jueves 19 de mayo de 2022
CóRDOBA ACTIVIDAD ECONÓMICA
15-05-2022 00:56

En dos años Córdoba perdió 1.500 empleadores privados

El repunte en el empleo que muestran algunos sectores no se replica en la creación de empleadores y empresas. A las pymes les cuesta más la recuperación de la actividad.

15-05-2022 00:56

A la convulsionada economía argentina, cada vez le cuesta más generar indicadores consistentes o al menos coherentes, para determinar cómo se encuentra. En una reunión privada con empresarios locales, un economista y consultor graficó: “Estamos ante una paradoja recurrente. Hay muchas empresas a las que les va bien e incluso a ustedes les puede costar reconocer que están bien, mientras que tenemos una macroeconomía muy golpeada y con números e indicadores sociales horribles”. 

En ese marco, la manipulación de datos es la tentación en la que más caen tanto el oficialismo como la oposición. ¿Hay un repunte en el nivel de actividad? Sí. ¿Hay una recuperación de muchos sectores productivos y de la industria? Sí. ¿Hay una reconstrucción del empleo registrado? Sí. ¿Hay un incremento pavoroso de la pobreza en los principales conglomerados urbanos? También. ¿Hay una aceleración de la inflación preocupante? Sin dudas. ¿Hay una distorsión de precios relativos y una correlación de esa desconfiguración de precios en miles de ítems de consumo? Imposible decir que no.

Así, los desacoples macroeconómicos se acumulan mes a mes, se cuelan en más sectores y se plasman en nuevas formas de distorsiones.  

La realidad de las provincias no es ajena al estado actual de desarticulaciones macro. Y el resultado es, de nuevo, la complejidad para saber si estamos en un camino de recuperación, si es solo un repunte tras una caída. O si, como puede parecer, estamos ante una recuperación de sectores con ‘espalda’ en detrimento de organizaciones y expresiones productivas medianas y pequeñas. La concentración puede ser uno de los efectos secundarios de la manera en que se está manifestando la posible reactivación económica. 

Algunos datos sobre la Provincia de Córdoba pueden ayudar a sostener esta hipótesis: que es cierto que hay una recuperación de algunos sectores y de los niveles de empleo, pero que aún no están dadas las condiciones para la generación de nuevas unidades productivas, de nuevas empresas y así, la reactivación se da de modo dispar, según el tamaño de las empresas.

Más empleo, menos empresas. PERFIL CÓRDOBA analizó los últimos números disponibles de la Superintendencia de Riesgos de Trabajo para repasar cómo se da la evolución de trabajadores y de empleadores registrados en unidades productivas. 

El Departamento de Estudios Estadísticos de esa dependencia considera unidades productivas a las entidades, empresas u organismos públicos o privados, que reúnen a uno o más trabajadores y que producen bienes o servicios. El último dato disponible sobre Córdoba corresponde a enero de este año. En ese sentido, se informa que se registraban 591.740 empleados y 49.411 empleadores. 

Entre los sectores con mayor participación figuran el comercio (108.408 trabajadores), la industria manufacturera (101.706 trabajadores), enseñanza (61.909 trabajadores), la actividad administrativa (41.996 trabajadores), la agricultura y ganadería (33.144 trabajadores), la construcción (28.794 trabajadores), el alojamiento y servicios de comidas (17.644 trabajadores).

Para trazar una referencia sobre el momento actual se podría comparar con el mismo período de 2020, un mes ‘normal’ en el sentido de que corresponde a la prepandemia. En ese momento, la cantidad de empleados registrados en Córdoba era de 571.085 y la cantidad de empleadores era de 50.904.

Es decir, entre enero de 2020 y enero de 2022 Córdoba logró tener 20.655 trabajadores registrados más. Pero la cantidad de empleadores –empresas y emprendedores– se contrajo en 1.493. Los trabajadores crecieron 3,6%, las empresas se redujeron en 2,9%. 

“En muchos sectores hubo recuperación, pero también es cierto que se dio un fuerte fenómeno de concentración en algunos mercados. Con la pandemia y la crisis, muchos se quedaron en el camino. Los que quedaron en pie ganaron porciones de mercado y están con capacidad de tomar empleados. Pero eso tampoco quiere decir que las empresas estén ganando mucho. La mayoría solo están cambiando la plata”, explicó el economista Gastón Utrera.

En esta Nota