viernes 02 de diciembre de 2022
CóRDOBA SUOEM

La Municipalidad le ‘allana’ el camino a Daniele de cara a su retorno como secretario general

TSJ mediante, el gremialista volvería con el impulso de los acuerdos alcanzados con el Municipio. ¿Cuál es la jugada de Martín Llaryora?

05-12-2021 00:53

En la semana, la Municipalidad y el Suoem acordaron una suba semestral atada al aumento del IPC Córdoba y el pase a planta permanente de 620 contratados. Son dos puntos dentro del paquete de beneficios que, tras meses de tensa calma, le permitirán a Rubén Daniele volver a la Secretaría General del gremio.

Pero el regreso del histórico gremialista a la escena pública implica la culminación de un proceso puertas adentro, en el cual encabeza todas las negociaciones con el Ejecutivo junto con a Beatriz Biolatto, actual secretaria general, y funciona como nexo entre la oposición, los sectores más ‘duros’ concentrados en El Alto y un sector de las bases nada contento con esa ‘tensa calma’.

Es que ese escenario, alejado de las multitudinarias marchas llevadas a cabo hasta finales del 2020, va de la mano con el sostenido avance de Martín Llaryora en diversos temas, como la quita de chapas a inspectores, la ‘descentralización’, el protagonismo en alza de servidores urbanos y promotores de convivencia o el paso de cláusulas gatillo a negociaciones semestrales.

No está de más recordar que hace un año el intendente despedía a un integrante del Suoem, quien utilizó un mortero casero durante una manifestación o que el concejal Diego Casado (HpC) propuso modificar el estatuto municipal para cesantear a quienes protagonicen disturbios en las marchas. Hoy, la situación es completamente diferente.

El acuerdo. De los 208 delegados, 150 aprobaron la oferta de un 18,95% para el período mayo - octubre en dos tramos. En el sueldo de noviembre impacta un 9,5% remunerativo y en el de febrero un 9,45% no remunerativo. De esta manera, el porcentaje de inflación medido por la Provincia en noviembre y diciembre será compensado en abril del 2022, fecha en la que el gremio tendrá elecciones luego de la prolongación de mandatos dispuesta a nivel nacional por el Ministerio de Trabajo frente a la pandemia. 

Y si bien Daniele “nunca se fue”, necesita ser electo para regresar al lugar que ocupó entre 1985 y 2017 buscando que “todos los números cierren”. “Hay muchachos que están enojados con la Lista Verde por todos estos avances de Llaryora, algunos de los cuales en pandemia, cuando no podíamos salir. A eso hay que sumarle que cuando recién salimos a la calle ya había otros gremios que habían marchado por el Centro”, sostuvo a PERFIL CÓRDOBA un delegado. En la hoja de ruta del llaryorismo de cara a 2023, figura como uno de los puntos centrales acordar con todos los sindicatos que tienen injerencia directa en el día a día del Municipio: UTA, Surrbac y, por supuesto, Suoem.

El otro punto del acuerdo que exhibe Daniele ante las bases son las efectivizaciones. Se trata de 620 agentes contratados, de los cuales 540 ingresaron al Municipio antes del 31 de diciembre de 2018, unos 300 al área de Salud. Los 80 restantes ingresarían entre abril y mayo, coincidiendo también con la fecha de elecciones.

A eso hay que sumarle un punto sobre el que alertan los opositores dentro del Concejo Deliberante: en el artículo 61 del Presupuesto Municipal 2022, se prevé la derogación de la norma que prohíbe los pases a planta hacia el final de las intendencias.

El candidato. “Durante las gestiones de Juez, Giacomino y Mestre entraron muchos compañeros. Pero el gremio es enorme y muy plural. Tiene radicales, peronistas, juecistas y kirchneristas en todas sus vertientes. Hay, inclusive, militantes del FIT y después hay gente como Beatriz (Biolatto) que no tiene esa cercanía partidaria”, explicó otro dirigente de la lista. 

Daniele, entonces, significa la figura de confluencia interna que en su momento significó Biolatto, aunque no se trata de afiliación política, sino de oposiciones a la Lista Verde. Pero, además, opera como la jugada del intendente buscando que la paz del 2021 se repita por dos años más. Es apelar al confort de no lidiar con sectores paralizados durante una negociación paritaria. 

En síntesis, Daniele es el candidato de un peronismo que lo prefiere como interlocutor y sabe de su rol como agrupador dentro del sindicato. Incluso, algunos descuentan que sin el dirigente empezarán a surgir una decena de delegados que quieran disputarle el poder a la Lista Verde. 

Más que una apuesta, avanzar con distintas políticas con un Suoem apaciguado por su máximo referente, es un ‘win-win’.

Tribunal Superior de Justicia. El máximo tribunal provincial aún debe expedirse sobre el conflicto entre Daniele y la Municipalidad respecto a la jubilación del dirigente. Hasta ahora, las instancias le fueron favorables al exsecretario general y todo parece indicar que el Tribunal seguirá por esa senda. 

De no hacerlo, el foco estará en un plan B “que no mueva demasiado el avispero”.

IGNACIO MARTÍN