Soleado
Temperatura:
21º
Ciudad:
Buenos Aires
miércoles 20 de noviembre de 2019 | Suscribite
CóRDOBA / PERFIL DEL NUEVO VOCAL
domingo 13 octubre, 2019

Con Luis Angulo el TSJ incorpora un juez con fuerte sesgo gremial

Quién lo acercó a Juan Schiaretti durante la intervención a Santiago del Estero en los '90. Qué rol le cupo en un pleito que lo enfrentó a la Universidad Nacional de Córdoba en los '80.

por María Ester Romero

LUEGO DE JURAR. Luis Angulo, ya en su rol de vocal del Tribunal. Foto: Fino Pizarro
domingo 13 octubre, 2019

¿Qué significado tiene la incorporación de Luis Eugenio Angulo al Tribunal Superior de Justicia de Córdoba? La pregunta tiene múltiples respuestas y la realidad que se escriba a partir de ahora las brindará. Que un exministro del Ejecutivo desembarque en el máximo tribunal judicial es un dato reprochable para la construcción de la institucionalidad, al tener en cuenta que con él suman tres los exfuncionarios del mismo color político que gestiona a Córdoba desde hace 20 años. Se suma a María Martha Cáceres de Bollati y Sebastián López Peña.

Al mismo tiempo, hay que reconocer que su trayectoria profesional y como funcionario público en 46 años de vida pública permite trazar el perfil que constituirá al cuerpo. Su desempeño como asesor de numerosos sindicatos, formador de dirigentes de ese ámbito y las posiciones que sostuvo permiten deducir que al TSJ llegó un juez con fuerte sesgo gremial. Si bien hay otros especialistas en Derecho Laboral, como Mercedes Blanc de Arabel y Luis Rubio, el dato distintivo de Angulo es su origen sindical y peronista.

Héctor Ramón Morcillo, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Alimentación (STIA), lo conoce desde los '70, cuando Angulo era un veinteañero que trabajaba como boletero del Jockey Club. La dictadura cívico-militar argentina llevó a Morcillo a la cárcel y en los '80 se reencontraron.

Un abogado y periodista que conoce a ambos, José Angel Villalba, relató a PERFIL CORDOBA que por aquellos años de prosperidad de la industria de alimentos Angulo se incorporó como asesor del STIA cuando ganó la facción que conduce el gremio hasta hoy.

No solo asesoró a los trabajadores y asistía a las audiencias –recuerda Morcillo– sino que participó del rearmado del sindicato después del proceso militar capacitando a los nuevos dirigentes. Discutió convenios colectivos, enfrentó el cierre de fábricas importantes con las consecuentes crisis laborales y seguía participando en la formación hasta tiempos recientes.

Cómo lo conoció Schiaretti. En los '90, Morcillo sugirió su nombre al designado interventor de Santiago del Estero, Juan Schiaretti, para presidir el Tribunal Superior de Justicia de aquella provincia. “Nosotros aportamos su nombre, así lo conoció, de ahí en más no sé cuál fue la relación personal que cultivaron”, afirmó. Los asiduos viajes a la provincia norteña dejaron secuelas en su físico. En uno de los itinerarios, el auto en el que se conducía sufrió un vuelco y debió cargar muletas durante meses.

Promediando los '90 se incorporó al gabinete de José Manuel de la Sota como secretario de Trabajo, también a propuesta de los gremios.

Eugenio Biafore, abogado laboralista, recordó una fuerte discusión que los enfrentó sobre el modelo sindical argentino. Fue cuando, en los 2000 la Corte Suprema de Justicia avaló la pluralidad en la representación gremial.

Angulo defendía el paradigma vigente desde los '70, cuestionado por numerosos sectores por la burocratización y falta de democracia interna. “Pensaba que se había atalonado en ese modelo – admite Biafore– pero reconozco que era un tipo con convicciones y valoro que lo animó la defensa de los laburantes”. Las posiciones dicotómicas se trasladaron al ámbito académico donde la universidad los convocó a ambos para un encuentro ‘al estilo Rocky’, para plantear y discutir sobre sus posiciones antagónicas.

 

LA PRIMERA GRAN VICTORIA JUDICIAL

Hay un juicio que lo marcó. El expediente en el que el ingeniero civil y vicecomodoro de la Fuerza Aérea, José Benigno Arce, fue despedido sin sumario previo por la Universidad Nacional de Córdoba en plena dictadura.

Arce tenía historia. Había sido director de Iame, Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado, antecesora de la Fábrica Militar de Aviones (hoy Fadea). Allí encabezó el proyecto de creación de tractores Pampa.

Tras alejarse de Iame, fue convocado para dirigir el Laboratorio de Hemoderivados de la UNC, donde promovió el desarrollo de esa industria. Denunció el desvío de fondos de la institución a otros destinos y como represalia fue declarado “prescindible”, echado sin sumario previo y denunciado falazmente. Todo sucedió en pleno proceso militar. Angulo se hizo cargo de su defensa en los '80.

En primera instancia lo ganó, luego la Cámara Federal revocó esa decisión y logró llegar hasta la Corte Suprema de Justicia de la Nación que le dio la razón y en 1987 el fallo quedó firme ordenando un resarcimiento económico a la familia. Arce, desgastado por cómo se había afectado su honorabilidad, había fallecido cuatro años antes.

María Pilar Martínez, su viuda, presenció el juramento de Angulo el viernes pasado.

 

COMO QUEDO EL TSJ

El máximo tribunal de justicia provincial quedó integrado con los jueces: María Marta Cáceres de Bollati (presidenta), Aída Tarditti, Mercedes Blanc de Arabel, Luis Rubio, Domingo Sesín, Sebastián López Peña y Luis Angulo.


Temas

Comentarios

Lo más visto

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4819

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: Ursula Ures | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Diario Perfil S.A.