viernes 09 de diciembre de 2022
CóRDOBA Tenis

Nalbandian, el Cuarto Guardián

Hace quince años, el 21 de octubre de 2007, David Nalbandian concretó su mayor hazaña en los courts. El cordobés ganó el Masters Series de Madrid tras vencer sucesivamente a Rafael Nadal, Novak Djokovic y Roger Federer, los tres mejores jugadores del ranking de la ATP. Ningún otro tenista logró derrotar en un mismo torneo al español, al serbio y al suizo. Clément, Berdych y Del Potro fueron los otros rivales que superó el unquillense en ese certamen. Una gesta irrepetible.

16-10-2022 00:29

No habrá ninguno igual, no habrá ninguno. El reciente retiro de Roger Federer hizo aún más grande aquel triunfo de David Nalbandian logró hace quince años en el viejo Masters Series de Madrid.

Desde el momento en que el suizo colgó la raqueta, el pasado 22 de setiembre, el cordobés quedó para siempre en la historia como protagonista de una gesta irrepetible: haberles ganado en un mismo certamen a Federer, Novak Djokovic y Rafael Nadal, el trío más mentado del tenis mundial de los últimos años.

En la capital española consideran aquella competencia de 2007 como una de las más impactantes de todos los tiempos. La sola presencia del Big 3 del circuito de la Asociación de Tenistas Profesionales (ATP) le daba un atractivo inigualable y sus organizadores aprovecharon al máximo esa circunstancia.

La imagen del torneo fueron las esculturas de Nadal, Federer y Djokovic en modo Guerreros de Xi’An, la guardia imperial del primer emperador chino cuyas efigies, símbolo de lucha y fortaleza, permanecieron enterradas cientos de años y son popularmente conocidas como “El Ejército de Terracota”.

En otro Arena, el de Madrid, Nalbandian desenterraría su talento y terminaría consumando un batacazo histórico.

 

Guerreros Madrid 2007GUERREROS. Las esculturas de Nadal, Federer y Djokovic que remitían al ‘Ejército de Terracota’, la imagen del Masters Series de Madrid 2017. /// FOTO: CEDOC PERFIL

 

La semana soñada

Aunque la superficie rápida favorecía su juego (una vez finalista y dos veces semifinalista en sus participaciones anteriores), Nalbandian no llegaba con los mejores antecedentes a Madrid en 2007. En esa temporada, el unquillense no había conseguido pasar a cuartos de final en ningún certamen y ocupaba el puesto 25° del ranking, luego de haber sido número 3 y finalista de la Copa Davis el año anterior.

En primera ronda venció 5-7, 6-2 y 6-4 al francés Anaud Clément (40°); en segunda fase superó 4-6, 6-4 y 7-6 al checo Tomas Berdych (11°) y en el tercer turno derrotó 6-2 y 6-4 a su compatriota Juan Martín del Potro (53°).

La victoria en cuartos de final ante Nadal (6-1 y 6-2 en una hora y 11 minutos) fue el punto de inflexión. “No he tenido tiempo ni de enfadarme”, declaró el mallorquín, por entonces número 2 del mundo, luego de su match con el cordobés.

Después llegaron el triunfo (6-4 y 7-6) en la semifinal ante Djokovic, que venía de ganar en Adelaida, Miami, Estoril, Montreal y Viena; y la definición frente a Federer (1-6, 6-3 y 6-3) que le cortó al suizo una racha de 23 partidos sin perder en superficie “Indoor”.

“Fue una semana increíble”, afirma Nalbandian cada vez que recuerda aquella actuación en Madrid. “Tuve problemas en las primeras rondas, donde salvé puntos de partidos. Después fue todo irreal”, enfatiza.

 

Chema ForteFOTO: FINO PIZARRO

OPINIÓN

Dios disfrazado de tenista

Chema Forte (*)

Del Masters de Madrid de 2007 podría decir que lo recuerdo más como espectador que como periodista. Entré acreditado por Radio Nacional de España, donde acababa de dejar de ser jefe de Deportes, un cargo que me habían dado como castigo para que dejara de hablar de política.

Por entonces, ya realizaba coberturas para ‘Sucesos Deportivos’, en Cadena 3 Argentina, así que hice algunas salidas en directo y también estuve en la conferencia de prensa posterior a la final entre Nalbandian y Federer.

Aquel certamen se realizó en el Arena, un rockódromo que fue adaptado como recinto deportivo cuando Madrid presentó su candidatura olímpica para 2012, y que tenía capacidad para 15.000 espectadores. Está ubicado en la Casa de Campo, que es la zona verde de Madrid, una especie de Parque Sarmiento multiplicado por diez, donde en octubre suele hacer mucho frío.

Según los entendidos en tenis, la cancha de Indoor, una carpeta que ya ha quedado en desuso, favoreció mucho las chances de David, quien tenia un cuadro muy difícil. En el primer partido que lo vi, arrolló a Del Potro como si hubiese jugado contra mí. Al día siguiente también le ganó muy fácil a Nadal y allí la gente se fue con él. En la semifinal ante Djokovic y en la final contra Federer, Nalbandian jugó como local; la gente iba descaradamente con él.

David y el golfista “Gato” Romero son los únicos deportistas argentinos, fuera del fútbol, a los que vi jugar en España con toda la gente aplaudiéndolos, y en ambos casos se trató de cordobeses.

Aquel título de Nalbandian fue un hecho histórico, algo que no va a volver a suceder. David no sólo fue el único tenista que les ganó en un mismo torneo a Nadal, Djokovic y Federer, sino que lo hizo en el apogeo de estos jugadores, que en ese momento eran uno, dos y tres del mundo.

La gente que estuvo en el Arena Madrid acompañó primero con sorpresa y después con alegría el logro del cordobés. A pesar del éxito, Nalbandian lo vivió muy para adentro, no exteriorizó demasiado. En la conferencia posterior a la final pude confirmar la idea que tenía de él: un tipo superdistante con la prensa, al que le daba igual que fueras de un medio cordobés o de otro lugar. Inclusive quiso celebrar en privado y sin acceso a las cámaras.

Aquel Masters fue previo a la gran crisis económica que explotó en 2008 y que nos puso a los españoles en una situación complicada. Lo positivo de entonces era que empezábamos a vivir un poco más tranquilos, ya que ETA estaba dejando de actuar tras muchos años de atentados. Era un tiempo de contrastes: una sociedad preocupada por la economía pero aliviada por la seguridad. El Arena Madrid volvió a utilizarse para eventos musicales, con la mala suerte de que en 2012 hubo una avalancha y murieron cinco chicas. Ese edificio enorme hoy es ocupado por la policía municipal.

Volviendo al histórico triunfo de David de hace quince años, creo que la mejor definición fue la que en aquel momento dio Juan Manuel Gozalo, quien fue una de las grandes referencias del periodismo deportivo español, el Víctor Brizuela de acá: “Nalbandian fue Dios disfrazado de tenista”.

(*) Periodista. Asistió al Masters acreditado por Radio Nacional de España y realizó la cobertura para Cadena 3 Argentina.