miércoles 28 de septiembre de 2022
ACTUALIDAD Mensaje optimista

“Dios no ha terminado su trabajo conmigo”: la primera publicación de Esteban Bullrich tras su internación

El exsenador se encuentra internado en el Hospital Austral por una neumonía, pero dejó un mensaje a través de sus redes sociales. El último parte médico indicó que se encuentra estable.

09-09-2022 12:32

El último parte médico del exsenador Esteban Bullrich marcaba que "el paciente continúa internado en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Universitario Austral, estable, bajo tratamiento por neumonía, con ventilación mecánica y se le ha retirado la sedación”. Esto no evitó que enviara un mensaje tranquilizador para quienes lo siguen en sus redes sociales.

Esteban Bullrich, diagnosticado con ELA hace un año y medio, publicó este viernes su primer mensaje en las redes sociales tras su internación en el Hospital Austral por una neumonía. El posteo incluyó una cita del pastor y activista cívico Jesse Jackson, que expresa: “Dios no ha terminado su trabajo conmigo aún”.

“Muchas personas de mis equipos me han escuchado muchas veces repetir la cita. Quizás ahora con un sentido más espiritual, es la huella mucho más visible del cincel”, twitteó el dirigente de Juntos por el Cambio.

"Mientras crezco y me desarrollo, sean pacientes, Dios no ha terminado su trabajo conmigo aún”, expresa la cita completa de Jackson.

Esteban Bullrich: el motivo de su internación

Bullrich fue internado el miércoles 31 de agosto por la tarde al Hospital Austral por un cuadro de dificultad respiratoria y, en conjunto con su equipo médico de cabecera, "se decidió ingresarlo a la Unidad de Cuidados Intensivos, realizarle una traqueotomía percutánea e iniciar ventilación mecánica", decía el primer parte médico que emitió el centro de salud.

esteban bullrich la voz argentina g_20220704

Qué es la esclerosis lateral amiotrófica

El integrante de Juntos por el Cambio, de 53 años, padece ELA, una enfermedad neurodegenerativa que afecta a las neuronas del cerebro y de la médula espinal. Gradualmente, esta enfermedad hace que los músculos de control voluntario se vean afectados, con una pérdida progresiva de fuerza y de capacidades motoras, lo que afecta al movimiento, el habla y la respiración.

RB/fl