domingo 09 de mayo de 2021
BLOOMBERG Ciencia
19-08-2020 08:20

La clave de la cura del Covid está en los suministros de la vacuna

Si la cadena de suministro de la vacuna falla, el costo económico y humano del covid-19 se prolongará.

Scott Kominers y Alex Tabarrok
19-08-2020 08:20

Ya hemos visto los costos que tienen las fallas de la cadena de suministro durante la pandemia de covid-19: los retrasos en la producción de simples hisopos nasales ralentizaron las pruebas por meses, incluso cuando la pandemia se propagaba rápidamente en Estados Unidos. Ahora, el mundo espera ansiosamente una vacuna, y se necesitarán miles de millones de dosis lo más rápido posible. Si la cadena de suministro de la vacuna falla, el costo económico y humano del covid-19 se prolongará.

Tomará meses configurar la cadena de producción de múltiples eslabones de la vacuna, lo que significa que hay que empezar ahora. Algunas partes ya están experimentando inversiones, por ejemplo, los fabricantes de vidrio están aumentando la producción de viales. Pero el suministro de insumos menos obvios necesarios al principio de la cadena es incierto.

Las cadenas de suministro de las vacunas tienen algunos eslabones inusuales, como sangre de cangrejo herradura, aceite de hígado de tiburón y una enzima que es uno de los productos más caros del mundo. Otros componentes se basan en nuevos procesos de fabricación que aún no se han implementado a escala. Cada eslabón de la cadena debe ser probado y fortalecido. Para los posibles puntos débiles, se deben considerar y preparar procesos de fabricación alternativos.

Hay componentes que no se fabrican en escala

La fabricación de vacunas requiere una larga serie de procesos biológicos, y evitar la contaminación es crucial. Las endotoxinas, que son moléculas peligrosas desprendidas por bacterias, son una fuente de contaminación. Para detectarlas, cada lote de vacunas, junto con sus viales y tapones, se prueba con una sustancia llamada lisado de amebocitos de Limulus, o LAL. La única fuente natural conocida de LAL es la sangre de cangrejo herradura, lo que significa que el suministro varía de un año a otro, y debemos tener cuidado de no agotar la población de cangrejos. Afortunadamente, se desarrolló una versión sintética de LAL que fue aprobada recientemente por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos y el regulador europeo de salud. Pero las empresas necesitan tiempo para validar y preparar la producción para estar listas para una vacuna contra el covid-19.

Los hígados de tiburón son otro eslabón sorprendente en la cadena de suministro de algunas vacunas. El escualeno del aceite de hígado de tiburón, que se usa principalmente en cosméticos y protectores solares, es parte de un adyuvante de vacunas, un factor que acompaña a una vacuna y amplifica sus efectos al proporcionar un estímulo adicional al sistema inmunológico. Deberíamos poder reutilizar el escualeno del mercado cosmético para ayudar en la producción de vacunas, pero podría ser incluso mejor usar escualeno sintético. Se puede producir bajo condiciones altamente controladas, pero nuevamente, necesitamos preparar los procesos de producción ahora. No queremos que la entrega de la vacuna falle porque no tenemos suficiente aceite de hígado de tiburón.

Las vacunas tradicionales funcionan al exponer el sistema inmunológico del cuerpo a un virus que se ha debilitado o neutralizado. Luego, cuando el sistema inmunitario vacunado se encuentra con la versión peligrosa del virus, ha sido entrenado para defenderse. Recientemente, se han desarrollado tipos completamente nuevos de vacunas que usan ADN y ARNm. Estas vacunas copian partes del material genético del virus y luego programan las propias células del cuerpo para producir los antígenos de entrenamiento inmunológico. Este enfoque es más rápido y más estandarizado que las vacunas tradicionales, y tiene el potencial de ser especialmente seguro porque no implica exponer a los sujetos al virus.

Las tecnologías de vacunas de ADN y ARNm han mostrado resultados prometedores, y dos de los principales contendientes a vacunas, el de Pfizer Inc. y el de Moderna Inc., utilizan la tecnología de ARNm. Pero el ARNm nunca se ha utilizado para producir una vacuna comercial para humanos, y mucho menos en grandes cantidades. Y escalar estas tecnologías puede no ser fácil. En particular, el ARNm se degrada rápidamente. Para evitar esto, debe estar “limitado” por una sustancia muy rara llamada enzima de caperuza de la vacuna, VCE por sus siglas en inglés.

Alrededor de 5 kilogramos de esta VCE son suficientes para producir cien millones de dosis de una vacuna de ARNm, pero los procesos actuales de fabricación de VCE requieren una capacidad tan elevada de los biorreactores que fabricar 5 kilogramos costaría alrededor de US$1.400 millones. Lo que es aún más significativo es que la capacidad mundial de biorreactores no puede apoyar la producción a ese nivel mientras también se producen otras vacunas y medicamentos para combatir el cáncer.

Si trabajamos duro ahora, podremos encontrar medios más eficientes para producir VCE. La expansión de la producción de biorreactores y la reutilización de biorreactores de las aplicaciones industriales a gran escala existentes también ayudarán a disminuir la presión en las cadenas de suministro para múltiples tipos de vacunas.

Incluso la entrega de las vacunas puede ser complicada. Las vacunas hechas con tecnología de ARNm deben almacenarse a temperaturas muy frías, lo que puede ser especialmente difícil en los países en desarrollo. Las vacunas de ADN no necesitan almacenamiento en frío, pero requieren nuevos métodos de administración, como las pistolas génicas. Necesitamos desarrollar y probar diferentes métodos de entrega ahora.

Todavía no sabemos qué candidatos a vacunas tendrán éxito. Podrían ser las vacunas tradicionales, o los enfoques más nuevos de ADN y ARNm, o posiblemente de otro tipo. Es posible que queramos usar más de una vacuna en diferentes poblaciones: los ancianos, por ejemplo, podrían responder mejor a una versión que a otra. Mientras tanto, algunas vacunas serán más adecuadas para su uso en países en desarrollo que otras.

Debido a que no sabemos qué candidatos funcionarán y a que la creación de capacidad de producción lleva tiempo, tenemos que apuntalar la cadena de suministro para todos estos diferentes tipos de vacunas a la vez. La economía mundial está perdiendo alrededor de US$500.000 millones al mes debido al covid-19, por lo que incluso si el desarrollo de cadenas de suministro cuesta miles de millones, es una buena inversión.

La economía mundial está perdiendo alrededor de US$500.000 millones al mes debido al covid-19

Por supuesto, podríamos pensar que las empresas privadas tendrían incentivos para coordinar ellas mismas las cadenas de suministro, y hasta cierto punto, lo están haciendo. Pero muchas se han comprometido a mantener los precios de sus vacunas cerca de los costos, tanto por altruismo como por temor a una reacción negativa de la población (o acción legal) si se considera que están especulando con los precios en medio de una pandemia. Y si las empresas no se benefician mucho de las vacunas contra el covid-19, entonces no tienen muchos incentivos para invertir en el aumento de la capacidad. En resumen: si los precios no pueden subir, entonces la única forma de alentar a las empresas a invertir más en producción es reduciendo sus costos, y eso significa que necesitamos inversión pública.

Las inversiones en mejoras a la cadena de suministro, como el refinamiento del proceso de fabricación de VCE, tienen aspectos de un bien público porque beneficiarán a muchas empresas farmacéuticas a la vez. La inversión pública en este tipo de I+D se justifica en tiempos normales, y aún más en el momento extraordinario que vivimos hoy.

Las cadenas de suministro fallaron cuando comenzó la pandemia y no podemos permitir que eso vuelva a suceder con las vacunas. Nadie debería morir porque una preparación deficiente nos impide ser capaces de desplegar rápidamente una tecnología que salva vidas. Tenemos que estar listos para producir miles de millones de dosis tan pronto como se apruebe una vacuna, y eso significa que tenemos que invertir ahora.

En esta Nota