martes 15 de junio de 2021
BLOOMBERG Pandemia de coronavirus
20-05-2021 23:50

Aún no se puede asegurar cuánto dura la protección de la vacuna

Se espera que la protección de las vacunas contra el coronavirus disminuya, pero nadie sabe cuándo. Muchos predicen que las campañas del Covid-19 pronto se unirán a las vacunas anuales contra la gripe.

20-05-2021 23:50

Se espera que la protección de las vacunas contra el coronavirus disminuya, pero nadie sabe cuándo. Podría ser este otoño boreal para la primera ola de personas vacunadas el invierno pasado, y muchos predicen que las campañas del Covid-19 pronto se unirán a las vacunas anuales contra la gripe.

Lo ideal sería que cualquier persona preocupada por la desaparición de la protección de la vacuna se hiciera la prueba de anticuerpos contra el Covid, la principal defensa contra el virus. Pero, como lo están descubriendo los pacientes de cáncer y otras personas con el sistema inmunitario deteriorado, no es tan sencillo.

“La buena noticia es que disponemos de una prueba de anticuerpos que puede comprobar si se han producido o no anticuerpos en respuesta a la vacuna”, dijo Craig Bunnell, director médico del Instituto del Cáncer Dana-Farber. “La mala noticia es que aún no sabemos cómo interpretar los resultados”.

La brecha entre el conocimiento y las pruebas aumenta la posibilidad de una mayor ansiedad en los próximos meses para los receptores de la vacuna que se preguntan si aún están protegidos, una ansiedad que podría frenar la voluntad de salir al público. Eso, a su vez, podría suponer un nuevo lastre para la recuperación económica mundial.

Los científicos se apresuran a averiguar los llamados correlatos de la protección contra el Covid; en otras palabras, qué resultados de las pruebas aseguran la inmunidad.

Una investigación británica demostró que retrasar tres meses la segunda dosis aumenta la inmunización

Cada semana aparecen nuevos datos que acercan a los investigadores a comprender qué firmas inmunitarias reflejan la protección, dijo el epidemiólogo Michael Mina, de la Escuela de Salud Pública Chan de Harvard. Pero es probable que pasen meses antes de que se aclare el panorama, dijo.

Tampoco se sabe aún cuánto duran las vacunas en general. Son tan nuevas que no ha habido tiempo para hacer un seguimiento de los receptores durante un tiempo prolongado; la creciente evidencia sugiere que la protección de los anticuerpos dura al menos seis meses, pero más allá de eso sigue sin estar claro.

Es el tipo de limbo posterior a la vacuna que las personas con sistemas inmunes deteriorados ya conocen bien.

Se estima que las personas “inmunocomprometidas” constituyen el 3% de la población, incluidas las que padecen cánceres de sangre —más de 1 millón de sobrevivientes en Estados Unidos—, así como las con enfermedades autoinmunes, VIH y órganos trasplantados que requieren medicamentos contra el rechazo.

Michele Nadeem-Baker encarna ese dilema. Está completamente vacunada y está deseando volver al mundo después de más de un año como “mujer burbuja” que sale de su casa en el montañoso barrio de Charlestown de Boston sólo para dar paseos.

Mientras que las nuevas directrices de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. permiten a otros bostonianos quitarse las máscaras al aire libre y reanudar una vida casi normal, para ella no hay muchos cambios. La debilidad de su sistema inmunitario hace que estar vacunada no garantice la protección, y no ve el fin de seguir refugiada.

Gamaleya despejó dudas sobre la fase 3 de la Sputnik V: "Los estándares regulatorios son claros y transparentes"

“Me dicen que no puedo volver a la vida”, señaló. “¿Cómo puedo saber con seguridad si puedo? La única manera de hacerlo sería conseguir alguna prueba científica”.

Así que el mes pasado, Nadeem-Baker, que tiene leucemia y es un defensor de los pacientes con cáncer, pidió que le hicieran la prueba de los anticuerpos del coronavirus. Los resultados: más frustración. Aunque tenía algunas de las proteínas que combaten la enfermedad, dijo, sus médicos le dijeron que tenía que seguir actuando como si no fuera así, porque no podían interpretar con seguridad el resultado.

En el complejo conjunto de defensas del organismo contra los gérmenes, los anticuerpos actúan como exploradores, identificando y atacando a los intrusos. Tienen poderosas tropas de apoyo, que incluyen linfocitos B “de memoria” y linfocitos T, que se movilizan para combatir a los enemigos que reconocen. Por tanto, las pruebas de anticuerpos están lejos de contar toda la historia.

Digamos que “John Doe tiene un nivel de anticuerpos de 14 o 40 o 400 o 4.000”, señaló Mina, de Harvard, una autoridad en pruebas y anticuerpos. “Esos números no significan nada”.

Establecer qué niveles de anticuerpos son suficientes para una protección sólida requerirá la realización de pruebas a muchas personas a lo largo del tiempo para determinar cuándo el virus puede abrirse paso, dijo.

Por otra parte, un paciente puede no tener ninguno de los anticuerpos específicos medidos, pero seguir teniendo protección de otros elementos del sistema inmunitario, como las células B y T. O podría resultar que los anticuerpos específicos que se miden no son realmente clave para matar el virus, añadió Mina, algo así como los cientos de trozos de cinta adhesiva que se pegan por todo el cuerpo de un enemigo pero no sobre su nariz y boca, y por tanto no son mortales.

Expertos de salud de EE.UU. respaldan el uso de vacuna Pfizer en adolescentes

No es una buena señal

Entre los pacientes con cáncer de sangre, más de 2.000, entre ellos Nadeem-Baker, se han inscrito para someterse a pruebas de anticuerpos gratuitas como parte de un estudio de la Sociedad de Leucemia y Linfoma, dijo el director científico de la organización nacional sin fines de lucro, Lee Greenberger.

“La investigación se está llevando a cabo con la mayor rapidez posible para comprender la magnitud del problema y, a continuación, encontrar soluciones para proteger a estos pacientes”, afirmó.

Los primeros hallazgos en pacientes con cáncer ilustran cómo varían las respuestas de los anticuerpos Covid en función del individuo y de la enfermedad, dijo Greenberger. En un tipo de cáncer, “el 40 o el 50% de los pacientes no producen anticuerpos”, dijo. “En otro cáncer de sangre, todos fabrican anticuerpos”.

Entre los voluntarios sanos, casi todos obtienen resultados robustos de las pruebas de anticuerpos, dijo, pero debido a que otras partes del sistema inmunológico podrían ofrecer protección, aún no está claro lo que significa incluso un resultado de cero anticuerpos, excepto que “es una señal de advertencia”.

Pandemia | ¿Cómo diferenciar el COVID de la gripe estacional y de la neumonía?

El resultado sigue siendo tan turbio que los CDC dicen explícitamente que “no se recomiendan las pruebas de anticuerpos para evaluar la inmunidad” después de la vacunación en personas con problemas inmunes.

Dana-Farber advierte igualmente a los pacientes con cáncer que “desgraciadamente, no hay manera de saber con certeza si la vacuna funcionó”.

“A medida que vayamos comprendiendo mejor los resultados de las pruebas, su significado y cómo responder a esos resultados, es posible que descubramos que las pruebas resultan útiles”, señala. “Hasta entonces, recomendamos vacunarse y seguir tomando precauciones para reducir el riesgo de exposición”.