lunes 30 de enero de 2023
CóRDOBA ANÁLISIS Y PERSPECTIVA

El “don” de la mafia de Paypal

04-12-2022 00:31

La política tóxica encuentra hoy, en Peter Thiel, un nuevo exponente.

Como inversor o fundador, Peter Thiel (Fráncfort, 1967) está detrás de casi todos los gigantes tecnológicos, desde Facebook a SpaceX. Fundó PayPal y Palantir, pero, además, ha sido uno de los primeros y principales inversores en Facebook, Uber, Airbnb, SpaceX, DeepMind, Lift, Spotify y Stripe: en todas ha dejado su impronta.

Su figura concita odio, admiración y miedo: es que va a contracorriente en los negocios y en la vida. Ese espíritu de contradicción lo lleva a apoyar ideologías oscuras.

Silicon Valley. El Valle empezó siendo, en los 50, una extensión del complejo militar industrial americano. Se creó con dinero del Departamento de Defensa y realizaba proyectos para el Ejército y la NASA; en alguna medida, todas las grandes tecnológicas recibieron beneficios estatales; hoy, al menos, SpaceX y Parlantir dependen de los contratos del gobierno.

El problema es que, al margen de acumular fortunas gracias al uso de nuestros datos, los magnates tecnológicos, van en camino a ser disrruptores políticos, no solo en Estados Unidos, sino en el mundo.

Musk, Bezos, Zuckerberg y Thiel: divergencias. Todos quieren el poder pero las ideas políticas de Elon, Jeff y Mark son confusas; Peter, en cambio, se autoproclama de extrema derecha. El gran provocador se mueve siempre en los límites de las cuestiones raciales y de género, poniendo en marcha fuerzas difícilmente controlables. Hay movimientos que Thiel apoya y que no ocultan que querrían un “César” en la Casa Blanca; argumenta que los magnates tecnológicos son especiales y no deben regirse por las leyes generales.

El final del idealismo: Palantir. Silicon Valley nació como una parte del sistema militar, pero por un grupo de jóvenes progresistas a la imagen de Steve Jobs, fue un polo contracultural. Thiel ha vuelto a las raíces con su compañía Palantir. Como ejemplo, en el origen, algunos ingenieros proponían cosas como esterilizar a los afroamericanos. El comportamiento de Palantir no tiene una base ética, ya que se basa en la idea de que la tecnología no debe rendir cuentas a la sociedad.

Reacción. En su libro “De cero a uno” (2014), Thiel, arremete contra los mercados competitivos ya que “destruyen los beneficios”. Por lo tanto, los fundadores deben intentar buscar monopolios hasta donde sea posible. “La competencia es para perdedores”. Esto significa que ha abjurado de la sustancia del ideal libertario que dice defender.

En Estados Unidos, Joe Biden ha nombrado a Lina Khan, de 33 años y antimonopolista, como presidenta de la Comisión Federal de Comercio. En su obra “La paradoja antimonopolio de Amazon”, Khan ha presentado una visión que es diametralmente opuesta a la de Thiel. Amazon y Facebook han pedido que Khan que dimita de su puesto.

La Digital Markets Act, planificada por la Unión Europea, tiene también como fin prohibir las prácticas como el “self-preferencing”, que es utilizar un servicio dominante para beneficiar a sus demás productos. La ley limitará la combinación de datos personales de servicios de plataformas esenciales con otros datos. Aunque todavía se están negociando, todos esperamos que sirva para contener las prácticas anticompetitivas y que regule la velocidad con la que las empresas pueden dominar los mercados. Si la reacción no tiene éxito, veremos el ascenso político del extraño neo libertarismo de Thiel en el que, “la libertad y la democracia no son compatibles”.  

[email protected]

 

 

 

En esta Nota