, o de que había que "investigar a fondo lo ocurrido en Wuhan", nunca había contestado que "tenía evidencias" de sus acusaciones.

Horas antes de la conferencia de prensa de Trump, la prensa estadounidense nunca había afirmado la Casa Blanca presionaba a los servicios de inteligencia para encontrar pruebas que permitan culpar a Beijing por la pandemia y los gravísimos costos que ha provocado a la economía global, al punto de poner en jaque las chances de reelección del presidente Trump, que se consideraban sólidas a comienzos de este año.

Según informó The New York Times, los analistas de inteligencia estaban preocupados por la presión de Trump para hallar nformación que sostuviera la hipótesis del “diseño” del Covid-19 en el laboratorio de Wuhan. “A algunos analistas de inteligencia les preocupa que la presión de los funcionarios de la administración distorsione las evaluaciones sobre el virus y que pueda utilizarse como arma política en una batalla cada vez más intensa con China por una enfermedad que ha infectado a más de tres millones de personas en todo el mundo”, sostenía el artículo de NYT

¿Cuna del virus? El mundo se pregunta qué oculta el laboratorio científico de Wuhan

Trump llamó en decenas de ocasiones al brote un “virus chino”, responsabilizando a Beijing por ocultar información, motivo por el cual le quitó financiamiento a la Organización Mundial de la Salud (OMS), y alentado las versiones apuntando al laboratorio de Wuhan, que fueron categóricamente desmentidas desde el laboratorio involucrado en China, pero también descartadas por especialistas de otras partes del mundo.

laboratorio wuhan china

“La mayoría de los organismos de inteligencia siguen siendo escépticos en cuanto a la posibilidad de encontrar pruebas concluyentes de un vínculo con un laboratorio, y los científicos que han estudiado la genética del coronavirus dicen que la probabilidad abrumadora es que saltó de animal a humano en un entorno no de laboratorio, como fue el caso del VIH, el Ébola y el SRAS”, dijo el NYT.

Washington y Pekín llegaron en enero a una tregua en su larga guerra comercial, pero sigue habiendo aranceles vigentes en dos tercios del comercio entre las dos principales potencias económicas. Pero la nueva arremetida de Trump contra China se produce en circunstancias muy diferentes, cuando Estados Unidos además de ser el mayor país del planeta con muertes por coronavirus, supera por la crisis pandemica los 30 millones de desempleados, en una catástrofe sin precedentes.

Wall Street cerró en baja tras conocerse que otros 3,8 millones de trabajadores en Estados Unidos solicitaron beneficios de desempleo la semana pasada, llevando el total en seis semanas a casi un 9% de la población. En ese cuadro, Trump intenta retomar las riendas de la campaña electoral con vistas a noviembre, y la próxima semana viajaría a Arizona, en un momento en que los encuestas señalan que podría perder las elecciones en noviembre frente a Joe Biden.

Con el confinamiento en vigor por el coronavirus, Trump lleva semanas sin salir de la Casa Blanca y el magnate inmobiliario comienza a mostrarse cada vez más frustrado por perder el control de una campaña que hasta ahora le era prometedora. "He estado en la Casa Blanca durante mucho tiempo, ya me gustaría salir", dijo este miércoles. Trump cuenta con que el coronavirus le de tiempo a la economía a reponerse, renovando sus chances de reelección antes de noviembre.

"Creo que vamos a ver cifras económicas que van a ser fantásticas", dijo Trump este jueves en el Despacho Oval. Para el mandatario, "el tercer trimestre va a ser una transición" y en el cuarto veremos cifras muy sólidas". 

 

 

AFP/HB