viernes 24 de septiembre de 2021
CóRDOBA FINANCIERA VILLA BELGRANO
29-11-2020 00:37
29-11-2020 00:37

Investigan a un operador bursátil y a una contadora por lavado de activos

La Fiscalía sospecha que colaboraron en maniobras del matrimonio Azar-Cherro por más de $26,3 millones. Bajo la lupa operaciones realizadas entre abril y julio de este año desde cuentas en EE.UU.

29-11-2020 00:37

El fiscal federal Carlos Casas Nóblega amplió el requerimiento de investigación en la causa por las financieras presuntamente ilegales que operaban desde el edificio Vistalba, en Villa Belgrano. En el pedido de imputaciones realizado la semana pasada, incluyó nuevos hechos que comprometen aún más a Martín Azar y a su esposa, Agustina Cherro, ya procesados en el expediente por asociación ilícita, lavado de activos e intermediación financiera no autorizada.

En este nuevo pedido el fiscal fue más allá. Consideró que la pareja contó con la colaboración de una contadora y de un operador bursátil, para ingresar al circuito financiero legal el equivalente a US$ 300 mil. La suma calculada ascendería a más de $26,3 millones. Las operaciones se habrían producido entre el 1 de abril y el 15 de julio de este año, cuando la causa penal había avanzado sustancialmente.

Casas Nóblega subrayó que para concretar las transferencias contaron “con la colaboración y el asesoramiento” de la contadora Dina Castillo y del ingeniero Gonzalo Gómez Pizarro, presidente de la sociedad de bolsa Argentina Valores SA (Avsa), quienes organizaron y diagramaron la conversión y transferencia de los US$300 mil para hacerlos ingresar al sistema bancario argentino.

Un viaje con estaciones. El 26 de marzo, Cherro De Miguel abrió una cuenta comitente en Avsa declarando ser monotributista, con ingresos anuales de hasta $1 millón y un patrimonio neto de US$300 mil, sin acompañar documentación que justifique estas declaraciones. Luego, el 1 de abril, Martín Azar, quien ya se encontraba imputado y detenido en la cárcel de Bouwer, transfirió o hizo transferir a otra persona de su confianza la misma suma de dólares, desde una cuenta en el Bank Of América a su nombre a otra en el banco Wells Fargo, perteneciente a su esposa.

El operador de bolsa Gómez Pizarro -siempre según la descripción del requerimiento fiscal- habría sido el encargado de concretar las operaciones financieras de contado con liquidación y MEP. Esta última es una operatoria muy sencilla y consiste en la compra de bonos en pesos y su posterior venta en dólares.

De ese modo habrían logrado ingresar el dinero al sistema bancario argentino. Otro aspecto que comprometería a Gómez Pizarro es que, previamente, Cherro generó una cuenta a en el TD Bank estadounidense a la que transfirió, el 3 y 8 de junio pasados, desde su cuenta del Wells Fargo, las sumas de US$210.000 y US$55.000, respectivamente.

Cuatro días después, la mujer transfirió fondos a un bróker americano para que este comprara acciones de Apple Inc en dólares y, desde allí, fueron transferidas a la sociedad de bolsa de Gonzalo Gómez Pizarro. Finalmente, este convirtió esas acciones americanas en acciones locales para luego venderlas y, de este modo, obtener los pesos argentinos que serían depositados en la cuenta comitente de Cherro De Miguel en la sociedad de bolsa.

Esta fue la operación más voluminosa, porque involucró US$210 mil. Hubo otras similares, por montos menores. Se endilga a Gómez Pizarro que colaboró con el lavado porque intervino en las transacciones sin haber verificado, ni siquiera pedido, la justificación del origen de los fondos.

Para pagar a Afip. Lo sorprendente es el destino final del dinero. Después de que los dólares estadounidenses ingresaran al mercado financiero argentino, Cherro ordenó a Avsa transferir dinero desde su cuenta comitente a una cuenta bancaria en el BBVA Banco Francés a su nombre. El 19 de junio transfirió $18 millones, el 22 otros $4 millones y el 15 de julio $4,3millones. En total: $26,3 millones.

El final del itinerario fue la Afip, hacia donde fueron enviados por homebanking en concepto de ‘Pago a Cuenta, Cuota, Total Plan’, para cancelar las supuestas deudas tributarias de Martín Azar, quien había manifestado voluntad para acogerse a una moratoria.

La contadora.

En el recorrido de las sucesivas transferencias, las autoridades de la sucursal de Rafael Núñez del Banco Francés solicitaron a Cherro que justificara el origen de los fondos depositados. Fue en ese momento que contrató los servicios de la contadora Dina Castillo. Según el requerimiento fiscal, la profesional “en connivencia con los nombrados, a los fines de ocultar el origen espurio del dinero y eludir los controles propios del sistema financiero y bancario argentino, relativo a las maniobras de lavado de activos, efectuó el día 25 de junio una certificación contable sobre la declaración jurada de origen de fondos falsa”.

Al no haberse probado el origen lícito de los fondos, Casas Nóblega pidió imputaciones por lavado de activos para el matrimonio Azar-Cherro y para Castillo y Gómez Pizarro.

2020_11_casasnoblega_finopizarro
CARLOS CASAS NÓBLEGA.

PEDIDO DE SOBRESEIMIENTO

Aludiendo a que Martín Azar se había acogido a la moratoria y pretendía cancelar sus deudas a través de un plan de pagos su defensor, Esteban Yangüez Papagenadio, solicitó el sobreseimiento. Por ese motivo, la Fiscalía tomó conocimiento de las transacciones desde las cuentas de bancos norteamericanos.

La Afip aún no se expidió, mientras continúa el proceso de fiscalización. Entre las medidas que solicitó el fiscal y que debe resolver el juez Alejandro Sánchez Freytes, está el embargo y secuestro de los $26,3 millones.

En esta Nota