lunes 05 de diciembre de 2022
CóRDOBA Nueva variante

Estallido de Ómicron: en Salud estudian restricciones para el corto plazo

Analizan nuevas medidas destinadas a evitar fiestas nocturnas y eventos masivos. Además, anticipan que el brusco aumento de casos impactará en la cifra de internados y fallecidos.

26-12-2021 00:50

Los últimos días fueron vertiginosos en el ámbito del Ministerio de Salud de Córdoba. La llegada de la variante Ómicrón a la provincia cayó como una especie de bomba virológica que generó una ola de contagios inesperada para todos los sanitaristas.

Las imágenes de largas filas en los centros de testeos se repitieron día tras día y los casos aumentaron de manera exponencial. En poco menos de dos semanas, Córdoba pasó de 150 casos a más de 5.000, un número de contagiados que nadie duda que no refleja la cifra verdadera ya que mucha gente se retiró de los centros de testeos, otros directamente no acudieron al considerarse positivos tras presentar síntomas y ser contacto estrechos y algunos no se testean si alguien del núcleo familiar da positivo.

Ahora bien, ¿se pudo anticipar este escenario? En principio, cabe decir que era difícil. La súper transmisible variante Ómicron encontró con la guardia baja a la mayoría de los países de Europa. Y en esta parte del mundo, Córdoba no fue la excepción. Sin embargo, hubo un dato que actuó o pudo haber actuado como alerta: el hallazgo de esta variante en las aguas residuales de Bajo Grande el pasado 13 de diciembre indicaba que Ómicron circulaba de manera comunitaria y que los casos crecerían.

Cómo sigue. En principio, se reforzará todo el sistema de testeos y seguimiento clínico. En la Provincia consideran que toda la infraestructura armada para el diagnóstico no colapsó. “Se estresó pero no colapsó, la gente pudo testearse”, aseguran en los pasillos del Complejo Pablo Pizzurno. También llamó la atención una situación que se repitió en los distintos puestos de hisopados: personas que en una semana acuden a testearse cuatro o cinco veces.

“Si todos los días vamos a una fiesta y la gente quiere testearse cada 72 horas ningún sistema se puede sostener. De esta situación salimos si todas las partes ponen un poco”, subrayan desde Salud. En el corto plazo, los sanitaristas entienden que frente a este nivel de casos las internaciones aumentarán y también puede llegar a crecer el número de fallecidos, sin llegar a la magnitud que se alcanzó en la segunda ola, debido a que los primeros estudios indican que Ómicron sería más leve, y fundamentalmente, al amplio porcentaje de población vacunada. “Ómicron sin vacunas sería una verdadera catástrofe”, entienden los especialistas.

Ante un escenario tan complejo se están analizando medidas restrictivas, principalmente ligadas con fiestas, recitales, reuniones en boliches y eventos nocturnos. Algunas reuniones de este tipo terminaron siendo eventos de los denominados “súper contagiadores”, principalmente en la población joven y buscarán evitar que se repitan, intentando cuidar lo máximo posible la economía de este sector, que viene de dos años muy duros.

En este sentido, la Municipalidad de Córdoba fue la primera en anunciar medidas de este tipo. El pasado jueves, en horas de la noche, se conoció un comunicado que indicaba que “por instrucción del intendente Martín Llaryora desde el día de la fecha no autoriza y por ende suspende todo evento masivo extraordinario que pueda desarrollarse en espacios abiertos o cerrados”.

“La medida, de carácter sanitario preventivo, busca mitigar la aglomeración de gente en un mismo lugar, en momentos en que la positividad de los contagios ha crecido de manera exponencial en los últimos días”, agregó el comunicado, aclarando que esta resolución no alcanza a los comercios, bares y restaurantes que podrán seguir funcionando con normalidad hasta las 3 de la madrugada. Por último, la comunicación remarcaba la importancia de los cuidados sanitarios y añadía que “cuando las condiciones sanitarias lo permitan, la ciudad podrá retomar actividades masivas”. También en el interior. Ante el crecimiento exponencial, municipios del interior comenzaron a diseñar acciones similares a las que anunció Córdoba Capital. Por caso, en Río Cuarto la gestión conducida por Juan Manuel Llamosas informó que “ante el importante incremento de casos de Covid-19 producido en los últimos días, se definió suspender en forma excepcional y por estrictas razones de urgencia sanitaria todo evento masivo extraordinario que se desarrolle tanto en espacios abiertos como cerrados", resaltaron.

“La decisión se motiva en el hecho de que las nuevas variantes de Covid-19 poseen una tasa de contagiosidad superior a las variantes previas y los eventos masivos extraordinarios y esporádicos son escenarios propicios para el contagio de la enfermedad por la gran cantidad de personas concurrentes. Ante esta situación, es necesario adoptar estas medidas preventivas de carácter sanitario en pos de mitigar las aglomeraciones de personas en un mismo lugar".

Al cierre de esta edición, en San Francisco y Villa María se analizaban medidas similares.

En esta Nota