miércoles 01 de febrero de 2023
CóRDOBA EL HUMOR AL PODER

Fallos festejados tanto como los aciertos

11-12-2022 00:42

La condena a Cristina Fernández en la causa Vialidad y el subsiguiente anuncio de la expresidenta de que no va a presentarse como candidata en las elecciones de 2023 habrían llevado a que, en la intimidad, algunos dirigentes opositores se parasen frente a un retrato de CFK y le hiciesen el clásico festejo de Román Riquelme, remedado por Lionel Messi ante el DT neerlandés Louis Van Gaal en el partido contra Países Bajos. Pero aun más se habría celebrado el renunciamiento de la vice en El Panal, donde después de la sucesión de errores no forzados, ya vislumbran a Juan Schiaretti cruzándose la banda presidencial, aferrándose al bastón de mando y encabezando una cadena nacional para anunciar la construcción de un tercer carril en la “ancha avenida del medio”.

“Sin duda es el mejor postulante: le sobra experiencia, sabe mucho de economía y no mufó a nadie en Qatar ni se sacó fotos de cumpleaños durante la cuarentena”, me enumeró un funcionario cercano al gobernador cordobés, que ya se imagina comiendo una picada en Olivos con pan casero, queso y salame de la Colonia. Después de presidencias porteñas como las de Mauricio Macri y Alberto Fernández, en el círculo rojo del mandatario local especulan con que la llegada de un representante de Córdoba a la Casa Rosada sería lo más acorde al desembarco de Belgrano e Instituto para acompañar a Talleres en la Primera División.

“Soy cordobés / me gusta el Gringo y la Mona / y al ferné le echo Coca / porque así pega más”, cantaba el viernes un asesor de Schiaretti en el Patio Olmos, en un intento de que la multitud dejase por un instante de entonar la canción de La Mosca para plegarse a la campaña de clamor por la nominación del líder de Hacemos por Córdoba.

Circularon rumores de que se habría sondeado la posibilidad de ofrecerle la candidatura a vicepresidente al Cuti Romero, porque su habilidad para el despeje, su precisión para salir al cruce y su temeridad para ir a buscar en el área del rival, serían cualidades para nada despreciables en el actual contexto político.

Entre quienes vitoreaban en las calles por la selección tras la clasificación a semifinales, se habría colado una columna conformada por contribuyentes que se verían beneficiados por el aumento del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias, más emocionados que Lautaro Martínez cuando rompió su mala racha y convirtió el penal de la victoria.

Por supuesto, no faltan los que sospechan que detrás de esta medida se esconde la necesidad de instalar a Sergio Massa como presidenciable, quien de ganar se convertiría en el primer ministro de Economía de la Argentina al que la gente le responde con el corazón después de haberle hablado con el bolsillo.

En la Legislatura cordobesa, mientras tanto, los avatares mundialistas no han podido frenar la rosca, que sigue girando como si acatara las órdenes de Juanse de Ratones Paranoicos. Si bien el punto central de debate en la reciente sesión era el Presupuesto 2023, se introdujeron en el recinto otros temas urticantes, como el de la fecha de los comicios provinciales, que en Juntos por el Cambio temen se cuele por la chimenea en Navidad, junto con Papá Noel, los renos y la re-reelección de intendentes.

A esto hay que sumarle la designación de nuevas autoridades del cuerpo, porque luego del apartamiento de Oscar González hay quienes han sugerido reemplazarlo por Marcelo Bielsa.

Por su parte, algunos sindicalistas y referentes sociales se dieron cuenta de que habíamos entrado en el mes de diciembre y se propusieron recuperar una tradición de las tantas interrumpidas por la pandemia: la de los reclamos de fin de año, que junto a los amontonamientos de gente que sale a comprar regalos a última hora en los comercios y los arbolitos que florecen ante el aumento del dólar blue, transforman al centro en una especie de Ciudad Gótica, pero sin Batman.

Como si con una inflación anual que rondará el ciento por ciento no sobrasen los motivos para la calentura, encima la temperatura no nos da tregua y se empiezan a ver en las tiendas de ropa diversos tipos de abaya y de hiyab al estilo qatarí, que pasarían a ser la tendencia en la indumentaria de este verano.

(*) Sommelier de la política

En esta Nota