martes 28 de septiembre de 2021
CóRDOBA HACEMOS POR CÓRDOBA
01-08-2021 01:00
01-08-2021 01:00

En el schiarettismo el alivio por ‘la clásula Rossi’ y la salida de Gill, se opacó con la cepa Delta

El post armado de listas tenía tranquilidad en el búnker cordobesista por el impacto de la Rosada en la boleta de Caserio y el FdT. Sin embargo, la cuestión sanitaria generó preocupación.

01-08-2021 01:00

Entre el miércoles y el jueves pasado, la atmósfera schiarettista transitaba una relativa tranquilidad. La conformación del resto de las listas, con la interna de JxC que aún observa con atención el peronismo cordobesista, y una boleta del FdT que no tendrá a todos los protagonistas de la boleta con un discurso cargado en contra del gobernador Juan Schiaretti, eran condimentos para arrimar calma al armado de la boleta liderada por Alejandra Vigo y Natalia de la Sota. 

Sin embargo, la irrupción de la cepa Delta sobre el final de la semana desató una preocupación que va desde el impacto en la ciudadanía en etapa prelectoral, hasta lo que ocurrió en las redes entre el mediodía del viernes y el final de la semana. Con críticas a la gestión sanitaria, recomendaciones de científicos acerca de lo que se debe hacer y el interrogante planteado en algunos sectores –como la educación- que se encaminaba a dar un paso más hacia la presencialidad total. 

Con lo conocido, y la decisión que partió desde el Centro Cívico en torno a cómo actuar con los responsables, además de las medidas a llevar adelante para contener la nueva variante, en el comando de campaña trataron de sostener la hoja de ruta y continuar en modo gira. Con Vigo y De la Sota con agendas, prácticamente intactas. Sin cambios. 

El peronómetro. El viernes por la tarde, un funcionario de diálogo asiduo con el matrimonio Schiaretti-Vigo reconoció que la semana transitaba carriles normales. Entendiendo que el discurso de peronización de la boleta que imparten el senador Carlos Caserio y la concejala Olga Riutort, iba a beneficiar al schiarettismo. 

“Ese endurecimiento de ellos se le vuelve en contra con el voto del kirchnerismo puro en Córdoba que rechaza en cierta manera el peronómetro”, reconoció el funcionario a PERFIL CORDOBA

Y agregó, además, que “se les hará difícil mantener el voto si lo siguen endureciendo mucho”. En la misma sintonía, varias voces del oficialismo provincial reconocen que hay un discurso más PJ cuando se baja al territorio, pero cuidando no caer en un esquema de campaña antigua que ven en otras fuerzas. 

Mira que ponen en el mano a mano de Vigo y Riutort en la capital cordobesa con la incidencia de una y de otra en el territorio. Y, si bien hay tranquilidad en el viguismo porque observan ciertas dificultades del PJ tradicional para fidelizar algunos referentes barriales clave en otras campañas; varios no soslayan que, en el nombre por nombre de una lista y otra, la albertista tiene jerarquía. 

“En el libra por libra, ellos están bien”, reconoció de manera escueta un dirigente capitalino. Y rápidamente aclaró que se apelará a las figuras de Schiaretti y del intendente Martín Llaryora para traccionar desde ahí en los barrios de la ciudad. 

El efecto de la ‘cláusula Rossi’. El otro factor que le había permitido al schiarettismo un arranque tranquilo estuvo atado a la decisión del presidente Alberto Fernández de desplazar a todos los funcionarios que estén en campaña. Entonces, la ‘cláusula Rossi’ (por la decisión en torno ahora al exministro de Defensa), tuvo un rápido efecto en Córdoba con la salida de Martín Gill, el primer candidato a diputado del FdT. 

Esa inmediatez con la que el ahora exfuncionario nacional se quedó sin el insumo ni la herramienta del corte de cintas con intendentes también trajo cierto alivio en El Panal y los obliga a intensificar la presencia de candidatas hasta el 18 de este mes, cuando vence el plazo para giras y fotos. 

Si a esto se suma, otros acercamientos que están evaluando en el Centro Cívico para los jefes comunales, como fondos y despachos en el Ejecutivo, le da cierto oxígeno en el arranque de la disputa. 

El mensaje. Por último, el jueves hubo una reunión del peronismo de la capital en un hotel de avenida Sabattini. Ahí, el mensaje que se bajó es que el gran elector será Schiaretti, que se debe hablar del modelo de gestión Córdoba, hay que salir de la polarización con un mensaje de federalismo, para confrontar con Nación sobre, por ejemplo, el reparto de subsidios. Sin personalizar. 

Y no solo no confrontar con las figuras nacionales, sino tampoco con los peronistas cordobeses que hoy están enrolados en el albertismo. Sobre todo, por lo que viene después de diciembre; y esto incluye a todos, intendentes, legisladores, funcionarios y dirigentes. 


 

_20210801_CASERIO_URQUIA

Caserio y Gill, por ahora de gira, pero separados

En el búnker del Frente de Todos, el candidato al Senado, Carlos Caserio, y el primero en la nómina de Diputados, Martín Gill, arrancaron con las recorridas de una campaña que comenzará de manera oficial en unos días. El villamariense se instaló en la provincia y se mostró de tono conciliador con el peronismo provincial; incluso su entorno reconoció que los ejes de su discurso serán contra la gestión del expresidente Mauricio Macri. 

Por su parte, Caserio estuvo en Río Tercero y en Capilla del Monte, además de encabezar una reunión por biocombustibles con Darío Martínez, el secretario de Energía de Nación, y con un referente del sector como Roberto Urquía, el hombre fuerte de Aceitera General Deheza (AGD), además de exsenador nacional.  
 

En esta Nota