lunes 26 de septiembre de 2022
CóRDOBA TRAS NUEVO PEDIDO DE SUBSIDIOS

El Municipio no descarta implementar la SUBE en agosto

El 31 de julio vence el contrato con Red Bus, que cumplirá 32 años en Córdoba. La negociación por el reparto de aportes incluirá a la tarjeta, con la presión del Ministerio de Transporte de la Nación.

06-02-2022 00:45

El aumento del boleto de transporte urbano en Córdoba significó la oportunidad de reavivar un viejo pedido por parte del Palacio 6 de Julio: la redistribución de subsidios nacionales al servicio. El reclamo trasciende gestiones y
colores políticos, pero formalmente empieza a federalizarse tras la firma de un documento conjunto con las ciudades de Rosario y Santa Fe, que también llevaron el pasaje a $59,35.

El escrito pide por “mayor equidad en la distribución de los recursos en materia de transporte” e impulsa un concepto casi utópico como es el “boleto federal”: “Que el interior del país tenga un boleto de $18, similar al que pagan
los vecinos de CABA”.

Este nuevo impulso tendrá dentro de las negociaciones un elemento que ya anunció públicamente el Gobierno nacional, como es la llegada de la tarjeta SUBE a la ciudad. Desde el Municipio no descartan la implementación a partir del 1 de agosto próximo, un día después de que finalice el contrato con Red Bus.

Sin dudas, el arribo del sistema de pago estará presente en una futura negociación con el Ministerio de Transporte de la Nación, aunque desdela Secretaría de Transporte municipal sostienen que todo depende de la llegada de mayores aportes en tiempo y forma.

“Estamos trabajando con Nación por el tema, también nosotros internamente. Todavía no hay una decisión concreta, estamos en conversaciones y prontamente vamos a tener novedades, pero lo que necesitamos es la llegada de los subsidios”, admitió Marcelo Rodio, titular de esta cartera, a PERFIL CÓRDOBA.

El funcionario resaltó que en diciembre la Municipalidad adelantó $276 millones en concepto de subsidios nacionales, para el pago del aguinaldo y los salarios de enero y febrero de los choferes.

Sin SUBE. La instalación de la SUBE en la ciudad siempre tuvo ribetes políticos. Desde su vigencia en la zona metropolitana bonaerense, en 2010, hubo distintos intentos que perecieron ante la extensión de los contratos a Red Bus.

El sistema prepago cuenta con una cláusula de continuidad por 180 días desde su vencimiento y a finales de julio del año pasado, Martín Llaryora hizo uso de la misma en pleno año electoral. El objetivo fue evitar que la tarjeta
sea utilizada en campaña por Martín Gill y Carlos Caserio dentro del Frente de Todos. Es que la tarjeta cuenta con tarifas especiales para jubilados, beneficiarios de asignaciones sociales, personal de trabajo doméstico y excombatientes de Malvinas, entre otros.

“Si la SUBE todavía no llegó a Córdoba es por un tema político. Es mucho más cómodo dejar todo como está”, razonó un exconcejal radical a este medio. Red Bus cumple más de tres décadas en la ciudad, primero a la par del cospel desde 1990 y, a partir de 2011, como único medio de pago. Empezó siendo propiedad de Siemens, luego pasó a la empresa Atos y ahora es parte de Worldline, una firma francesa de alcance global con oficinas en Buenos Aires, Salta y Córdoba.

El 14 de diciembre pasado, Alexis Guerrera, titular de la cartera nacional de Transporte, aseguró que “se está impulsando la tarjeta SUBE en todas las ciudades del país que tengan sistema de transporte público de pasajeros”. Durante su presentación ante la comisión de Presupuesto y Hacienda de Diputados, Guerrera dijo que es necesario “trabajar en una ley de transporte integral donde se incluyan los fondos, para que puedan ser distribuidos en forma equitativa” y que en este punto es central que se extienda el sistema.

En la provincia, solamente Villa Allende permite el pago de boleto urbano con esa tarjeta. “Nosotros no tenemos problemas con que venga, pero lo que necesitamos es la plata. Si vos me mandas la tarjeta y solo dos millones de pesos más, dejame con la Red Bus”, argumentaron desde el Municipio.

Costos. El incremento en el boleto es de $9,47 y en la tarifa de combinación entre líneas de diferentes empresas el valor para el usuario alcanza los $74,19. Representa una suba del 18,9% respecto a la última suba de julio.

“El diesel 500 nos aumentó en este tiempo cerca del 63%, las cubiertas cerca del 173% y lo que es filtro, aceite y baterías un promedio del 75%. La actualización representa un incremento interanual del 38% y queda por debajo
de los $181 por boleto que piden los empresarios del transporte”, según informó la Municipalidad.

Repartición del subsidio municipal. Rodio adelantó también que se está desarrollando una nueva distribución del aporte municipal a las concesionarias del servicio –“seguramente será por kilómetro”– además de intensificar las sanciones ante los incumplimientos al pliego licitatorio:

“Empresa que no cumple, empresa que pierde el corredor y, eventualmente, el servicio. No buscamos llegar a eso, pero queremos que todos cuenten con los colectivos en orden”.

Ignacio Martín