viernes 18 de junio de 2021
BLOOMBERG Pandemia de coronavirus
17-05-2021 14:45

Joe Biden aumentó a 80 millones las dosis de vacunas que enviará al extranjero

El presidente de EEUU planea enviar 20 millones adicionales de vacunas contra el coronavirus al extranjero para fines de junio, incluyendo, por primera vez, vacunas autorizadas para uso doméstico, donde la oferta está comenzando a superar la demanda.

17-05-2021 14:45

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, planea enviar 20 millones adicionales de vacunas contra el coronavirus al extranjero para fines de junio, incluyendo, por primera vez, vacunas autorizadas para uso doméstico, donde la oferta está comenzando a superar la demanda.

Este lunes, Biden anunciará que enviará 20 millones de dosis de vacunas de Pfizer Inc., Moderna Inc. o Johnson & Johnson, además de 60 millones de dosis de AstraZeneca Plc que ya había pactado enviar a otros países, según un alto funcionario del Gobierno familiarizado con el plan.

El funcionario, que pidió no ser identificado antes de los comentarios previstos del presidente, enfatizó que las medidas son solo el primer paso, al tiempo que el país centra su atención en sofocar la pandemia en el extranjero. Anteriormente Biden prometió que Estados Unidos se convertiría pronto en un “arsenal” del suministro mundial de vacunas.

Biden inició la guerra contra un poderoso rival: la industria farmacéutica de EEUU

Biden también anunciará que pondrá a Jeff Zients, quien se ha desempeñado como coordinador de respuesta al covid de la Casa Blanca, a cargo de su esfuerzo para combatir la pandemia a nivel mundial, dijo el funcionario. Zients trabajará con el Consejo de Seguridad Nacional y otras agencias para dirigir las dosis al extranjero.

El anuncio será un momento decisivo en la pandemia y un giro en la estrategia de la Administración de Biden. En un inicio, el Gobierno de Estados Unidos, bajo dos presidentes, reclamó casi todos los primeros cientos de millones de dosis de vacunas producidas localmente. Ese enfoque le permitió a Biden avanzar en lo que ha sido uno de los esfuerzos de vacunación doméstica más exitosos del mundo, pero alimentó las desigualdades entre las naciones que pueden producir sus propias vacunas y las que no.

Las vacunas Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson están autorizadas para su uso en EE.UU., pero la versión de AstraZeneca todavía no. Aún no está claro qué países recibirían los nuevos envíos estadounidenses.

La OMC tendrá la palabra final sobre la suspensión de patentes de vacunas

México y Canadá ya han recibido dosis de la reserva estadounidense de AstraZeneca, y Pfizer ha comenzado a enviar dosis de su vacuna producida en Estados Unidos a países como México, Canadá y Uruguay. La campaña de vacunación nacional de EE.UU. está comenzando a quedarse sin receptores. Este lunes, el país está cerca de cruzar el umbral de 60% de los adultos que han recibido al menos una dosis.

Vacunas necesarias

Mientras tanto, decenas de países de bajos ingresos, e incluso algunos países desarrollados, están luchando por asegurar su propio suministro de vacunas.

Covax, el programa global destinado a facilitar la adquisición y el acceso de vacunas para los países de bajos ingresos, enfrenta una escasez de anunció previamente una ayuda de hasta US$4.000 millones para Covax.

Biden dijo que solo compartiría las dosis compradas en Estados Unidos una vez que hubiera suficiente suministro para satisfacer la demanda local. Los errores de fabricación en una planta de Baltimore dieron como resultado un lote contaminado de la vacuna de Johnson & Johnson y desaceleraron enormemente la producción de la vacuna, que alguna vez se concibió como un pilar del suministro para EE. UU. En cambio, Estados Unidos se ha basado casi por completo en las tomas de Pfizer y Moderna.

El gobierno de Biden pidió la liberación de patentes de vacunas contra el Covid-19

El presidente estadounidense se ha enfrentado a la presión de hacer más para ayudar al mundo, a medida que Estados Unidos elimina casi todas las medidas de mitigación, como el uso de barbijos, y otros países intentan sofocar nuevos brotes y nuevas variantes con un suministro limitado de vacunas. Biden ha lanzado lo que él llama una “nueva fase” de su esfuerzo pandémico, recurriendo al arduo trabajo de persuadir a los estadounidenses más indecisos para que se vacunen a medida que la demanda se agota entre las personas ansiosas por vacunarse.

El número de casos en EE.UU. continúa cayendo, con 16.857 casos nuevos registrados el domingo, el total diario más bajo desde marzo de 2020, aunque los domingos suelen ser el total diario más bajo de cualquier semana. El ritmo de las vacunas ha disminuido en más de un tercio respecto al mes anterior, y ahora ronda los 2 millones de dosis al día.