viernes 21 de febrero de 2020 | Suscribite
CóRDOBA / HUBO DOS MUERTOS
domingo 19 enero, 2020

Niegan juicio abreviado al joven que corrió la picada fatal en el Camino Intercountry

La jueza de Control rechazó el acuerdo entre la Fiscalía y la defensa de Álvaro Manuel Sánchez Pulgar. Tendrá que ir a juicio oral. ¿Qué decían los chats de sus amigos?

por María Ester Romero

PICADA Y VUELCO. Así quedó el VW Vento en el que viajaban los dos jóvenes fallecidos. Catalano está libre y Sánchez Pulgar, detenido. Foto: Cedoc Perfil
domingo 19 enero, 2020

El 3 de febrero próximo se cumplirá un año de la tragedia vial que causó la absurda muerte de dos jóvenes: María Constanzo (19) y Federico Cariola (22). Según determinó la Justicia, el vuelco del auto en el cual viajaban a la salida de un boliche fue producto de una picada que corrían Francisco Catalano, conductor de un VW Vento, y Álvaro Manuel Sánchez Pulgar, a bordo de un Peugeot 208.

Ambos jóvenes deberán afrontar este año un juicio oral y público en la Cámara 12º del Crimen. No podrán eludirlo a pesar de que la defensa de Sánchez Pulgar lo intentó. Asistido por Sebastián Becerra Ferrer, propuso y hasta llegó a un acuerdo con el fiscal de Instrucción, Ernesto de Aragón, para la realización de un juicio abreviado. De haberse confirmado esa alternativa, Sánchez Pulgar tendría hoy saldadas las cuentas con la Justicia. Pero eso no ocurrió. La jueza de Control, Anahid Hampartzounian, rechazó el acuerdo entre el fiscal y la defensa considerando que los hechos que se le imputaron deben ser ventilados en un juicio oral y público porque está en juego el bien más preciado, la vida.

l abogado por la querella de Cariola, Benjamín Sonzini Astudillo, destacó la relevancia de esta resolución. Catalano y Sánchez Pulgar deberán responder por presunta conducción peligrosa (picadas), homicidio culposo agravado y lesiones culposas.

Cómo fue el accidente. En la madrugada del domingo 3 de febrero del año pasado, los cinco jóvenes que protagonizaron el vuelco estaban compartiendo una noche de fiesta en el boliche Arango de Villa Warcalde.

A la salida, Francisco Catalano ofreció llevarlos a sus casas a Mateo Feijoo, Camila Suárez, María Constanzo y Federico Cariola. Algunos ni siquiera eran amigos entre sí, solo conocidos. Catalano conducía, Feijoo iba en el asiento del acompañante y atrás -no está claro si llevaban o no puestos el cinturón de seguridad- los dos jóvenes que murieron y Camila. Según los testimonios que se brindaron en sede judicial, Catalano ya a bordo de su VW Vento, a pocos metros de la salida del boliche vio al Peugeot 208 de Sánchez Pulgar estacionado sobre la ruta.

Como ya eran conocidos, dialogaron y se habrían desafiado a una carrera de velocidad. Arrancaron velozmente, Catalano tomó la delantera, pasaron la rotonda de ingreso al barrio El Bosque, continuaron por Av. Molino de Torres hasta la rotonda del barrio Lomas de la Carolina. Durante el trayecto del llamado Camino Intercountry, según se pudo determinar, circularon a gran velocidad alcanzando, en algunos tramos, los 140 kilómetros por hora.

e sobrepasaron alternadamente entre sí, superando a otros autos y con maniobras temerarias en el desenfrenado objetivo de ganar la ‘competencia’. Cuando llegaron a la rotonda de Lomas de la Carolina, Catalano, quien a esa altura iba retrasado en la carrera, en lugar de frenar aceleró, perdió el control del auto, se fue hacia la banquina, luego al carril contrario e impactó contra postes de madera.

El zigzagueo culminó en el vuelco del automóvil. En ese último movimiento fueron despedidos del interior del vehículo Constanzo y Cariola, quienes fallecieron inmediatamente. El conductor y los otros dos acompañantes sufrieron heridas leves. Según los relatos, mientras se produjo la carrera Feijoo y Cariola alentaban a Catalano a incrementar la velocidad, el habitáculo del Vento iba con música a altísimo volumen y desde atrás Camila Sánchez y su amiga, María Constanzo, suplicaban que disminuyera la carrera.

“Se sentía olor a caucho quemado”, fue una de las expresiones que utilizaron algunos de los testigos de la tragedia. Mientras tanto, Sánchez Pulgar dijo que al perder de vista a su competidor se dio por ganador de la carrera y que solo se enteró del accidente después de ocurrido.

Su Peugeot quedó guardado y él viajó a México con su padre, según explicó luego, con boletos comprados con anticipación. De ese modo, se presentó a la justicia una semana después del hecho, cuando el fiscal ya había identificado el vehículo protagonista del desafío fatal. Responsables de las muertes por igual. Tanto el fiscal De Aragón cuando dictó la prisión preventiva de Sánchez Pulgar como la jueza Ampartzounian, cuando rechazó el acuerdo para el juicio abreviado, analizaron las razones por las cuales el joven es responsable por las muertes de Constanzo y Cariola, a pesar de no haber ni siquiera estado ni tomado contacto previo con las víctimas fatales.

La colisión y vuelco del VW Vento fueron producto de la picada; por lo tanto la relación entre ambos momentos del hecho es directa. Textualmente la jueza de Control sostuvo: “Con su conducta ha contribuido de manera directa a causarlas (a las muertes) ya que pese a que no tuvo contacto físico con el Vento al momento del siniestro, en la ejecución de la prueba de velocidad en que ambos participaron de manera consciente, crearon conjuntamente una situación de riesgo no permitida que se concretó en los resultado fatales y lesivos”.

 

EL GRUPO DE WHATSAPP ´LOS CHINWENWENCHAS´

Durante la instrucción de la causa se analizó con preocupación la actitud que tomaron los amigos de Álvaro Sánchez Pulgar, ´Alvi´. Fue evidente la mendacidad de algunos y la forma en que se pusieron de acuerdo para salvarlo. Quedó plasmado todo en el intercambio de mensajes por WhatsApp en el grupo del que formaban parte, llamado “Los Chinwenwenchas”.

En el momento de dictar la prisión preventiva del joven, el fiscal De Aragón sostuvo: “Resulta curioso y preocupante el grado de complicidad con la que sus integrantes, con menosprecio de la autoridad y una mal entendida lealtad hacia su amigo, coordinan para unificar el discurso tratando de protegerlo. Tan absurda y transgresora es esa actitud que algunos de ellos manifiestan inclusive haberlo estando buscando al suscripto (fiscal) para agredirlo físicamente por el solo hecho de ser quien conduce la investigación”.

Se pueden leer algunas expresiones que se utilizaron en las charlas posteriores al accidente del 3 de febrero. En un diálogo, el hermano de Sánchez Pulgar le escribió a uno de los testigos citados por la Fiscalía. “Sos el único que puede cambiar todo”, le dijo. Y el destinatario le respondió: “Todo bien, bro. Está todo más que bien, yo estaba ahí, lo que yo diga o no diga es clave para él”.

tro joven preguntó en el grupo qué tenían que decir cuando fueran a declarar. Y obtuvo como respuesta: “No digan nada bro, que lo pasamos y nos fuimos… sin intención de picar… y que nunca nos enteramos del accidente por eso seguimos…” E

l diálogo continuó con otro integrante que responde: “Pero existió una picada”. Y recibió el siguiente comentario: “No entiendo qué poronga (sic) querés explicar bro… decí que no sabés nada man… lo único que tiene que hacer cada integrante del grupo es no hablar nada”.

Por su parte, Sánchez Pulgar, en algunas de las conversaciones señaló desafiante: “Que la cuenten como quieran , selfie en la playa con un ferné”. Estas actitudes fueron valoradas cuando se dictó la prisión preventiva de Sánchez Pulgar. Se consideró que hubo riesgo procesal por lo que ha - blaron sobre el fiscal, cómo acordaron las testimoniales, cómo omitieron información y se mofaron de la investigación.


Temas

Comentarios

RECOMENDAMOS...

Periodismo puro

© Perfil.com 2006-2018 - Todos los derechos reservados

Registro de Propiedad Intelectual: Nro. 5346433 | Edición Nº 4912

Domicilio: California 2715, C1289ABI, CABA, Argentina  | Tel: (5411) 7091-4921 | (5411) 7091-4922 | Editor responsable: María José Bonacifa | E-mail: perfilcom@perfil.com | Propietario: Editorial Perfil S.A.