jueves 06 de octubre de 2022
CóRDOBA JUNTOS POR EL CAMBIO

Juez y De Loredo y un capítulo de plena tensión que altera al resto de los socios

La llegada de Lousteau y la foto del senador con Schiaretti exacerbó los ánimos en la coalición. Además, la reunión del diputado con Negri, el acto que preparan los radicales para los próximos meses y el scrum de la UCR que inquieta al senador. Cómo Seita volvió a encender la mecha en la alianza.

14-08-2022 00:56

Desde el entorno de Luis Juez como así también de Rodrigo de Loredo buscan desactivar cualquier síntoma de malestar. Intentan que el análisis de las fricciones palpables entre ambos lo hagan otros y buscan que la contundencia de los gestos no altere lo que intentan tejer desde hace meses. 

El detalle no es menor, desde hace semanas el resto de los integrantes de Juntos por el Cambio en Córdoba observan cómo algo en la relación se desgastó y la foto triunfal de noviembre algunos la ven borrosa; comparándola incluso con la saga de Volver al Futuro

Por lo tanto, y como era de esperar, la llegada del senador Martín Lousteau junto al diputado Emiliano Yacobitti a Córdoba el viernes para reunirse con el gobernador Juan Schiaretti volvió a alterar el ánimo entre los socios. Mientras en paralelo le volvió a engordar el Instagram al gobernador de fotos con radicales, casi un clásico a lo largo de este 2022 tras los arribos del gobernador jujeño Gerardo Morales y del diputado bonaerense Facundo Manes. 

Y detrás de los dos últimos encuentros, un denominador en común: Guillermo Seita, el consultor cada vez más presente en el entorno de Schiaretti. El hombre que se transformó en la llave de ingreso del gobernador al establishment también jugó y a fondo en esta, más aún cuando el propio De Loredo reportó a Buenos Aires que esto le traería tensiones con sus aliados locales. 

De hecho, el mismo viernes por la tarde un radical con peso reconoció a PERFIL CORDOBA que “Rodrigo volvió a entender que tiene jefe. Y que debe someterse a lo que diga su jefe, no a las comodidades de él”. Es más, sostienen que el nexo de los radicales de Evolución con Seita es el propio Yacobitti, el diputado cuestionado por Elisa Carrió y por Negri en su momento.

Los despachos porteños juegan. Todo se armó en Buenos Aires y acá se enteraron casi por los medios. El viernes, desde distintos espacios que conforman la coalición reconocieron que Seita había influido en el encuentro que se desarrolló en la siesta del viernes en El Panal. 

Sin embargo, al mismo tiempo admitieron que la cúpula nacional del PRO también estaba al tanto de lo que iba a ocurrir. Lousteau le comunicó al expresidente Mauricio Macri de su escala en Córdoba y con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, dicen que fue un poco más allá. “Le avisó que bajaba a torearlo a Juez”, contaron desde la coalición a este diario. 

Cerca de Juez sólo reconocieron el rol de Seita y trataron de bajar cualquier réplica de esas alianzas nacionales en el escenario local. Aunque, reconocen que “confunden”. “Esto no es bueno porque confunden, sobre todo a los propios radicales. Terminan confundiendo a los integrantes de su partido acá en Córdoba. A nosotros no porque no tenemos paraguas nacional”, reconocieron desde el juecismo a este diario el viernes por la noche. En pleno encuentro de Juez con el PRO, los radicales y el propio De Loredo en Tulumba. 

Empoderamiento radical, preocupación juecista. También los despachos radicales juegan. Por eso, el encuentro de esta semana de Negri en el Congreso con De Loredo y el riotercerense Marcos Ferrer, en el juecismo lo observan con atención. 

En la UCR comienzan a entender que no habrá lugar para todos en un esquema de unidad y empezaron a darle forma al scrum. En una jugada que incluye un operativo clamor con acto incluido de todo el partido entre septiembre y octubre, con el objetivo de encabezar fórmulas en Provincia y Ciudad. 

“Rodrigo como candidato a gobernador, perdiendo gana. Si es candidato a intendente, no es lo mismo”, razonan los impulsores de un acuerdo aislando a Juez. 

Estrategia de la que descreen en el Frente Cívico y aseguran que el único que sigue midiendo y tiene casilleros libres es el senador. 

De todas maneras, en el negrismo cierra la posibilidad de empoderar a De Loredo en la provincia para ir por un nuevo lugar en la lista nacional en el Congreso y desbloquear la ciudad para el concejal Juan Negri. Jugada que no cuenta con el aval de núcleos importantes en la UCR.  

“Lo primero que se debe hacer es unificar el partido para que haya un solo líder. No pueden seguir hablando por partes, y de alguna forma hay que empezar a cortar con las fotos nacionales con Schiaretti”, razonan los que conocen detalles de la reunión en el Congreso. 

20220814-schiaretti-lousteau

Reglamento y plazos. En el radicalismo creen que De Loredo extenderá su indefinición hasta marzo. Recién allí, podría decidir qué pelea da. Sin embargo, otros sostienen que no hay margen para ese tiempo y es por ello que apuran discusiones sobre el reglamento. La gran deuda desde febrero pasado cuando se conformó la mesa política de Juntos. 

La discusión es la misma, encuestas o internas. Y aquellos que rechazan los sondeos dicen que cada uno se va a sentar en la mesa con la encuesta que lo favorezca, algo que abrirá otro debate. 

El PRO orgánico dice que tiene reglamento, que el mestrismo está de acuerdo y que el núcleo duro del juecismo rechaza cualquier otro tipo de definición que no sean las encuestas. Y acá, algunos dicen que recrudece la desconfianza de De Loredo: “Horacio habilita ese insumo para Juez y Rodrigo cree que lo van a perjudicar”. 

El PRO macrista, por su parte, levanta la bandera del antijuecismo y reclama autoría de estrategia. 

La Coalición Cívica, aprovechó el huracán Carrió para posicionarse y pide lugares con otro peso. Sin descartar un revival de denuncias prendidos a la ola de Lilita, pero con impacto en la Justicia local. Todo, en plena tensión y a meses de cumplirse un año del histórico triunfo. 
 

En esta Nota