Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
viernes 18 de octubre de 2019 | Suscribite
COLUMNISTAS / LISTAS ELECTORALES
sábado 22 junio, 2019

Bandera de largada

Definidas las nóminas habrá que ver si será más efectiva la fórmula sorpresa de Macri o la de CFK.

por Carlos De Angelis

PERON-ISTMOS. Foto: Pablo Temes
sábado 22 junio, 2019

Con todas las cartas sobre la mesa ha quedado conformada la oferta electoral de cara a las elecciones nacionales de este año.

Apuestas. Las grandes sorpresas ya tienen varios días en las portadas de los periódicos, Cristina Kirchner cediendo la candidatura presidencial a Alberto Fernández y Mauricio Macri convocando al líder del bloque justicialista del Senado de la Nación, Miguel Angel Pichetto. Quedará para los historiadores del futuro analizar las subjetividades puestas en juego en esos giros, pero el análisis urgente tiene que ver con la eficacia electoral de semejantes apuestas.

Comparativamente, el impacto más fuerte lo dio Cristina con su disposición a bajar un escalón en la competencia colocando en su lugar a un fuerte crítico de su gestión como fue Alberto Fernández. La autocrítica que incorpora esa doble decisión quedó sin explotar a fondo por parte del kirchnerismo, por lo que muchos medios de comunicación eligen prestar un altavoz a personajes marginales en la política argentina como Dady Brieva o Mempo Giardinelli, lo que obliga a Fernández a dedicar su más escaso recurso, su palabra, a desmentir planes de Conadeps imaginarias, reformas constitucionales exprés, o Ministerios de la Venganza con guillotinas a disposición.

Las PASO traen una nueva decepción por falta de competencia intrapartidaria. 

La incorporación de Pichetto como compañero de Macri mostró que el otrora Cambiemos resultó ser una organización mucho más estructurada que el peronismo. La incorporación de un extranjero a las huestes políticas del PRO rompió los manuales de la posideología que elaboraron trabajosamente Jaime Duran Barba y Marcos Peña, pero aún así, prácticamente no se escucharon voces disidentes a la estrategia rupturista.

Por otra parte, tampoco han sido claras las expectativas puestas en el experimentado Pichetto, pero novel candidato a vicepresidente, un cargo sin grandes prerrogativas constitucionales, pero que es el reemplazo natural ante cualquier contingencia que pueda afectar al presidente de la Nación. No es evidente si la jugada apuntaba a integrar un cuarto socio en la alianza, para lo cual Pichetto debía traer tras sí un bloque de legisladores y gobernadores peronistas, o por lo menos asegurar que no apoyen a F&F, buscando que gobernadores como Juan Schiaretti arriesguen legisladores propios en el Congreso Nacional presentando lista corta. La otra apuesta (posiblemente más efectiva) es que Pichetto se constituya como “el” vocero de Juntos por el Cambio y vaya a seducir a los votantes de Sergio Massa y a otros ni-ni de la tercera vía y de la tercera y más grande sección electoral de la provincia de Buenos Aires.  

Peronismo por doquier. El antiperonismo realmente existente ha quedado dolido por la incorporación del senador Pichetto en la fórmula presidencial macrista y observa que los candidatos peronistas se cuelan por todos lados, debiendo o bien escudarse en alternativas minoritarias o bien metabolizar las explicaciones del junticambismo sobre las excepcionalidades del caso del senador por Río Negro.

La estrategia central del macrismo va a ser alcanzar los 35 puntos en la primera vuelta, esperando que Alberto Fernández se estacione en algún punto en la franja que va de los 40 a los 45, para aplicar con toda su fuerza el artículo 98 de la Constitución Nacional y dar vuelta la elección en el ballottage del 24 de noviembre. Quienes creen que esa empresa es posible, plantean que capturarán en su totalidad los votos de los libertarios de Espert, así como gran parte de los consensualistas de Roberto Lavagna.

 Por el otro lado, en el doble fernandismo la apuesta central es superar los 45 puntos, para ganar en primera vuelta y por eso se hizo el esfuerzo de sumar a Sergio Massa para finalizar encabezando la lista de diputados nacionales.

La alternativa más atractiva era que el tigrense se uniera a unas PASO nacionales, pero naufragó por la propia lógica de la ley que elimina de la escena a los derrotados. Ahora Massa tendrá presencia tanto en agosto como en octubre.

Queda por ver qué voto pueden atraer las candidaturas por fuera de la gran polarización. Por una parte, el desmembrado camino central de la política argentina tendrá su oportunidad con Roberto Lavagna y Juan Manuel Urtubey. Las clases medias de los grandes centros urbanos como CABA, Córdoba y Rosario son los principales targets donde esperan cosechar sufragios para llegar a los ansiados diez puntos nacionales.

Las huestes libertarias de José Luis Espert se configuran como uno de los principales misterios de la elección. Subestimados por el macrismo que creía que nunca superarían el punto y medio requerido por las PASO para acceder a la elección general ahora se encuentran con un espacio pequeño, pero que pesca en la misma franja de clases medias altas donde el macrismo tiene su núcleo duro. En menor medida, algo parecido pasa con la candidatura del ex funcionario del gobierno de Macri y ex mayor del Ejército Argentino Juan José Gómez Centurión, quien descubre que la posición más dura del sector celeste antiabortista puede transformarse en una opción traccionadora de votos.

Pichetto: de profesión ideólogo

No pasó. Finalmente, la figura de las PASO traen una nueva decepción por falta de competencia intrapartidaria o en los frentes electorales. Habrá que pasar el peine fino para ver si a nivel intendencia o Legislaturas locales se abrió la competencia para dar distintas opciones a los votantes. Es que las PASO se transformaron en un experimento endiablado con resultados imprevistos, más allá de experiencias positivas como la del propio Macri en 2015 u Omar Perotti en Santa Fe este año.

Así como están planteadas, evidentemente las primarias no funcionan, con el riesgo de otorgarles una información vital a nivel mesa electoral a los oficialismos de turno para que puedan operar en territorio hasta las elecciones generales con grandes recursos a disposición. Sin duda, se debe cambiar la ley para que o bien puedan integrarse en la fórmula presidencial quienes obtengan la mayor cantidad de votos, u otras alternativas, como que sean obligatorias para los partidos, pero optativas para los ciudadanos (caso Uruguay) o que solo acudan a las primarias quienes presentan alternativas (caso Chile).  

La larga ronda de nombres ha llegado a su fin, ahora es cuestión de seducir a los votantes.

 

*Sociólogo (@cfdeangelis).


Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4786

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.