miércoles 28 de septiembre de 2022
BLOOMBERG Crisis económica

La elevada inflación argentina implica todo un desafío para el ministro Massa

En agosto, los precios al consumidor subieron un 78,5% con respecto al año anterior, el mayor aumento en tres décadas.

16-09-2022 12:11

El aumento que registró la inflación argentina el mes pasado muestra la magnitud del desafío al que se enfrenta el nuevo ministro de Economía, Sergio Massa, y amenaza con frenar el rally que han experimentado los bonos en dólares desde su nombramiento.

Los precios al consumidor subieron un 78,5% en agosto con respecto al año anterior, el mayor aumento en tres décadas, mientras el Gobierno imprime dinero para financiar el gasto. Esto llevó al banco central a subir el jueves su tasa de interés clave en 5,5 puntos porcentuales, hasta al 75%, dejando la economía en un mayor riesgo de recesión.

Mientras hay quienes temen que la inflación bordeará los tres dígitos a fin de año, crece la presión para que Massa controle el gasto fiscal. Ha dicho que cumplirá el objetivo de gasto del 1,9% del déficit primario establecido en el programa de US$44.000 millones con el Fondo Monetario Internacional.

Maldita inflación: por qué el 100% anual es casi inevitable

“Está claro que recibió el mandato político de hacer lo que sea necesario para evitar que estalle una bomba de tiempo”, dijo Gorky Urquieta, inversionista de Neuberger Berman, cuya firma posee alrededor de US$25.000 millones en deuda de mercados emergentes. Pero “¿vamos a ver un giro completo hacia un Gobierno ortodoxo? No”.

Los bonos argentinos en dólares con vencimiento en 2030 subieron desde sus mínimos tras el nombramiento de Massa a fines de julio, pero pronto redujeron las alzas y se han cotizado en torno a los 25 centavos de dólar. La deuda de la nación sigue con un descenso de más de un 26% en promedio este año, según datos recopilados de un índice de Bloomberg, y se encuentra entre los peores desempeños de la región, solo mejor que Ecuador y El Salvador.

La escasez de reservas del país también llevó al Gobierno a devaluar temporalmente el tipo de cambio para los exportadores de soja en septiembre, en un intento por atraer más dólares. El tipo de cambio oficial actualmente es de 143 por dólar, mientras que el contado con liquidación —un tipo de cambio implícito basado en la diferencia de precios entre las acciones que cotizan en Argentina y en mercados en el exterior— es de 297 por dólar.

Dólar, inflación y déficit fiscal: ¿Cuáles son los números del presupuesto 2023?

Aunque los riesgos crecen en Argentina, todavía quedan algunos alcistas. Desde que asumió el cargo, Massa ha asegurado a los inversionistas y al FMI que está comprometido a bajar la inflación. Mantener las tasas por encima de la inflación también es un pilar fundamental del programa del Fondo con el país, que ha incumplido sus obligaciones internacionales nueve veces en poco más de 200 años desde su independencia.

Oxford Economics Ltd. tiene una “fuerte sobreponderación” sobre Argentina dada la opinión de que será necesaria una devaluación del peso para detener la fuga de dólares, aumentar las reservas y evitar un default total.

El nuevo ministro de Economía enfrenta enormes desafíos para restaurar la estabilidad financiera”, escribieron analistas de la firma. “Pero creemos que es probable una devaluación del peso (de alrededor del 10%), lo que contendría el riesgo de default”.

RM