lunes 04 de julio de 2022
CóRDOBA ALARMA PRODUCTIVA

Omicron e incertidumbre política, el combo que puede frenar la reactivación

Industriales cordobeses advierten que el ausentismo en algunas ramas es del 25%. Comercios y empresas de servicios, también en alerta. La falta de definiciones macro y el dilatado acuerdo con el FMI completa el escenario de preocupación.

09-01-2022 01:04

Como ya comenzó a escucharse en otras provincias, los industriales, comerciantes y empresas de servicios de Córdoba comenzaron esta semana a blanquear una situación que parecía impensada hace un par de meses: la preocupación por el impacto productivo ante la nueva ola de Covid. En particular, por la incontenible tasa de contagios que genera la variante Omicron que está haciendo estragos en las plantillas y staff de empresas públicas y privadas.

“No señora, las góndolas están vacías porque no están viniendo los repositores externos, no porque se haya vendido todo”, le comentaba un empleado de un hipermercado a una clienta esta misma semana. En los supermercados y en los negocios de mano de obra intensiva las bajas por casos positivos de Covid o por contactos estrechos están obligando a la reasignación de tareas o, en muchos casos a la resignación de una caída en la productividad.

“Esta nueva ola va a tener mucho más impacto en lo económico que en lo sanitario. Vamos a tener menos muertes, pero con mucho nivel de contagio, con mucho ausentismo. Tal es así que el debate que nos planteamos varios de nosotros es si verdaderamente el contacto estrecho vacunado no tiene que asumir un riesgo de contagio. Sabemos que nos vamos a contagiar, más temprano que tarde nos vamos a terminar de contagiar todos, la diferencia es que estamos vacunados y posiblemente no la pasemos tan mal. Pero al nivel de contagio que tenemos hoy vamos a tener muchas pérdidas de horas si se mantienen los días dispensados por contactos estrechos y esas cosas”, señaló Eduardo Borri, presidente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba ante la consulta de Perfil Córdoba sobre el impacto en la productividad de la actual ola.

“Tenemos una estimación de ausentismo que varía mucho, pero que es muy superior al año pasado. Si el ausentismo normal es del 5% el año pasado tuvimos un 15% y este año las empresas metalúrgicas de Córdoba ya tienen ausencias del 20% a 25% de su staff. En el caso de empresas grandes también se ve. En IVECO el ausentismo es del 30%. Hay que tener en cuenta que también es difícil de corroborar el contacto estrecho. Son días complicados”, aseveró Ramón Ramirez, de la autopartista Maxxion Montich, proveedor de la terminar de camiones que opera en Ferreyra.

“Un tema que estamos viendo es que la gente que no se vacunó antes ahora no se quiere vacunar. Está viendo que esta variante es menos grave, no se internan y se le perdió un poquito el miedo a la enfermedad. Eso estamos viendo en las empresas, mientras la vacunación no sea obligatoria, más que ruegos no podemos hacer o estar encima midiendo, lo cual genera costos adicionales a la empresa que nadie tiene contemplado sobre un costo fijo que ya es bastante alto”, opinó Luciana Mengo, presidente de la Asociación de Fabricantes de Maquinaria Agrícola y de la firma Silos Mengo-Tres Eme, de Río Tercero.

La gran incógnita es si el impacto de Omicron puede llegar a torcer la reactivación que están mostrando algunos sectores. Y aunque nadie espera una caída como la que se vivió en 2020, la incidencia de la nueva variante de Covid está generando preocupación. El tema incluso se “coló” en la reunión que el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán tuvo con algunos de los empresarios líderes del país. El encuentro para mostrar una foto al FMI del apoyo del sector privado tuvo otros ingredientes, más allá del tono con que se vienen negociando los compromisos con el organismo multilateral. Sobre esa mesa se escucharon planteos sobre la necesidad de bajar los tiempos de aislamiento y también de que los autotest para detectar el Covid, una herramienta que acaba de ser autorizada por la Anmat, también tengan amplia disponibilidad en las empresas privadas para agilizar los testeos.

Por ahora, la administración Schiaretti definió no sumar nuevas restricciones a la circulación ni prohibir actividades comerciales ni turísticas. Se sabe, tras 18 meses de enorme impacto negativo el turismo, la hotelería y la recreación, todo un complejo que moviliza decenas de miles de empleos y millones en ingresos, espera que la temporada 2022 sea la de la revancha. El principal productor teatral que opera en Villa Carlos Paz, Miguel Pardo, lo señaló sin tapujos: “está temporada puede ser la mejor en muchos años. Depende de muchos factores, pero se pueden superar los números de la pre pandemia”. Y aunque algunas obras se postergaron y otras quedaron en suspenso “hasta que mejore la situación sanitaria”, las expectativas que resume Pardo siguen siendo altas.

Impacto en servicios. Otros sectores, no tan dependientes de la estacionalidad no dudan en advertir que el impacto negativo en los staff que está generando Omicron. En las últimas horas la Cámara de Empresas de Servicios Generales (CASEGE), alertó sobre las serias dificultades que están enfrentando en el marco de la nueva ola de Coronavirus y el impacto que ello podría tener en los ámbitos en que desempeñan sus servicios. “Hospitales, públicos y privados, sanatorios, clínicas, centros de salud, vacunatorios, ámbitos de testeos, etc., tienen resentidos los servicios de limpieza por la ausencia de personal (estimados en un 20%) a raíz de contagios o contactos estrechos por coronavirus, de igual manera sucede en bancos y otras dependencias gubernamentales y de servicios públicos”, apuntó la entidad.  

Según las autoridades de la Cámara mientras las empresas intentan cubrir a los trabajadores con carpeta médica, la curva de contagios no para de escalar, haciendo imposible cubrir en tiempo y forma todos los puestos afectados. “Las cifras son alarmantes en el sector, a pesar de todos los cuidados y material de protección personal proporcionado para el desempeño laboral, el personal contagiado suma aproximadamente el 15% sobre el total de las nóminas y un 5% de contacto estrecho. Estos guarismos no solo son preocupantes por la cantidad de personas contagiadas sino también por los lugares donde brindan sus servicios, principalmente hospitales, centros de testeo y vacunatorios así como bancos, plantas fabriles, industrias y los centros comerciales, gastronómicos y recreativos fundamentales para la temporada 2022”, expresó Cecilia Bentolila, gerente Ejecutiva de la Cámara. 

El avance de Omicron se combina con el siempre inestable frente político y que hoy llega a su paroxismo por las dificultades para concretar un acuerdo de renegociación de deuda con el FMI. Esa indefinición altera pronósticos y, en palabras de referentes del sector privado, es el principal escollo para definir nuevos proyectos, contraer crédito y encarar las próximas inversiones. “La expectativa es buena, pero hay mucha incertidumbre. Qué pasa si no resolvemos con el Fondo, se va a complicar el financiamiento y la escasez de dólares nos puede generar un problema de productividad y de restricciones a importaciones como ya vimos”, redondeó Ramírez.

 

Pymes reclaman que las ART no cubren los costos Covid
La Confederación General Empresaria de la República Argentina (CGERA), manifestó la preocupación del sector PYME ante la negativa de las Aseguradoras de Riesgos de Trabajo (ART) de prestar cobertura por COVID-19 para las trabajadoras y trabajadores industriales. En este sentido, las ART se amparan en el Decreto de Necesidad y Urgencia 39/21, que establece que la cobertura por la pandemia se aplica únicamente para trabajadores y trabajadoras de la salud y miembros de fuerzas policiales, quedando sin efecto la cobertura para el resto de las y los trabajadores.
Ante la situación récord de contagios por la variante Ómicron de COVID-19, las ART están rechazando las solicitudes del personal enfermo por encontrarse fuera de la cobertura excepcional de emergencia. “En el marco de la pandemia, muchos empresarios y empresarias se preguntan para qué tienen un seguro si las ART no cumplen con su rol ante el COVID-19”, agregaron.
 

En esta Nota