Temperatura:
º
Ciudad:
Buenos Aires
sábado 24 de agosto de 2019 | Suscribite
BLOOMBERG / Internacionales
martes 14 agosto, 2018

El presidente turco amenaza a Estados Unidos con cambiar de bando

Recep Tayyip Erdogan dijo que si no mejoran las relaciones, buscará nuevos aliados.

Therese Raphael

Recep Tayyip Erdogan, presidente turco. Foto: Bloomberg

Las relaciones entre Estados Unidos y Turquía se han estado deteriorando casi tan rápido como la lira turca. En un discurso en la costa del Mar Negro el sábado, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, hizo la provocación máxima contra un aliado: amenazó con cambiar de equipo.

"Antes de que sea demasiado tarde, Washington debe renunciar a la idea equivocada de que nuestra relación puede ser asimétrica y aceptar el hecho de que Turquía tiene alternativas", dijo a la multitud. Si la "falta de respeto" continúa, su gobierno buscará "nuevos amigos y aliados". El martes, redobló la apuesta, anunciando un boicot a los artículos electrónicos de EE.UU. como el iPhone.

Por nuevos amigos, Erdogan se refería a Rusia, y en menor medida a Irán. Al igual que Turquía, ambos son liderados por orgullosos autoritarios, enfrentan sanciones estadounidenses y atribuyen sus dificultades económicas a enemigos externos. Comparten una profunda desconfianza de Occidente y han estado cooperando en el conflicto sirio, mientras que también fortalecen los lazos económicos bilaterales.

No es de extrañar que la lira, a pesar del modesto repunte del martes, haya sido golpeada, afectando también a las monedas de Rusia e Irán.

Hay algo profundamente inquietante en el hecho de que uno de los aliados más antiguos de EE.UU. amenace con unirse a un histórico rival y un enemigo acérrimo. Pero, ¿la amenaza es creíble?

Rusia y Turquía tienen una historia de cooperación y conflicto. Los dos países han luchado entre sí en al menos media docena de guerras, la mayoría ganadas por Rusia. Pero fue el nuevo gobierno bolchevique post-1917 en Moscú que se acercó a apoyar a los nuevos nacionalistas post-otomanos de Turquía. Lenin incluso se entusiasmó porque los nuevos líderes asiáticos podrían aprender rápido, "cambiarse al sistema soviético, y, pasando por ciertas etapas de desarrollo, al comunismo". Las industrias del acero y el aluminio que son el objeto de los nuevos aranceles de Donald Trump se desarrollaron con la ayuda soviética en la década de 1960.

Sin embargo, el ancla a la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) de Turquía, sus esperanzas de ingresar a la Unión Europea y su estrecha relación con EE.UU. alguna vez significaron que los lazos con Moscú se manejaron generalmente según fuera necesario. Los dos países estaban tan en desacuerdo en Siria, donde Turquía se ha opuesto durante mucho tiempo a Bashar al-Assad, que las relaciones se rompieron por completo después de que Turquía derribó un avión de combate ruso en 2015. Erdogan se disculpó con Putin en 2016 y desde entonces las dos naciones se han estado acercando.

El cambio ha sido provocado por una combinación de cosas. Después de la derrota de los representantes turcos en Siria por Rusia, el enfoque de Erdogan cambió hacia la contención de las fuerzas kurdas sirias, quienes teme que se unan al PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) en Turquía y se conviertan en una amenaza allí.

Los cambios en Siria y una creciente desconfianza entre Turquía y EE.UU., que culminó en la disputa sobre el arresto turco de un pastor estadounidense, allanó el camino hacia una nueva mejoría de las relaciones con Moscú. La decisión de Turquía de comprar misiles rusos S-400 tierra-aire, una medida sin precedentes para un miembro de la OTAN, fue como un lazo de sangre.

Y, sin embargo, es extraño que una relación amistosa con Rusia tenga el mismo desequilibrio de poder que Erdogan resiente en sus relaciones con los países occidentales. De hecho, Rusia parece estar moviendo todos los hilos.

Rusia suministra más de la mitad de los recursos de gas de Turquía, y el nuevo oleoducto TurkStream, que Gazprom planea completar el próximo año, aumentará esa dependencia. Erdogan también entregó a Rosatom, la compañía estatal de energía atómica de Rusia, los derechos para construir la planta de energía nuclear Akkuyu en Turquía, una muestra de US$20.000 millones de la cooperación ruso-turca. Rosatom proporcionó el financiamiento y obtuvo el 51 por ciento de la propiedad. Akkuyu supuestamente suministrará el 10 por ciento de las necesidades energéticas de Turquía.

El comercio de Turquía con Rusia está creciendo, pero no tienen nada que ver con sus intereses económicos en Europa. Más del 80 por ciento de toda la inversión extranjera directa en Turquía entre 2002 y 2016 provino de Occidente. Solo el 6 por ciento proviene de Rusia. Las exportaciones a Rusia registraron un fuerte aumento en 2017, pero todavía representan menos del 2 por ciento del total, muy por detrás de Alemania, EE.UU. e incluso Iraq.

Es difícil ver cómo Erdogan pueda obtener mucho más del comercio con Moscú, dadas las propias restricciones económicas de Rusia. Ha hablado de utilizar las monedas nacionales en el comercio de Turquía con Rusia y otros países, en lugar del dólar, una idea que respalda Rusia. Pero, ¿cómo puede ser realista? El predecesor soviético de Rusia tuvo que usar el trueque, el contra-comercio y varios acuerdos bilaterales de compensación para eludir el hecho de que el rublo no era libremente convertible, y que en su mayoría se negociaba dentro del bloque comunista de esa manera. Un comercio basado en monedas nacionales no suena muy lejano al antiguo Comecon.

Erdogan es demasiado astuto para no reconocer los límites de su amistad con Rusia. Pero Putin se aprovechó de los peores temores del líder sobre Occidente y sus enemigos internos.

La floreciente relación refleja tanto el deseo de Erdogan de distanciar a Turquía de EE.UU. y sus dos prioridades nacionales: prevenir otro golpe y prepararse para cualquier amenaza de los insurgentes kurdos. Las consideraciones económicas son secundarias; al menos por ahora.

Pero las cosas pueden cambiar rápidamente en tiempos febriles. Erdogan ha demostrado que puede modificar su postura cuando tiene sentido, al igual que cuando acogió la cooperación con Moscú en Siria. Podría terminar cansándose de reemplazar una relación subordinada por otra.

Esta columna no necesariamente refleja la opinión de la junta editorial o de Bloomberg LP y sus dueños.


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4731

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.

Positive SSL Wildcard