lunes 21 de junio de 2021
CORONAVIRUS Vacuna contra el coronavirus
15-05-2021 18:50

Una investigación británica demostró que retrasar tres meses la segunda dosis aumenta la inmunización

El estudio descubrió que los anticuerpos contra el Covid-19 eran 3,5 veces más altos en aquellas personas que recibieron la segunda dosis de la vacuna a la semana 12.

15-05-2021 18:50

Un estudio británico dirigido por la Universidad de Birmingham en colaboración con la Agencia de Salud Pública inglesa demostró que retrasar tres meses la segunda dosis de la vacuna contra el coronavirus aumenta la inmunización.

La investigación encontró que los anticuerpos contra el Sars-CoV-2 eran 3,5 veces más altos en aquellas personas que recibieron la segunda dosis de una vacuna COVID-19 después de 11 a 12 semanas en comparación con los que la recibieron tras un intervalo de tres semanas.

La científica Helen Parry, autora principal del estudio publicado en la revista Nature, afirmó: “Hemos demostrado que las respuestas máximas de anticuerpos después de la segunda vacunación de Pfizer aumentan considerablemente en las personas mayores cuando se retrasa de 11 a 12 semanas. Vemos una marcada diferencia entre estos dos programas en términos de respuestas de anticuerpos".

Frente a un suministro limitado de vacunas, el Reino Unido se embarcó en un experimento de salud pública a fines de 2020: retrasar las segundas dosis de vacunas COVID-19 en un intento por maximizar el número de personas que estarían al menos parcialmente protegidas de la hospitalización y muerte.

Nicolás Kreplak dijo que "no pasa nada" si la segunda dosis de la vacuna se aplica después de los 3 meses

La medida fue controvertida porque los reguladores de medicamentos aprobaron las vacunas Pfizer / BioNTech y Oxford / AstraZeneca sobre la base de ensayos clínicos que espaciaron las dosis en solo tres o cuatro semanas.

Investigadores de la Universidad de Oxford demostraron en febrero que las respuestas de anticuerpos eran más del doble de fuertes cuando los refuerzos de su vacuna se demoraban 12 semanas.

El último estudio, es el primero en comparar las respuestas inmunes después de intervalos diferentes entre las dosis de la vacuna Pfizer/BioNTech. Es el primer estudio directo de cómo tal demora afecta los niveles de anticuerpos del coronavirus y podría informar las decisiones de programación de vacunas en otros países, dicen los autores.

"Este estudio respalda aún más un creciente cuerpo de evidencia de que el enfoque adoptado en el Reino Unido para retrasar la segunda dosis realmente dio sus frutos", dijo Gayatri Amirthalingam, epidemiólogo de la Agencia de Salud Pública inglesa en Londres y coautor del borrador, durante una rueda de prensa.

Muchas vacunas COVID-19 se administran en dos dosis: la primera inicia una respuesta inmunitaria y la segunda aplicación de 'refuerzo' la fortalece.

Cómo se realizó el estudio

El 30 de diciembre, el Reino Unido anunció que retrasaría la segunda dosis hasta 12 semanas después de la primera. Tiempo después, Argentina tomó la misma decisión debido a la escasez de vacunas. Para determinar si el retraso valió la pena, Amirthalingam y sus colegas estudiaron a 175 receptores de la vacuna mayores de 80 años que recibieron su segunda dosis de la vacuna Pfizer, ya sea 3 semanas u 11-12 semanas después de la primera dosis.

El equipo midió los niveles de anticuerpos de los receptores contra la proteína pico SARS-CoV-2 y evaluó cómo las células inmunes llamadas células T, que pueden ayudar a mantener los niveles de anticuerpos con el tiempo, respondieron a la vacunación.

Los niveles máximos de anticuerpos fueron 3,5 veces más altos en las personas que esperaron 12 semanas para recibir la vacuna de refuerzo que en las personas que esperaron solo tres semanas.

Infectólogo sobre los dichos de Kreplak: "Hay que respetar las indicaciones de los laboratorios"

La respuesta máxima de las células T fue menor en aquellos con el intervalo extendido. Pero esto no provocó que los niveles de anticuerpos descendieran más rápidamente durante las nueve semanas posteriores a la vacuna de refuerzo.

Los resultados son tranquilizadores pero son específicos de la vacuna Pfizer, que no está disponible en muchos países de ingresos bajos a medianos, dice Alejandro Cravioto, presidente del Grupo Asesor Estratégico de Expertos en Inmunización de la Organización Mundial de la Salud.

Los países, dijo, deberán considerar si las variantes que están circulando en su región particular podrían aumentar el riesgo de infección después de una sola dosis de vacuna.

ED CP