viernes 02 de diciembre de 2022
CóRDOBA ANÁLISIS Y PERSPECTIVA

El caso Rubinstein

20-11-2022 00:32

Gabriel Rubinstein, como viceministro de Economía, tiene la oportunidad de exponer la cruda realidad actual de la economía argentina. Difícilmente tenga el consenso político para ejecutar un plan de estabilización exitoso.

Sergio Massa logró, el 19 de agosto, que Gabriel Rubinstein aceptara el cargo de viceministro en Economía.

En una situación en la cual los agregados monetarios del BCRA son exuberantes, con riesgo de hiperinflación latente, ¿qué motiva a un economista de trayectoria, asumir un cargo clave, sin conceso político para ejecutar una dramática reducción de un desequilibrio inédito? Más enigmática es su aceptación, cuando la devaluación en cuotas y el inevitable ajuste tarifario potenciarán la inflación. Pero los problemas a enfrentar no terminan allí: la sequía en curso augura una escasez de divisas similar a la del 2018. En el 2023 el PBI podría caer un 3%, con la consecuente menor recaudación tributaria y la necesidad de mayor ajuste fiscal.

Sin dudas, el viceministro sabe, además, que los dos únicos programas serios de estabilización de la democracia fracasaron por la miopía política. Es así: el “Austral” sucumbió por el desequilibrio fiscal de la Nación y la Convertibilidad por el gasto desmesurado de las provincias. Y siempre estuvo presente, como hoy, la “restricción externa”.

Volviendo a las razones que impulsan a Rubinstein, no queda otra conclusión en que confía en tener algún éxito. No puede especularse con que “engrosará su currículo” o que obtendrá una recompensa económica acorde al riesgo del desprestigio por el fracaso.

Evaluación y acción. En una de sus recientes definiciones a través de Twitter, Rubinstein, expresó que “lo urgente e importante en la Argentina es terminar con el desequilibrio fiscal, mejorar la credibilidad interna y externa para fortalecer reservas y mantener un endeudamiento responsable”; “bajo estas condiciones, la inflación podría comenzar a estabilizarse en niveles razonables. Caso contrario, el riesgo hiperinflacionario seguirá tocando la puerta y cada vez más fuerte”.

Esto constituye un diagnóstico acertado, realizado por una persona confiable: no es lo mismo que si lo expresa Sergio Massa; esto no significa que vaya a poder actuar consecuentemente.

Personalmente, me conformo con que advierta reiteradamente que, con déficit fiscal y aún con balanza comercial positiva, cada vez tendremos más pasivos en pesos; que, al margen de la deuda pública en dólares, el pasivo en pesos de la tesorería y el BCRA son de un inédito 40% del PBI, que ya estamos en un desdoblamiento cambiario y que en el 2023 todo se pondrá cuesta arriba por la menor producción del agro.

Los Rubinsteins. El apellido Rubinstein está asociado a muchas personas descollantes en la historia moderna: Arthur, eximio pianista polaco muerto en 1982; Helena, fundadora de la famosa empresa de cosméticos; Nikolái y Antón, músicos rusos que descollaron en el Siglo XIX.

Akiba Rubinstein fue un gran ajedrecista de principios del siglo XX, especialista en peones “colgantes”; como demostró el maestro polaco, los citados peones tienen la ventaja para provocar una “ruptura” ganadora; Gabriel tiene hoy la posibilidad de provocar una ruptura superadora del relato económico populista; al fin de cuentas luce tan solitario como los peones colgantes.

[email protected]

En esta Nota