COLUMNISTAS
UN TIEMPO NUEVO

El caos, Zaffaroni y la red

La realidad sigue transformándose a una velocidad exponencial, y cuando termine el período Javier Milei, habrá desaparecido mucho de lo que existe. El desafío no está en enfrentar un comunismo que desapareció, sino en poder usar a nuestro favor la revolución tecnológica para que todos podamos ser más felices. El problema de los latinoamericanos no es luchar en contra del comunismo o impedir que la guerrilla tome el cuartel Moncada, sino que logremos participar en la colonización del cosmos. Tenemos que manejar la inteligencia artificial para superar nuestra tontería natural.

20230114_ecuador_temes_g
| Pablo Temes

En 2023, una empresa holandesa imprimió 500 toneladas de carne. La impresión de alimentos se viene perfeccionando desde hace años, superando un problema: la carne impresa era muy cara. Pero la ley de desarrollo de la ciencia dice que la tecnología duplica su sofisticación todos los años, mientras sus precios bajan a mayor velocidad.

La carne que producen los holandeses tiene un precio competitivo con la que se produce en nuestra pampa. La carne impresa tiene algunas ventajas: se puede programar para que no tenga sustancias nocivas para la salud humana, se puede alterar su textura y sabor con solo una instrucción de la computadora.

El sabor es excelente, varía según las instrucciones que demos a la computadora para que las transmita a la impresora. Se puede imprimir carne de pollo, vacuno, cerdo o de otro animal, usando el mismo material de base. La lucha de los veganos con los carnívoros está por llegar a una síntesis feliz. Pronto podremos comer carne sin dañar al planeta con la crianza de los animales, que es el principal contaminante de la atmósfera, y sin matar a ningún animal.

Quise experimentar personalmente la calidad de esta carne comiendo hamburguesas impresas para comparar su sabor con las de una marca internacional que suelo consumir. No me fue posible distinguir unas de otras, el sabor es el mismo. Cuando hay fábricas que producen con éxito este tipo de carne, es probable que la tecnología se difunda rápidamente, y que en pocos años Argentina no tenga qué hacer con su ganado.

Los adelantos tecnológicos en la sociedad y la política tendrán un gran impacto

Imprimir carne es más complejo que imprimir otros alimentos más elementales. Se pueden imprimir granos, hortalizas, y lo más probable es que, en pocos años, podamos imprimir en la cocina de la casa muchas de las cosas que compramos en locales comerciales.

Las consecuencias de los adelantos tecnológicos en la sociedad y la política van a ser descomunales. ¿En qué van a trabajar los habitantes del campo argentino? ¿Qué ocurrirá con nuestro país, que es básicamente agrícola?

Los camioneros perderán su trabajo no solo porque desaparecerá la mayor parte de las cosas que hoy transportan, sino también porque se van a imponer los camiones autónomos, manejados por robots, que se encargarán de transportar lo que sea necesario.

La automatización del transporte va a llegar pronto a otras actividades como buses, trenes, barcos y aviones. Empresas como Tesla y Google invierten ingentes cantidades de dinero para diseñar tecnologías seguras para trabajar con coches autónomos, o autobuses, como el que sirve en la Universidad Autónoma de Madrid.

Desde hace bastante tiempo existen trenes sin maquinistas en las líneas de metro de varias ciudades, y todos los años existen otras que adoptan este sistema para sus líneas. En Australia existe un ferrocarril que transporta mercancías con trenes que no tienen personal humano.

Podríamos escribir muchas páginas sobre esta revolución y cómo afecta a la vida de todos, cómo se instala en nuestras casas, lugares de trabajo, cómo controla nuestra vida desde el celular. No hay opciones. La realidad va hacia allá aunque los brujos de todas las religiones del mundo hagan exorcismos para impedirlo.

Me siento ciudadano del mundo. Me identifico un poco más con Ecuador, Argentina y México, los países en los que viví la mayor parte de mi vida adulta, pero tengo aversión al nacionalismo, al que creo una forma torpe de comprender la vida, que supone que quienes nacieron cerca del sitio en el que nací, son superiores de los otros seres humanos, solo por esa razón. Por eso mismo creo que los latinos somos capaces de desarrollarnos tanto como los habitantes de Silicon Valley y debemos hacerlo.

La derogación de las normas garantistas propuesta por el DNU es indispensable

La economía y la ciencia se han desarrollado en los países liberales, no en los totalitarios, así como los principios que hacen más luminosa a esta etapa de la historia. Los derechos de las mujeres, de las minorías sexuales y los derechos civiles, se desarrollaron en Occidente, en la sociedad capitalista. En los países comunistas y en las teocracias, no hubo mujeres o gays que participen del poder.

Pero en general, nuestros políticos son el grupo más retrasado. Mientras jóvenes y empresarios incorporan la inteligencia artificial a sus actividades, los políticos se empantanan en discusiones del siglo pasado. Forman clubes de exmandatarios rechazados por la mayoría de la población de sus países, y se enfrentan en discusiones arcaicas.

Las reformas propuestas por Javier Milei en su DNU apuntan a destrabar la legislación de una de las sociedades más arcaicas del continente. Nuestro país no estuvo gobernado por comunistas que trataron de implantar una economía centralmente planificada, ni la dictadura del proletariado. Juan Carlos Onganía, Massera, Videla, Fortunato Galtieri, no fueron comandantes de columnas guerrilleras auspiciadas por Cuba, sino oficiales de las fuerzas armadas argentinas, aliados a sectores sindicales y eclesiásticos, que trataron de imponer un falangismo tercermundista anticomunista. La fantasía de un líder militar, mesiánico, apoyado por la Iglesia y por el “pueblo” rondó por los sectores de extrema derecha argentina que trataron de organizar un “peronismo sin Perón” durante décadas. Se generó una sociedad llena de impedimentos y prohibiciones, el capitalismo de amigos, prebendas y clientela, que nos ha caracterizado por más de un siglo. Es en contra de ese modelo que Milei debe desregular la sociedad, implantando un liberalismo que permita el desarrollo, cosa completamente necesaria para construir la sociedad del futuro.

En el derecho penal y en la cultura latinoamericana tuvo una enorme influencia el garantismo predicado por Raúl Zaffaroni, jurista, y criminólogo argentino, exmiembro de la Corte Suprema de Justicia. Zaffaroni ha sido un abogado destacado, que elaboró una teoría según la cual, cuando un jubilado es asesinado por tres malhechores que quieren sacarle sus ahorros para comprar droga, el viejo está bien ajusticiado. Al tener ahorros, es un representante del capitalismo opresor que la gente de bien debe combatir, para que los débiles, los jóvenes asesinos, puedan combatir al capitalismo opresor.

Recientemente Bergoglio nombró  a Zaffaroni para un alto cargo en el Vaticano, para auspiciar la lucha de los islámicos en contra de la cultura occidental en Europa. La Iglesia de Roma no ha protestado por el asesinato de medio millón de cristianos ocurrido en estos últimos años a manos de terroristas como Boco Haram en Nigeria y el Medio Oriente, pero está inquieta por la situación de millones de migrantes islámicos que son vejados en Europa por los reaccionarios cristianos. Zaffaroni supo difundir las actitudes prodelictivas en América, ahora promoverá al islam.  

El nacionalismo  supone que quién nació cerca de donde yo lo hice es superior

La publicitada guerra interna del Ecuador en contra de la delincuencia tiene su origen en esta filosofía. El país fue tradicionalmente una isla de paz liberal, que se volvió más atractiva por al exitoso proceso de dolarización que atrajo a pobres de otros países.

Durante el gobierno de Rafael Correa reinó el zaffaronismo. Miles de personas vinculadas al narcotráfico se beneficiaron con amnistías, algunos miembros de peligrosas pandillas fueron incorporados a la sociedad y pasaron a ocupar cargos de importancia en el partido de Correa y en la política. Desde sus nuevas posiciones promovieron con más eficiencia sus antiguos negocios. El gobierno abrió el país a todos los ciudadanos del mundo que quieran afincarse el él, sin que se les pidan los certificados de antecedentes penales, como se hacía hasta entonces.

Convertido en un país “amigable para delincuentes” Ecuador vio como se instalaban malhechores  senegaleses, albaneses, y de todos los países de la región. Cuando el gobierno del sargento Maduro hizo colapsar a Venezuela, se instalaron en Ecuador al menos medio millón de venezolanos que no siempre fueron de los mejores. Su actividad delincuencial ha provocado la existencia de actitudes xenófobas. En varias ciudades se ha producido una verdadera cacería de venezolanos para expulsarlos para evitar el incremento del delito.

En ese contexto, durante los últimos años se difundió la violencia y el asesinato, las cárceles pasaron a ser controladas por los delincuentes y se ha podido descubrir una enorme red de conexiones entre los delincuentes, políticos, jueces, fiscales, que manejan los procesos a voluntad de los narcotraficantes.

Estoy fuera del país por un tiempo, con poca o ninguna conexión al internet. Me pude enterar sin embargo que este martes un grupo de personas, aparentemente vinculadas al delito,  se tomó un canal de televisión.

El incidente fue muy bizarro. No lo hicieron en nombre de ninguna de las organización que operan en el mundo del hampa, ni difundieron ningún comunicado que diga algo, como es usual en estos casos. Poco después llegó la policía y se entregaron en un ambiente fraternal que llamó la atención. A partir de ese momento se produjo un alud de mensajes en la internet, publicitado  atentados que no existían, que produjeron pánico en la población. A la tarde el presidente declaró el estado de guerra interna.

Las medidas para derogar las normas garantistas de las leyes argentinas propuestas por el DNU, son indispensables. Lo que no se puede sacrificar es la vigencia de las instituciones, que a pesar de todos los avatares se ha mantenido en el país. Somos un país demasiado complejo como para transformarlo con un tuit de varias páginas.

* Profesor de la GWU. Miembro del Club Político Argentino.