3rd de March de 2021
CóRDOBA ESCALADA DE PRECIOS
14-02-2021 01:00

Economía doméstica: en alerta por el nivel de endeudamiento

Datos del canal minorista constatan un aumento de familias que no pueden afrontar sus gastos mensuales. Del 26% en junio del 2020 crecieron a un 42% en enero.

14-02-2021 01:00

El análisis de algunos datos del comportamiento del consumo familiar de las últimas semanas, c o n t r a s t a d o con el de hace seis meses, deja algunas conclusiones alarmantes. A los datos se puede llegar al comparar los guarismos que releva el Departamento de Estadísticas y Tendencias del Centro de Almaceneros, Autoservicios y Comerciantes Minoristas de Córdoba, una entidad con fuerte capilaridad en la provincia y con contacto directo con la economía de los barrios y la clase media, media baja y baja de Córdoba. La situación del endeudamiento de las familias de Córdoba que tiene vinculación con ese canal de comercio minorista es preocupante. Más si se contrapone esa realidad con los últimos datos de la oficina de Estadísticas y Censos de la Provincia, que anunció esta semana un incremento en el Índice de Precios al Consumidor de 5,8% para enero, muy por encima del 4% que el Indec informó para todo el país. Desde hace algunos meses, el Departamento de Estadísticas de Almaceneros comenzó a mirar con mayor interés no solo la evolución de los precios y el perfil del consumo, sino también la salud de las economías de las familias compradoras.

En ese sentido, si se comparan los datos obtenidos en el último informe, que tiene datos de enero y se los compara con los de junio de 2020 se destaca:

◆ En junio de 2020, el 26,5% de las familias no podía afrontar los gastos de cada mes. Ese concepto creció al 42,25% en enero de 2021. Un salto muy marcado que da cuenta de la fragilidad de sus economías.

◆ A mediados del año pasado, el 41% de las familias consultadas remarcaba que afrontaba los gastos del mes apoyándose en una tarjeta de crédito. Ese número cayó al 27,25% en enero de 2021.

◆ El 5% de las familias informaron que acudían a préstamos bancarios, personales y de otros tipos para llegar a fin de mes, en junio pasado. Ese dato creció al 13% en enero de 2021. Por el lado de los compromisos en mora, ‘la foto de la economía familiar’ también se movió en pocos meses. Los datos que reúnen los almaceneros dan cuenta que en junio, el 36,5% se atrasaba con el pago de las tarjetas, algo que creció al 45,25% en enero de 2021. Por otro lado, el 22,5% de las familias decía en junio del 2020 que cayó en mora en el pago de tasas e impuestos, otro concepto que subió en enero del 2021, cuando el 29,5% dijo no poder completar el pago de tasas e impuestos.

Tarjeta para la canasta. Otro aspecto que marcan los directivos del Centro de Almaceneros tiene que ver con las modalidades de pago y, en definitiva, el cambio en el destino que se da a las tarjetas de crédito. Para esa entidad es claro que el debilitamiento en el poder de compra repercute en algunas estrategias poco recomendables, como el de usar el crédito para afrontar gastos corrientes en general y la compra de artículos de la canasta alimentaria en particular. “Es algo que nos viene preocupando hace varios meses, por eso empezamos a incluirlo en un análisis más profundo. Más allá del empleo del fiado, que es algo que usan quienes ni siquiera tiene acceso a una tarjeta de crédito, estamos notando un fuerte aumento del endeudamiento en las familias de clase media. Con un agravante, antes la tarjeta de crédito se usaba excepcionalmente para la compra de algún electrodoméstico o compra puntual y reposición de indumentaria y calzado. Eso hace un tiempo que viene migrando y el consumo máximo se vuelca a canasta básica alimentaria”, remarca Vanesa Ruiz, directora del Centro de Almaceneros.

Para la ejecutiva, esto implica varias cosas a tener en cuenta: “Por un lado, tras la compra de alimentos las familias no pueden abonar y se comienza a pagar los mínimos de las tarjetas, que es algo muy preocupante porque se cae en un circuito financiero de tasas muy altas. Por otro lado, el año pasado, cuando se salió a comprar no se midió las consecuencias de ese endeudamiento. Ahora vamos a empezar una segunda cuarentena con un fuerte endeudamiento. Esta segunda ola de la pandemia y su cuarentena llega con una mochila más pesada de deudas para muchas familias”, remarca.

Desde el mismo Centro señalan otro dato: a enero de 2021 solo el 12,75% pudo recomponer sus ingresos habituales a niveles similares a los de la prepandemia. “La mayoría de las familias todavía se ven afectadas sin ingresos. Para muchos la flexibilización de la cuarentena no implicó la restauración de sus ingresos. A eso se suma la escalada de precios que no es suave. Y se agotan las estrategias de las familias. Ya se migró a segundas y terceras marcas y a productos de menor valor nutritivo. Queda el recorte alimentario, es preocupante, concluyó Ruíz”.

En esta Nota