miércoles 10 de agosto de 2022
BLOOMBERG POLÍTICA MONETARIA

El alza del Banco Central Europeo muestra el fin de la orientación futura

Christine Lagarde, declaró la muerte de esta práctica después que aumentaran las tasas en 50 puntos básicos.

21-07-2022 12:39

La decisión del Banco Central Europeo de aumentar las tasas de interés el doble de lo que habían señalado los máximos responsables de la política monetaria muestra el fin de una herramienta que ha sido utilizada durante más de una década: la orientación futura.

La propia presidenta del BCE, Christine Lagarde, declaró la muerte de esta práctica —al menos por ahora— en una rueda de prensa el jueves, después de que ella y sus colegas aumentaran las tasas en 50 puntos básicos, a pesar de haber preparado a los observadores para solo 25 puntos.

Morgan Stanley prevé una recesión en la eurozona durante el cuarto trimestre de este año

“Somos mucho más flexibles, en el sentido de que no ofrecemos ningún tipo de orientación futura”, dijo Lagarde.

Esta herramienta de comunicación ya fue cuestionada después de que la Reserva Federal subiera su tasa de referencia en 75 puntos básicos en junio, a pesar de que el presidente Jerome Powell pareció descartar previamente tal aumento.

Powell y Lagarde habían añadido advertencias a sus orientaciones previas a la reunión, diciendo que, en última instancia, se guiarían por la evolución económica. Aun así, el hecho de que ambos estuvieran dispuestos a deshacerse de esas orientaciones podría desencadenar una mayor volatilidad en los mercados financieros, ya que los inversionistas reaccionan enérgicamente a los datos que van apareciendo.

Tasas neutrales

El cambio refleja la prisa de los responsables de la política monetaria por compensar el hecho de no haber actuado durante meses mientras la inflación se disparaba. Un retorno más rápido a las llamadas tasas neutrales, que ya no alimentan las presiones de precios, ahora se considera vital para frenar la inflación desenfrenada.

“El aumento, así como otras posibles alzas, tienen como objetivo reducir las expectativas de inflación y restaurar la reputación y la credibilidad dañadas del BCE como luchador contra la inflación”, escribió en una nota Carsten Brzeski, jefe global de macroeconomía de ING Groep NV. “La decisión de hoy muestra que el BCE está más preocupado por esta credibilidad que por ser predecible”.

La inflación alemana alcanzó un nuevo récord y crece la presión sobre Banco Central Europeo

La orientación futura específica sobre la configuración monetaria fue defendida hace más de una década por Mark Carney y sus colegas del Banco de Canadá, cuando el entonces gobernador buscaba herramientas de estímulo adicionales.

Enfrentado a una lenta recuperación tras la crisis financiera mundial, y con las tasas de interés ya cercanas a cero, el Banco de Canadá se comprometió a no realizar aumentos durante 15 meses. En 2011, el presidente de la Reserva Federal Ben Bernanke siguió el ejemplo y la orientación futura se convirtió en otra herramienta de los bancos centrales.

Evitar una inflación consolidada

Los bancos centrales ahora están rompiendo sus recientes orientaciones, desesperados por evitar que se consolide una inflación que se encuentra en sus niveles más altos en décadas. El propio Banco de Canadá sorprendió a los observadores la semana pasada al aumentar las tasas un punto porcentual.

El BCE también dio a conocer el jueves un nuevo instrumento para controlar la volatilidad de los bonos del Estado de la región del euro como resultado de su endurecimiento. Lagarde sugirió que la consecución de la unanimidad en el Consejo de Gobierno para esa herramienta fue una de las razones del aumento de tasas mayor de lo esperado, junto con los riesgos al alza de la inflación.

El comunicado del BCE “indicó la muerte bienvenida de una orientación futura muy específica”, dijo Nick Kounis, economista de ABN Amro Holding NV. “Aunque el Consejo señaló que ‘será apropiada una mayor normalización de las tasas de interés’, ahora cambiaría a ‘un enfoque de reunión por reunión para las decisiones sobre tasas de interés’ que ‘dependerá de los datos’”.

Estados Unidos, Alemania y Japón abandonaron una reunión del Banco Mundial en protesta contra Rusia

La decisión del BCE sorprendió a la gran mayoría de los economistas, que habían proyectado un aumento de un cuarto de punto porcentual, y a los inversionistas, que habían previsto esa misma cantidad antes de la decisión.

La mayoría de los economistas habían mantenido las expectativas de un aumento menor, a pesar de que funcionarios familiarizados con el asunto declararon el martes a Bloomberg y a otros medios de comunicación que los responsables de la política monetaria debatirían la posibilidad de aumentar 50 puntos básicos en la reunión de hoy.