Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 16 de octubre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / MACRI TOMA AIRE
domingo 30 junio, 2019

Contragolpe

Un par de estadísticas y el acuerdo con la UE alimentan al Gobierno.

por Carlos De Angelis

Segundos afuera, Mauricio Macri. Foto: Pablo Temes
domingo 30 junio, 2019

El Gobierno siente en estos días que puede volver a sonreír.

Para usar la gastada metáfora boxística, el macrismo logra salir del rincón en donde estuvo agazapado por largos meses desde aquel fatídico abril de 2018 donde los inversores bajaron el pulgar a las posiciones financieras argentinas para volver al centro del ring. Dos factores se alinean para colaborar en ese suceso: algunos datos económicos favorables y la perspectiva de que van a poder volver a polarizar con Cristina Kirchner.

Salvavidas. En lo económico, el Gobierno encuentra en la estabilidad del dólar el salvavidas que se conecta con un fenómeno extraeconómico, la idea de que la estabilidad cambiaria significa gobernabilidad política. Bien lo supo Carlos Menem cuando en sus días ató la moneda argentina al dólar con el famoso 1 a 1, tirando la llave en un acto parangonable a la Casa Tomada de Julio Cortázar. La alta inflación residual con que debutara la convertibilidad en los tempranos 90 significó un lastre estructural que terminaría estallando una década más tarde. Sin embargo, muchos argentinos aún añoran aquellos años dorados de vacaciones en Brasil y Miami.

También se festeja la “recuperación” del 0,8% respecto al mes anterior en la actividad económica según el Indec. Ya muchos economistas plantean que ahora sí “lo peor ya pasó” y que el país está saliendo de la recesión. Si esto fuera así, el país emergente es uno completamente distinto desde el 2015, los únicos sectores que crecen ostensiblemente son los vinculados a la agricultura, ganadería y pesca, mientras que el PBI del primer trimestre cae con respecto al acumulado del año anterior un 5,8% con una fuerte caída en las inversiones (-24,6%) y un descenso en el consumo en centros de compras (-22,9%). Un elemento adicional que el Gobierno suma es la firma del preacuerdo de libre comercio Unión Europea-Mercosur. Los argentinos en términos generales no suelen prestar atención a las relaciones internacionales, pero “la vuelta al mundo” del país será un concepto muy presente en la campaña oficialista.

La otra “alegría” que festeja el Gobierno la aportó el diario Clarín en su portada del domingo 23 de junio tras el cierre de listas: “Macri reforzó el armado oficialista y La Cámpora copó las listas del PJ”. Este peculiar titular muestra a un Presidente activo potenciando sus estructuras electorales, mientras una agrupación juvenil habría tomado “por asalto” los lugares disponibles frente a “respetables” actores derrotados. Más allá de lo verificable del hecho (efectivamente varios de los primeros lugares de la lista en provincia de Buenos Aires serán para referentes de esa agrupación) el Gobierno encuentra allí elementos significantes claves para volver a tensar a la sociedad entre dos posturas antagónicas: el “futuro contra el pasado”, “la República contra el autoritarismo”, “nosotros contra ellos”.   

Mercado laboral argentino: por qué cada vez hay menos trabajo en blanco

Venir de atrás. El “envalentonamiento” del macrismo encuentra referencias en clave demoscópica. Varias encuestas muestran una recuperación de la imagen del Gobierno en el mes en curso y esperan que se correlacione con la intención de voto. Allí las expectativas son esperanzadoras. Si Juntos por el Cambio supera los 35% entra en “zona DRS”, para ponerlo en términos de Fórmula Uno, se podían abrir las compuestas de la reelección. El DRS (Drag Reduction System) es un dispositivo que utilizan los autos para facilitar el adelantamiento cuando la distancia con el competidor de adelante se acorta. En términos políticos el Gobierno siente que aun perdiendo en primera vuelta puede ganar en el ballottage uniendo una mayoría de votantes contra el albertocristinismo. Es cierto que a Mauricio Macri experiencia no le falta en esos escenarios, en las tres elecciones ejecutivas que se presentó ganó en segunda vuelta, las dos primeras para la Jefatura de Gobierno en 2007 y 2011, y la presidencial de 2015. Solamente en esta contenida alegría emergente puede el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne presentar una plataforma electoral de reformas estructurales a medida de los centros financieros internacionales.   

Claro que el gran obstáculo frente al escenario favorable que presenta el oficialismo son las PASO. En las primarias buena parte del electorado que supo conquistar Macri en la segunda vuelta de 2015 puede ejercer un voto castigo sobre las listas oficialistas. Son los que no quieren a Cristina, pero tampoco quieren a “éste” Macri. No quieren al Macri de la recesión como estrategia antiinflacionaria, ni al Macri distante diciendo que "hay que aguantar". Por eso la tarea urgente de los cerebros electorales amarillos es desarmar los caminos alternativos para estos sectores. Por un lado, sienten un fuerte alivio del "giro peronista" que cobró el sector de Roberto Lavagna, especialmente por haber elegido a Graciela Camaño para encabezar la lista de diputados en la provincia de Buenos Aires. Esa decisión evitaría el drenaje de votos de María Eugenia Vidal que sería evidente en ese sector si por ejemplo la candidata hubiera sido Margarita Stolbizer. Por eso el fleco a esmerilar con ahínco es el de José Luis Espert quien en forma insólita se ha instalado casi como un candidato antisistema y que más allá del acuerdo que puedan o no tener con las propuestas ultraliberales del economista, muchos votantes sienten que esa opción le duele más al Gobierno que el voto a Alberto Fernández.  

Adiós muchachos. El problema es que contrariamente a lo que se sostiene desde cierto sentido común el voto no “es de los ciudadanos porque no es una cosa, ni una sustancia, sino una categoría relacional. Los votantes observan una determinada oferta electoral, construida por la clase política con gran autonomía a lo que antiguamente se llamaba las bases y donde los ciudadanos eligen sobre lo disponible, lo que los lleva no pocas veces a votar por la negativa para que no gane otro. El voto relacional es propio de la posdemocracia, donde las identidades partidarias (como tantas otras) se han evaporado casi por completo. Por eso también los lamentos porque “no existen los partidos políticos” son en realidad nostalgias de un mundo social que ya no existe, y que –como dice el tango– ya no volverá.

*Sociólogo (@cfdeangelis)


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4784

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.