jueves 06 de octubre de 2022
BLOOMBERG Internacional

En Brasil temen disturbios si Bolsonaro pierde las elecciones

Partidarios del presidente brasileño dicen que la idea de un desenlace violento es una tontería y sugieren que incluso mencionarlo es una forma de socavar a su candidato.

06-09-2022 09:50

Ciertamente no es algo probable. Definitivamente no es el escenario de caso base. Los apostadores lo llamarían, en el mejor de los casos, una posibilidad remota.

Y, sin embargo, un número creciente de operadores brasileños ha comenzado a posicionarse ante la posibilidad de que se produzcan turbulencias tras las elecciones presidenciales del próximo mes. La preocupación, que se origina en parte a raíz de los disturbios del 6 de enero en Estados Unidos, es que el presidente Jair Bolsonaro y sus partidarios podrían rechazar los resultados si pierde por un pequeño margen y tratar de usar la violencia para mantenerlo en el poder.

La idea ha estado circulando durante meses entre los brasileños comunes, particularmente el contingente socialmente progresista que se opone más fuertemente a la política populista de Bolsonaro. Pero ahora está proliferando entre los operadores de São Paulo y en las oficinas de fondos de cobertura del barrio de Leblón en Río de Janeiro, especialmente cuando las encuestas muestran que Bolsonaro está reduciendo su brecha con Luiz Inácio Lula da Silva, lo que sugiere una carrera más reñida de lo que se esperaba hace unos meses.

El gerente de fondos de cobertura Luis Stühlberger, una leyenda en los círculos de inversión brasileños debido a las ganancias del 20.000% de su fondo insignia en las últimas dos décadas, puede haber sido el primer administrador de dinero prominente en mencionarlo públicamente. Lo llamó el escenario de la “república bananera” de Brasil en un evento del mes pasado.

En este momento, existe un riesgo que no sé exactamente cómo valorar para los activos brasileños: que Lula venza a Bolsonaro por un pequeño margen”, dijo Stühlberger en un discurso ante otros gestores de cartera e inversionistas minoristas. Imagina un escenario tumultuoso que podría durar dos o tres semanas después de las elecciones.

En el debate presidencial Lula no "se quedó en blanco" sino que había terminado su tiempo

Al igual que otros operadores que hablaron con Bloomberg News —mientras que la mayoría se negó a declarar públicamente por temor a meterse en un tema políticamente delicado— Stühlberger dejó en claro en sus comentarios públicos que espera que la votación se desarrolle de manera ordenada. Pero no está dispuesto a apostar a que las tasas de interés caerán o la moneda se fortalecerá “por temor a ese pequeño margen”.

Los partidarios de Bolsonaro dicen que todo esto es una tontería y sugieren que incluso mencionar la idea es una forma de socavar a su candidato mientras busca un segundo mandato de cuatro años. Su oficina no respondió a las solicitudes de comentarios para esta historia. Pero los críticos dicen que el presidente ha avivado gran parte del miedo al sembrar dudas sobre la integridad del voto electrónico y el sistema de justicia. Él se comprometió a aceptar los resultados “siempre y cuando las elecciones sean limpias”.

Se acerca un indicador clave del riesgo: el feriado nacional del Día de la Independencia de Brasil el 7 de septiembre, cuando los partidarios de Bolsonaro planean mítines en varias ciudades. Esta fecha se ha vuelto estridente desde que Bolsonaro asumió el cargo.

El año pasado, apareció en un mitin en la principal avenida de São Paulo para criticar a un importante juez que había autorizado investigaciones contra él y sus aliados por presuntos ataques contra la democracia. Los comentarios belicosos, y lo que implicaban sobre el respeto del presidente por la ley, causaron una importante baja entre los activos brasileños los días siguientes.

Puede haber algo de ruido después de las elecciones y estas manifestaciones del 7 de septiembre serán una buena prueba de cuán relevante podría volverse ese tema para los mercados”, dijo José Tovar, director ejecutivo de Truxt Investimentos, un operador de fondos de cobertura con sede en Río con alrededor de 18.000 millones de reales (US$3.500 millones) en activos.

Imágenes nazis y besos con Putin y Trump: Bolsonaro no pagó su web y la oposición se la apropió

Reinaldo Le Grazie, exdirector del banco central que ahora es socio de la administradora de activos Panamby Capital, dice que su firma está apostando contra las acciones brasileñas debido en parte a las preocupaciones sobre la inflación, pero también por el riesgo de una elección tumultuosa.

“Bolsonaro ha imitado a Trump en casi todo, por lo que, por supuesto, existe el riesgo de que también copie lo que sucedió el 6 de enero”, dijo Le Grazie en una entrevista. “La elección será muy tensa y ambas partes son muy beligerantes. Y si la elección se decide por un pequeño margen, el riesgo aumenta”.

El administrador de dinero con sede en São Paulo, Safari Capital, está cubriendo parcialmente su cartera de acciones de Brasil utilizando opciones debido a preocupaciones similares.

“La agitación postelectoral no es nuestro caso base, pero existe cierto riesgo derivado de la política”, dijo el socio fundador Marcelo Cavalheiro.

Si bien los inversionistas están ampliamente de acuerdo en que la agitación relacionada con las elecciones sería negativa para los activos brasileños, así como para Brasil, están divididos en cuanto a si sería mejor para los inversionistas una presidencia de Lula o de Bolsonaro. Se esperaría que Lula ejerciera un mayor control estatal sobre la economía, pero su mejor posición internacional podría atraer dinero a los mercados locales.

Importantes encuestas de opinión han mostrado que Lula, quien anteriormente fue presidente de 2003 a 2010, mantiene una ventaja significativa sobre Bolsonaro, aunque su ventaja se ha reducido desde principios de año. Las posibilidades de que Lula gane las elecciones presidenciales de Brasil el 2 de octubre han disminuido y una segunda vuelta se ha convertido en el resultado más probable, según los administradores de dinero. La encuesta más reciente de DataFolha mostró que Lula tenía el 45% de los votos en la primera vuelta y Bolsonaro, el 32%.

CFK y los temores en Brasil

Incluso si hay caos relacionado con las elecciones, no está del todo claro cuál podría ser la reacción del mercado. El índice S&P 500 avanzó el 6 de enero de 2021 y durante los dos días posteriores al ataque al Congreso de EE.UU. por parte de los partidarios de Donald Trump. Sin embargo, Brasil es una democracia más joven y frágil, y sus mercados tienden a ser más volátiles.

Incluso cuando la elección presenta riesgos, los extranjeros se han sumado a las apuestas optimistas de Brasil durante el último mes, invirtiendo US$3.200 millones en acciones brasileñas en agosto. Los fondos locales y extranjeros redujeron sus posiciones largas en dólares en US$1.300 millones cada uno en el mismo período, lo que indica cierta disposición a apostar por un resultado más optimista sin importar quién gane la votación de octubre.

Aun así, eso no significa que los inversionistas globales no sean conscientes del riesgo de turbulencia.

“Bolsonaro no se trata solo de cuestiones económicas, sino también de cuestiones personales, es la forma en que la gente reacciona ante él”, dijo Richard Hall, analista de deuda soberana de T. Rowe Price, que tiene US$13.000 millones en activos de renta fija de mercados emergentes bajo administración. “Estoy más preocupado por las consecuencias de las elecciones ahora”.

También te puede interesar