sábado 18 de septiembre de 2021
ACTUALIDAD Edición en español
03-09-2021 13:48

L'Osservatore romano | El papa Francisco aclara las versiones sobre su posible renuncia

En una larga entrevista, que se publica en esta edición, el sumo pontífice sale al cruce de las versiones sobre su dimisión y cuenta que tras la operación, ahora puede comer de todo.

03-09-2021 13:48

En esta edición del L’ Osservatore Romano en lengua española se publica la transcripción completa de la entrevista concedida por el Papa Francisco a la Radio COPE y que fue emitida en la mañana del 1 de septiembre. Dada la trascendencia mundial de esta entrevista, ocupa la mitad de la edición del periódico vaticano.

En la nota, Jorge Bergoglio aclaró los rumores de su renuncia: “¡Yo no sé de dónde han sacado la semana pasada que yo iba a presentar mi renuncia! ¿Qué palabra habrán tomado en mi patria? De ahí salió la noticia. Y dicen que fue un revuelo, cuando a mí ni se me pasó por la cabeza. Siempre que un Papa está enfermo corre brisa o huracán de cónclave. Delante de interpretaciones que nacen un poco distorsionadas de alguna palabra mía yo me callo, porque aclarar es peor”.

Sobre su estado de salud, el Sumo Pontífice comentó que: “El enfermero de acá, del servicio sanitario nuestro, del hospital del Vaticano, me salvó la vida. Hace treinta años que está aquí, un hombre de mucha experiencia. Es la segunda vez en la vida que un enfermero me salva la vida. La primera vez fue en el año '57, cuando pensaban que era una gripe, una epidemia de esas de gripe en el seminario, y me curaba el enfermero del seminario con aspirina. Y para los otros iba bien, pero conmigo no andaba y me llevaron al hospital, y me sacaron agua del pulmón. El médico dijo, no me acuerdo cuánto, digamos un millón de unidades de penicilina y tantas de estreptomicina --eran los únicos antibióticos de la época—y, cuando se fue, la enfermera dijo: ¡El doble! Ahora puedo comer de todo, cosa que antes con los divertículos no se podía. Puedo comer de todo. Todavía tengo medicinas postoperatorias, porque el cerebro tiene que registrar que tiene 33 centímetros menos de intestino. Y todo me lo maneja el cerebro, el cerebro maneja todo nuestro cuerpo, y le lleva tiempo registrarlo. Pero vida normal, llevo una vida totalmente normal”.

El papa Francisco mostró su pasión por el fútbol y jugó al metegol en plena audiencia

Recordando su nombramiento como Sumo Pontífice, Bergoglio dijo que: “Evidentemente que a mí el nombramiento me agarró por sorpresa porque vine con una valijita. Porque yo acá tenía la sotana. Me habían regalado una cuando me hicieron cardenal y la dejé en casa de unas monjas para no tener que... Yo pertenecía a cinco o seis congregaciones acá y entonces tenía que viajar, para no venir con eso... Vine como siempre. Y dejé preparadas las homilías de la Semana Santa allá en el obispado. Es decir, me agarró por sorpresa. Pero no hay nada mío inventado, lo que hice desde el principio es procurar poner en marcha lo que los cardenales dijimos en las reuniones pre cónclave para el próximo Papa: el próximo Papa tiene que hacer esto, esto, esto, esto. Y esto es lo que yo empecé a poner en marcha. Creo que quedan varias cosas por hacer todavía, pero no hay nada inventado por mí. Yo estoy obedeciendo lo que se marcó en aquel momento. Quizás algunos no se daban cuenta de lo que estaban diciendo o pensaban que no era tan grave, pero algunos temas provocan escozor, es verdad. Pero no hay una originalidad mía en el plan. Y mi proyecto de trabajo, 'Evangelii Gaudium', es una cosa en la que traté de resumir lo que los cardenales dijimos en ese momento”.

En relación al nuevo mapa político mundial y la situación de Afganistán, el Papa Francisco aclaró sobre la gestión diplomática del Vaticano: “El nivel diplomático del Secretario de Estado es muy alto y el de su equipo, también el de Relaciones con las Naciones. Realmente el cardenal Parolin es el mejor diplomático que yo he conocido. Diplomático que suma, no de esos que restan, que siempre busca, un hombre de acuerdo. Estoy seguro de que está ayudando o al menos ofreciéndose. Es una situación difícil. Yo creo que como pastor debo llamar a los cristianos a una oración especial en este momento. Es verdad que vivimos en un mundo de guerras, (piense en Yemen, por ejemplo). Pero esto es algo muy especial, tiene otro significado. Y yo voy a tratar de pedir lo que pide siempre la Iglesia en los momentos de mayor dificultad y de crisis: más oración y ayuno. Oración, penitencia y ayuno, que es lo que en los momentos de crisis se pide.

Papa Francisco: "Viví 76 años en Argentina. Es suficiente, ¿no?"

Y respecto al hecho de 20 años de ocupación y después se deja, yo recordé otros hechos históricos, pero me tocó una cosa que dijo la canciller Merkel, que es una de las grandes figuras de la política mundial, en Moscú, el pasado 20 [de agosto]. Traduzco. Espero que la traducción sea correcta: “Es necesario poner fin a la política irresponsable de intervenir desde fuera y de construir en otros países la democracia, ignorando las tradiciones de los pueblos”. Lapidaria. Creo que esto dice mucho, que cada uno lo interprete. Pero ahí me sentí con una sabiduría delante de esto que dijo esta mujer”. En relación con la situación de Afganistán, en esta edición del periódico oficial de la Santa Sede se incluye un artículo que da lugar al título del llamado expresado en la primera plana “Mas países compartan esta responsabilidad humanitaria”

Como es habitual, se incluyen en este ejemplar los textos completos y oficiales de las dos homilías semanales del Papa Francisco, el Ángelus y la Catequesis. «Que se intensifique la oración» y «se practique el ayuno»: es una auténtica movilización espiritual la que el Papa pidió a todos los cristianos para manifestar la solidaridad de la Iglesia con las poblaciones afganas puestas a prueba por el sufrimiento.

El llamamiento fue lanzado al finalizar el Ángelus recitado desde la ventana del estudio privado del Palacio apostólico vaticano a medio día del 29 de agosto, junto con los fieles reunidos en la plaza de San Pedro. Anteriormente el Pontífice había comentado, como es habitual, el pasaje evangélico de la liturgia dominical, (Marcos 7, 1-8.14-15.21-23). La «gratuidad de la salvación» obrada por la redención de Cristo da al cristiano «libertad en el Espíritu» y «una nueva dignidad». Lo recordó el Papa Francisco a los fieles presentes en el Aula Pablo VI y a los que estaban conectados a través de los medios de comunicación a la audiencia general del miércoles 1 de septiembre. Prosiguiendo en el ciclo de reflexiones dedicadas a la Carta a los Gálatas, el Pontífice pronunció su catequesis.