jueves 29 de julio de 2021
BLOOMBERG Reclamo republicano
05-11-2020 21:55

Elecciones en EEUU: las demandas de Trump no van a ninguna parte

Desde el punto de vista jurídico, las diversas demandas electorales del presidente Donald Trump no son gran cosa.

05-11-2020 21:55

Desde el punto de vista jurídico, las diversas demandas electorales del presidente Donald Trump no son gran cosa.

El miércoles, la campaña de Trump anunció una serie de diferentes esfuerzos legales para luchar contra la aparentemente inminente victoria de Joe Biden en el Colegio Electoral.

Esto incluyó intentos de detener el recuento de votos en Michigan y Pensilvania, y una moción que será escuchada por la Corte Suprema en el caso sobre las boletas que llegaron o llegarán a Pensilvania después de las 8 p.m. del día de las elecciones. La campaña también presentó una demanda en Georgia alegando que un trabajador electoral mezcló incorrectamente las boletas en ausencia y solicitó que se separaran las boletas que llegaban tarde. Aunque en Georgia la carrera es cerrada, no se trata de demandas que cambien las elecciones. Los abogados de Trump también dicen que buscarán un recuento en Wisconsin; pero es extremadamente improbable que borre el margen de aproximadamente 20.000 votos de Biden.

Trump no se rinde: "Quieren robarnos la elección con el corrupto voto por correo"

Comencemos con los intentos de detener el recuento. Estos son legalmente vacíos y no pasan la prueba de la risa. La presentación de Trump en Michigan pedía a los tribunales estatales que dejaran de contar los votos, alegando que los contadores de votos en ausencia del estado continúan sin la presencia de inspectores electorales y “desafiadores” de cada partido, como lo exige la ley de Michigan. El problema con este argumento es que, hasta donde es posible determinar, Michigan está permitiendo inspectores y desafiadores demócratas y republicanos.

Si bien un juez del estado descartó esta solicitud el jueves, es difícil escapar a la conclusión de que la campaña de Trump estaba tratando desesperadamente de evitar que Michigan terminara su conteo. Trump está rezagado en el recuento de Michigan, por lo que el plan no puede ser reclamar la victoria sobre la base de los votos ya contados. Debe ser para escapar de la posible conclusión de que Biden ha ganado las elecciones si gana Michigan y un puñado de otros estados.

Hablando de esos otros estados, en Pensilvania, la campaña de Trump ha presentado (o dijo que presentará) varios desafíos. Uno de ellos fue una demanda presentada el lunes por la noche en la que desafiaba las instrucciones del secretario de Estado que permitían a las personas que cometieron errores en sus boletas por correo corregirlos.

Joe Biden: "No tenemos ninguna duda de que seremos los ganadores"

Esta demanda puede tener una mejor oportunidad de éxito, dado que las instrucciones llegaron en el último minuto. Otro es un intento de detener el recuento de votos, aparentemente utilizando una teoría similar a la que la campaña probó en Michigan. En Pensilvania, no está claro que una queja se haya presentado aún, pero hay pocas razones para esperar que la lógica sea mejor que en la queja de Michigan.

Luego está la moción de la Corte Suprema. Si se le otorga permiso para intervenir, Trump solicitará a los jueces que excluyan las boletas por correo que llegaron después de que se cerraron las urnas. La Corte Suprema probablemente permitirá que Trump intervenga, dado que esta demanda es anterior a la elección, pero eso no garantiza que fallarán a favor de Trump.

Sabemos que hay cuatro votos, los tres liberales más el presidente del tribunal, John Roberts, que rechazarán la afirmación de Trump. Tres jueces conservadores invitaron más o menos a esta demanda y se puede esperar que apoyen la solicitud de Trump. Eso deja a dos conservadores, los jueces Amy Coney Barrett y Brett Kavanaugh.

Es concebible, aunque escandaloso, que la mayoría conservadora pueda desechar estos votos, a pesar de que fueron emitidos por personas que previamente habían recibido garantías de los tribunales que sus votos serían contados. Pero por malo que sea, podría no garantizar una victoria de Trump.

Elecciones en Estados Unidos: Trump gana la primera demanda sobre el conteo de votos

Incluso si los jueces siguen el camino de Trump, no importará a menos que las elecciones se reduzcan a Pensilvania y que las papeletas de voto tardío proporcionen el margen de victoria necesario para ganar la presidencia. Este escenario de pesadilla volvería a ser Bush contra Gore, y aún no se puede excluir. Pero el escenario es cada vez menos probable por el momento.

El resultado es que la estrategia legal de Trump parece débil. Cada vez es más difícil imaginar cómo podría usar los tribunales para detener o revertir el recuento de votos.

Dicho esto, Trump claramente no va a dejar de afirmar que la elección fue robada solo porque pierda en la corte, y pierda en la votación popular, y pierda en el Colegio Electoral. Tal vez las demandas estén destinadas principalmente a esfuerzos preliminares en lo que será una estrategia en desarrollo para deslegitimar el resultado. Lo sabremos pronto.