miércoles 07 de diciembre de 2022
CóRDOBA POR VIOLENCIA DE GÉNERO Y ABUSO

Con nuevos defensores, Diego Concha podría pedir que se unifiquen las causas

El estudio de Darío Vezzaro asumió el patrocinio del exfuncionario provincial. Dudas sobre el manejo de los fondos para bomberos. ¿Se viene otra denuncia? El impacto político en el gobierno.

05-12-2021 00:49

Mientras Diego Concha continúa alojado en la cárcel de Bouwer, el viernes a última hora asumió su nuevo defensor, Darío Vezzaro. El estudio jurídico del exfiscal general se hizo cargo del patrocinio del ahora exdirector de Protección Civil de la provincia. Así lo confirmó a PERFIL CÓRDOBA, el abogado Eduardo Gómez Caminos, quien dijo que presentaron el poder como defensores y no realizaron ningún planteo porque antes quieren leer el contenido de los expedientes.

Una causa está radicada en la fiscalía de Cosquín, a cargo de Paula Kelm, por violencia de género contra su expareja. Por estos hechos está detenido e imputado por amenazas calificadas, coacción y lesiones, con el agravante de violencia de género.

La otra causa está en la fiscalía de Carlos Paz, a cargo de Jorgelina Gómez. Allí está la denuncia de una mujer por el presunto abuso de su hija, de 26 años. El hecho habría ocurrido hace 20 días, pero la joven lo calló hasta que se hizo pública la detención, el fin de semana pasado. A partir de la noticia, sufrió un shock traumático y debió ser internada y tratada. Todavía no ha podido declarar. Los especialistas dirán en qué momento estará en condiciones de hacerlo. La fiscal Gómez puso en marcha la pesquisa, aunque será clave el testimonio de la víctima, cuando ella pueda brindarlo y no resulte contraproducente al tratamiento que le indicaron. Por eso la testimonial no tiene fecha.

“A Diego Concha se le vino la noche”, es el comentario recurrente en círculos políticos y judiciales. A las dos existentes, podría presentarse otra denuncia en su contra. Desde hace tiempo hay sospechas sobre el manejo de fondos como director de Defensa Civil en la compra de insumos para los bomberos. Quienes tienen esas pruebas están analizando llevarlas a la Justicia.

¿Una Fiscalía para todo? Una de las estrategias que podría encarar la defensa sería unificar los expedientes en una sola fiscalía, donde está la causa por el delito más grave. Pero, la naturaleza diferente de los hechos denunciados y el que hayan ocurrido en diferentes jurisdicciones judiciales (Carlos Paz y Cosquín) atentarían contra esa pretensión.

Fuentes tribunalicias dejaron trascender que, en principio, por reglas procesales no corresponde la acumulación durante la instrucción. Más bien, podría suceder en la instancia de elevación a juicio si prosperan las causas hasta esa situación.

La otra posibilidad es que el fiscal General, Juan Manuel Delgado, dicte una orden para acumular las investigaciones.

El peso de la función. Hay otro aspecto no menos importante. La función y el rango que tenía Concha mientras sucedieron los hechos por los que está acusado. La información que trascendió sobre el presunto abuso es que la víctima intentó ingresar al Equipo Técnico de Acción contra Catástrofes (Etac) y por eso contactó a Concha. Según denunció la madre de la joven, la convocó a una reunión y en esa circunstancia él la subió a su auto para trasladarla hacia un lugar de donde ella huyó ante el intento de abuso. “Hubo manoseo”, dijo en declaraciones a Canal 12.

En relación con la causa por violencia de género, su expareja cumplía tareas en el Etac, un organismo que dependía de él. Antes, había estado en el cuerpo de Bomberos de Los Cocos.

En ambos casos, la función que cumplía lo colocó en una situación de poder por sobre las dos mujeres que lo denunciaron.

Coletazos políticos. La nueva situación de Diego Concha generó un cimbronazo en el Ministerio de Seguridad del Gobierno provincial. Su figura sospechada emergió como la contradicción al discurso y las políticas en defensa del género que tiene la administración de Juan Schiaretti, hasta llegar a incomodarlo. Lo expulsaron del puesto que ocupaba apenas trascendieron las denuncias que se avecinaban.

Y, casualidad o causalidad, todo se desencadenó el día siguiente al 25N, el día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las mujeres. Que un funcionario del rango y perfil de Concha fuera investigado por amenazas y agresión a su expareja y por el abuso a una joven, tenía un alto costo político. No es lo mismo que lo investiguen estando en la función que fuera del cargo. Por eso, le soltaron la mano.

Gobierno de Cordoba
POLÍTICA DE ESTADO. Las cuentas del Gobierno provincial muestran en sus perfiles el discurso de lucha en contra de la violencia contra las mujeres. Concha es la contradicción.

“A buen entendedor pocas palabras”, interpretó una fuente en tribunales la semana pasada cuando se analizó la cronología de los hechos. Renuncia casi en forma simultánea a la denuncia de su expareja, se libra la orden de detención y es detenido. Todo en cuestión de horas.

El ministro de Seguridad, Alfonso Mosquera, sumó una mancha más. Lo afectó de lleno. Venía salpicado por la crisis institucional policial desatada tras el crimen de Blas Correas, al que le siguió el de Joaquín Paredes, en Paso Viejo. La salida de Diego Concha, podría ser la secuencia final de su gestión.

Fuentes gubernamentales comentaron a este medio que existe la posibilidad de que el ministerio deje de ser tal y pase a tener rango de secretaría, bajo la órbita de la cartera de Gobierno. Y suenan enroques y cambios en la plana mayor de la Policía de Córdoba y el área de Seguridad provincial.

En esta Nota